1. Crediteria.es
  2. >
  3. Ventajas del crédito rápido VS línea de crédito bancaria

¿Qué es un crédito rápido?

Un crédito rápido es una cantidad de dinero ofrecido al consumidor por empresas de prestamistas. El dinero se obtiene de manera casi inmediata y sin la necesidad de demostrar grandes ingresos; sin embargo, se ha de tener en cuenta que los intereses son elevados y el plazo de tiempo de devolución suele ser muy bajo, en ocasiones de treinta días o sesenta, dependiendo de la cantidad y de si el cliente es habitual.

Este tipo de créditos están destinados a personas que necesitan dinero en efectivo rápidamente y no les es posible solicitarlo en un banco. Son efectivos por su rapidez y por la poca documentación necesaria, pero se ha de tener en cuenta que los intereses son altos y, en caso de impago, estos se multiplican.

¿Qué es una línea de crédito bancaria?

Una línea de crédito bancaria es el dinero que el banco presta a su cliente, conociendo sus datos y su solvencia. Se trata de una cantidad limitada y los intereses que cobran es únicamente en función de la cantidad de dinero que el cliente ha retirado. Se trata de una cantidad de dinero que el banco pone a disposición de su cliente y que puede ser utilizado o no, con la obligatoriedad de devolverlo en un plazo de tiempo estipulado junto con los intereses y comisiones acordados.

¿Cuándo concede un crédito un banco?

Las entidades bancarias disponen de varios productos financieros que ofrecen a sus clientes. Pueden conceder préstamos o créditos de una cantidad variable, también a las personas que no son sus clientes pero que pueden demostrar solvencia. Para solicitar un crédito a un banco, es necesario no estar incluido en una lista de morosos y demostrar que se puede devolver el dinero prestado más los intereses. Generalmente, los bancos ofrecen más posibilidades de conceder un crédito a las personas cuya trayectoria económica es estable, perciben unos ingresos regulares y no tienen deudas impagadas.

La edad del solicitante es importante, ya que si es demasiado joven implica riesgos por falta de experiencia laboral y si es demasiado mayor los riesgos son por la esperanza de vida y, por lo tanto, puede producirse un impago. En estos casos, es habitual que los bancos pongan como condición firmar y pagar una póliza de seguro que cubrirá el pago del crédito en caso de defunción o de otros casos estipulados en las condiciones de cada contrato.

Los intereses de los créditos bancarios son más bajos pero el acceso a ellos está limitado y, en ocasiones, es necesario contar con un aval, ya sea a través de propiedades o de personas que se hagan responsables de la deuda en caso de imposibilidad de hacerle frente. También es frecuente que exijan domiciliar la nómina o recibos, abrir un plan de pensiones o contratar con ellos un seguro de hogar o de automóvil.

¿Cuándo concede un crédito una empresa de capital privado?

Los intereses que cobra una empresa de capital privado son más altos que los que se pagarían a una entidad bancaria. Esto es debido a que corren un mayor riesgo, ya que este tipo de empresas no solicitan todos los requisitos que son necesarios para acudir a un crédito bancario asumiendo que sus clientes no pueden optar con facilidad a los productos financieros que les puede ofrecer una entidad bancaria por diversos motivos, ya sean de liquidez, edad o deudas contraídas, pendientes o impagadas. Para disponer de un crédito rápido a través de una empresa de capital privado, en la mayoría de las veces no es necesario contar con un aval y tienen en cuenta la inclusión del solicitante en una lista de morosos solo si la deuda ha sido contraída a causa de un producto bancario.

Este tipo de créditos están destinados a las personas que necesitan una cantidad de dinero determinada con rapidez y no les es posible solicitarla al banco. En ese caso, se ha de tener en cuenta el precio de los intereses que se van a pagar y si es posible devolver ese dinero en el plazo estipulado, que suele ser corto. También se ha de contar con la posibilidad de que el crédito sea denegado a pesar de tener ingresos, ello puede ocurrir a causa de la edad del solicitante o por superar su límite de endeudamiento, entre otras causas.

Pero cuando una entidad bancaria o una empresa de capital privado deniega un crédito, no se ha de perder la esperanza, pues no todos los bancos ni las empresas de prestamistas solicitan los mismos requisitos. Del mismo modo, cuando se decide pedir un crédito se debe comparar entre varias empresas y bancos para decantarse con la opción que más le convenga a cada persona, comprendiendo en todo momento el acuerdo que va a firmar, el plazo de devolución y la posibilidad de negociar ese plazo y en qué condiciones en caso de no poder cumplirlo.