1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. Tipo de interés, plazo de reembolso, comisiones, aval… ¡Diccionario básico para solicitar un crédito personal!

Tipo de interés, plazo de reembolso, comisiones, aval… ¡Diccionario básico para solicitar un crédito personal!

todo sobre el credito personal, manual de primera

Cuando se acude a una entidad, ya sea bancaria o empresa prestamista de capital privado, es necesario saber con exactitud a qué se refieren los términos que utilizan para negociar y establecer los acuerdos que se van a aceptar.

En el caso de los créditos rápidos, cuya cantidad es pequeña y se debe devolver en un plazo máximo de 30 días, la operación será menos complicada. Sin embargo, también es necesario comprender qué acuerdo se está aceptando y qué consecuencias tiene. En el caso de los préstamos cuya cantidad es elevada y el plazo de tiempo de devolución es alto, conviene saber qué se está firmando, pues se trata de un acuerdo que va a durar años y que por tanto tiene más condicionantes y cláusulas.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

A continuación veremos algunos de los términos que se utilizan al tramitar un crédito personal y su significado.

Todo lo que debes saber a la hora de solicitar un crédito personal

  • Tipo de interés. Es el porcentaje sobre el capital prestado que se va a pagar a la entidad junto con el dinero correspondiente. Dependiendo de la operación, se pagará en cuotas o de una sola vez. Existen distintos tipos de interés y distintas formas de pagarlo, por lo que, antes de aceptar un crédito o un préstamo, se deberá haber comprendido qué tipo de interés se está aplicando.
  • TIN. Es el tipo de interés nominal, es decir, lo que se va a pagar cada mes junto con el capital adeudado.
  • TAE. Es el tipo de interés anual y el que nos dice realmente cuánto vamos a pagar por el préstamo o crédito. En la TAE se incluye el TIN y también los gastos derivados de la operación, como pueden ser comisiones de estudio y apertura.
  • Comisiones. Es la cantidad de dinero que se va a pagar a la entidad (además del TIN) por haber llevado a cabo lo operación. Las más comunes son la comisión de apertura, comisión de estudio, comisión de modificación de las cláusulas del contrato, comisión por amortización de capital total o parcial (que se cobra si en el contrato se ha establecido) y comisión de demora, es una penalización que tiene un coste en caso de impago de la deuda en el tiempo acordado. Además de éstas, cada entidad puede establecer otro tipo de comisiones. Es importante que las tengas todas en cuenta.
  • Aval. Es la garantía que se ofrece a la entidad como forma de pago en el caso de que el cliente no pueda hacer frente a la deuda. Puede tratarse de otra persona, que se hará cargo en caso de impago, o un bien, que será embargado si el cliente no hace frente a su deuda. Es necesario saber que, aunque no se haya presentado un aval, el cliente responde con sus bienes presentes y futuros si no paga. Así, le podrá ser embargada la nómina y los bienes hasta que la deuda, más los intereses de demora, haya sido liquidada. En el caso de que haya ofrecido un bien en concreto como garantía, dicho bien será subastado y con el dinero que se obtenga se pagará la deuda, pero si no se obtiene suficiente dinero, el cliente deberá pagar el resto de la deuda. También es importante saber que las deudas se heredan.
  • Plazo de reembolso. Es el plazo de tiempo acordado para devolver el dinero prestado más los intereses.
  • Índices de referencia. Es el tipo de interés medio que cobran las entidades bancarias. Este tipo de interés es informado al Banco de España y, en base a él, se calcula el precio de los préstamos, generalmente los hipotecarios. Los índices de referencia se publican en el BOE.
  • Euribor. Es el precio que cobran las entidades bancarias entre ellas cuando piden dinero prestado a otros bancos. Del mismo modo que los particulares, las entidades bancarias piden préstamos a otros bancos y deben pagar por ellos. El interés que pagan es el Euribor, y afecta a las personas que solicitan una hipoteca si el tipo de interés que eligen es variable. En ese caso, la cuota que van a pagar dependerá del Euribor, pues es el cliente de la entidad quien lo paga, más el interés pactado y la cantidad adeudada. El Euribor puede cambiar cada mes, por lo que unas cuotas pueden ser bajas y otras elevadas.
  • Calificación crediticia. Las empresas de rating puntúan los créditos y deudas de empresas, personas o Gobiernos. La calificación crediticia sirve para saber el riesgo de impago al que se enfrenta la entidad.
  • Reunificación de deudas. Se trata de un producto que ofrecen tanto entidades bancarias como empresas prestamistas de capital privado. Cuando una persona tiene varios créditos, pedir una reunificación de deudas hará que los liquide y, de ese modo, pague menos intereses. La reunificación de deudas tiene condiciones, una de ellas es que el dinero prestado será exclusivamente para liquidar las deudas, y se deben pagar todos los créditos, no se puede elegir pagar unos y otros no. Se trata básicamente de una hipoteca, por lo que el solicitante deberá tener una vivienda en propiedad, un local u otro bien hipotecable. La cuantía del dinero prestado no superará el 80% del valor del bien hipotecado. Este producto hace que se paguen menos intereses, pero se paga una cuota durante más tiempo del que podían haber durado las deudas y, además, es necesario hacer frente a las comisiones por cancelación anticipada de los otros créditos si las hubiera y a los gastos que conlleva la concesión de una hipoteca.