1. Crediteria.es
  2. >
  3. Todo sobre préstamos
  4. >
  5. ¿Tengo que seguir pagando mi crédito empresarial si el negocio está en la quiebra?

¿Tengo que seguir pagando mi crédito empresarial si el negocio está en la quiebra?

negocios que caen en quiebra

En algunas ocasiones es necesario solicitar un crédito para poder seguir adelante con un negocio. Todos los negocios se abren con ilusión, con la seguridad de que van a funcionar, pero se debe tener en cuenta que el mercado y la economía no son estables. Las personas pierden sus trabajos y entonces no pueden comprar todo lo que quisieran o necesitan, también los gustos y necesidades cambian. Además, cuando un negocio empieza, por lo general no tiene ganancias hasta pasado como mínimo un año. También es necesario invertir en publicidad, estudio constante y adaptarse a los cambios del sector en cuanto a la utilidad de los productos y leyes.

¿Qué pasa cuando una empresa quiebra?

Cuando una empresa empieza a tener problemas para pagar a sus acreedores y trabajadores, es el momento de plantearse qué está fallando. Quizás una mala gestión, no darse a conocer lo suficiente, haber invertido más dinero del que se tenía, no estar en el lugar adecuado, no haber buscado inversores… crear una empresa no es lo mismo que ir a trabajar ocho horas al día, se deben medir muy bien los pasos que se van a dar. Y en ocasiones, a pesar de haber hecho todo por que la empresa funcione, no se consigue salvarla. Entonces la empresa entra en quiebra.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 21)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Requisitos, condiciones, opiniones… ¡Todo sobre Sol Crédito!
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wandoo: su transparencia es su mayor fuerza
Puntuación: 4.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

El concurso de acreedores

Cuando la empresa no puede hacer frente al pago de sus acreedores, en un plazo máximo de tres meses su responsable tiene la obligación de solicitar ante el juez un concurso de acreedores. Si lo hace de manera voluntaria, el empresario podrá seguir teniendo el control de su empresa mientras se soluciona la situación. De no hacerlo de manera voluntaria, cualquier acreedor puede solicitarlo, entonces el juez nombrará a un administrador concursal que tomará las riendas de la empresa. El acreedor que ha solicitado el concurso de acreedores tendrá preferencia sobre los demás acreedores para cobrar el 25% de su deuda.

Cuando se inicia el concurso de acreedores, se paralizan las deudas de la empresa, dejando de generar intereses. Entonces, se procede a la liquidación de los bienes de la empresa para hacer frente a las deudas que ha contraído. El administrador concursal será quien supervise la operación y también quien compruebe que la empresa no ha llegado a la situación de quiebra por gestiones que han ido en contra de la empresa, como vender inmuebles a personas allegadas por precios más bajos o hacer inversiones excesivas, entre otras. El administrador concursal será un abogado o economista experto.

También es posible para la empresa solicitar el preconcurso de acreedores, de esa manera consigue retrasar tres meses el concurso de acreedores obligatorio. Este período de tiempo suele ser utilizado para negociar con los acreedores, aunque no siempre funciona. El administrador concursal hará una lista de bienes y deudas de la empresa para negociar con los acreedores. Si no se llega a un acuerdo, el administrador deberá hacer un Plan de pago organizando qué acreedores deberán cobrar primero. El dinero para hacer frente a las deudas se consigue o bien vendiendo los bienes de la empresa a un comprador directo, o bien subastándolos.

Quién cobra primero si la empresa está en quiebra

Lo primero que se va a pagar con el dinero obtenido de los bienes de la empresa son los créditos contra la masa. En ellos se recogen los pagos de nóminas, a la Seguridad Social, impuestos, costas judiciales provocadas por el concurso de acreedores, entre otros. También aquellos acreedores, como pueden ser bancos, que han concedido un préstamo con un aval ejecutable como garantía. En ese caso, se procederá a la subasta de lo que ha servido como aval. Si por ejemplo se trata de un inmueble, este será subastado para saldar la deuda, si no hay dinero suficiente para cubrirla, el resto del dinero que falta será considerado como un crédito normal, y si sobrase dinero, iría destinado a pagar a los siguientes acreedores.

Tras los acreedores preferentes, van los acreedores ordinarios: los proveedores y propietarios de bonos. Y tras ellos los acreedores subordinados, que son los créditos que los socios han concedido  a la empresa, las multas y los intereses.

Una empresa puede declararse en quiebra aunque tenga solvencia. Ello se hará para negociar con sus acreedores y para contar con un orden de prioridades a la hora de liquidar todas sus deudas. Algunas empresas consiguen recuperarse tras haberse declarado en quiebra. También, cuando se solicita un concurso de acreedores, es posible solicitar que la situación no se haga pública para no afectar a la reputación de la empresa ni del empresario. Entrar en una espiral de deudas es más fácil de lo que se cree, tanto a nivel personal como siendo una empresa. Cuando se crea una empresa es necesario asesoramiento, tanto en la parte financiera como en el funcionamiento del tipo de empresa que se quiere crear y el método más eficaz para que salga adelante el proyecto.