1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. Si no tengo tarjeta de crédito, ¿puedo pedir un préstamo?

Si no tengo tarjeta de crédito, ¿puedo pedir un préstamo?

préstamos fáciles

Las tarjetas de crédito son un método para obtener financiación urgente a corto plazo, dadas las facilidades que conceden las entidades bancarias para obtenerlas y su sencillez de uso.

Se trata, junto a los créditos rápidos online, de la forma más sencilla de obtener dinero rápido, pudiendo conseguir al instante liquidez sin tener que realizar ningún contrato una vez que disponemos de una tarjeta de crédito. Las tarjetas de crédito se pueden contratar abriendo una cuenta en una entidad bancaria o asociándolas a cualquier cuenta sin cambiar de banco.
Entre los productos financieros que permiten obtener dinero rápido se encuentran los créditos rápidos, los microcréditos, las tarjetas de crédito o los préstamos personales urgentes.
A través de las tarjetas de crédito es posible obtener financiación bien pagando a crédito las compras en establecimientos o consiguiendo el dinero del crédito de la tarjeta -transfiriéndolo a nuestra cuenta bancaria o sacando el dinero a crédito a través de un cajero automático-.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

El precio que pagaremos por el dinero prestado a través de las tarjetas es menor que en el caso de los microcréditos rápidos online, aunque es mayor a los tipos de interés de los préstamos personales. Además, es posible conseguir las tarjetas de crédito de forma rápida y sin tener que pagar una cuota mensual, por lo que resulta idóneo disponer de ellas y utilizarlas cuando sea necesario.

Alternativas para conseguir dinero rápido

La principal alternativa a las tarjetas de crédito son los microcréditos online, con los que se pueden obtener hasta 1.500 euros en cuestión de 10-15 minutos sin necesidad de aval ni nómina o estando en listados de morosos, como ASNEF o RAI. Su plazo de devolución suele ser de 30 días y se consiguen de forma sencilla, rápida y a través de un proceso 100% online (todo a través de Internet).

Otra alternativa a las tarjetas de crédito son los créditos rápidos online, con los que es posible conseguir hasta 10.000 euros en 24 horas sin necesidad de aval y sin realizar papeleos, pero necesitando, eso sí, una nómina, pensión o justificante de ingresos mensuales. Estos créditos nos permiten disponer del dinero de forma inmediata y devolverlo en plazos.

Además, los créditos rápidos de respuesta inmediata se han convertido en una buena fuente de financiación para conseguir liquidez extra cuando se necesita. La principal ventaja de estos créditos es su facilidad de acceso y la inmediatez. Los créditos online de respuesta inmediata más solicitados son aquellos que oscilan entre los 300 y 800 euros, que normalmente se devuelven entre cuatro y seis semanas.

Para poder solicitar cualquier variedad de préstamos online, el beneficiario debe presentar una serie de documentación básica, que normalmente consiste en el DNI y el número de cuenta en el que ingresar el dinero, para formalizar el contrato. Toda la gestión es telemática, sin desplazamientos ni esperas en las sedes físicas de las sucursales de los bancos.

Se trata de unos productos financieros hechos a la medida de ciertas necesidades económicas inaplazables. Ejemplos claros de contextos en los que optar por estos préstamos online, teniendo en cuenta que abusar de ellos para pagos corrientes puede llevarnos a un sobreendeudamiento, son:

  • el abono de multas, cuyo impago supone una subida de precio periódicamente
  • un acontecimiento extraordinario, como un viaje
  • reformas necesarias en el hogar, un local de trabajo, etc.

En general, se trata de situaciones que requieren una aportación de dinero no excesivamente alta, con rapidez. No obstante, para que el dinero pueda llegar a nuestra cuenta en cuestión de 10-15 minutos, tenemos que cumplir una serie de garantías, como devolver el préstamo a tiempo, y así poder disfrutar del conjunto de ventajas que nos otorgan los préstamos online.

Practicar un endeudamiento inteligente

Si contratamos un crédito online, debemos tener la solvencia necesaria para sufragar las cuotas. Retrasarse en los plazos pactados con la entidad financiera puede significar un mayor coste, pues la mayoría de las entidades tienen en sus contratos cláusulas de penalización en caso de atraso en el pago de las cuotas.

Además, pueden aumentar los intereses y los costes por gestión en general. Si dejamos de pagar definitivamente alguna cuota, la deuda no desaparecerá sino que aumentará con los intereses y podemos vernos envueltos en una espiral de endeudamiento, totalmente desaconsejable.
Cuando solicitamos un préstamo online podemos escoger los plazos en los que queremos devolver el dinero. Lo más aconsejable es que el plazo sea lo más corto posible, pues a menos tiempo se pagan menos intereses y menos honorarios por gestión.
Por otro lado, el endeudamiento inteligente consiste en solicitar dinero prestado para invertirlo y conseguir un beneficio. Esto ocurre cuando se solicita dinero para mejorar una empresa, por ejemplo, o cuando un particular emplea el dinero prestado en comprar un vehículo que le va a aportar ganancias.