1. Crediteria.es
  2. >
  3. Si dejo de pagar un minipréstamo online, ¿cuáles son las consecuencias?

Si dejo de pagar un minipréstamo online, ¿cuáles son las consecuencias?

Antes de seguir leyendo, tienes que tener claro esto: no pagar un préstamo siempre tendrá sus consecuencias.

No deseamos que aquello que nos ayudaba en un principio, ahora sea un gran problema. Precisamente, cuando se ha buscado dinero de forma urgente (quizás un minipréstamo online), se vive un momento dulce cuando el dinero está disponible en la cuenta bancaria, pero el momento amargo llega cuando hay que pagar intereses, comisiones por demora y el importe adeudado aumenta a medida que transcurren los días, semanas o meses…

Por esta razón, insistiremos siempre en lo mismo: antes de solicitar un minipréstamo online, o un préstamo de cualquier otra naturaleza, hay que tener claro que podemos devolver el dinero a tiempo. Muchos todavía cometen el error de arreglar un problema, creando un problema todavía mayor (adquirir una nueva deuda para pagar la anterior).

No es lo mismo deber 100 euros que 10.000, pero habrá consecuencias y por eso aquí haremos un repaso de los posibles escenarios.

Etapa 1. Aumento de la deuda pendiente

La primera consecuencia que vamos a conseguir en el momento de dejar de pagar un minipréstamo online es que aumentará la deuda porque se sumarán los intereses de demora, y que serán variables de acuerdo a la cantidad de tiempo que nos demoremos en el pago.

La mayoría de las entidades financieras aplican la siguiente penalización: comisiones fijas por el incumplimiento del pago y un porcentaje variable que se añade mes a mes. El resultado es obvio, al pasar un tiempo considerable, la deuda será mucho mayor.

Vamos a ejemplificarlo: en el momento de aplicarse los intereses de demora, comúnmente empieza siendo de 1 o 3% y las cuotas van a aumentar conforme pasan los días y meses. La comisión por reclamación de cuotas impagadas está entre los 25 o 30 euros (al sumar, esto puede representar hasta el 40% de la deuda en algunos casos).

Etapa 2. La vía judicial

Cada entidad financiera funciona de manera distinta, con condiciones y términos particulares. Es decir, no es lo mismo tener una deuda en Vivus que una en Click Préstamo, por ejemplo, pero lo que no varía es la consecuencia de no pagar después de un período de tiempo razonable: un pago de la deuda por la vía judicial (quizás después del tercer o cuarto mes de impago).

Si no podemos hacer frente al pago a pesar de la reclamación judicial, la entidad financiera puede aplicar otras medidas, como el embargo de bienes y posesiones (esto dependerá de la cantidad de dinero prestada y el tipo de préstamo).

Hay otra situación que, sin duda, causará mayores molestias en el deudor y son las continuas llamadas de las empresas de recobro que nos harán recordar la deuda pendiente. Incluso estas empresas pueden llamar a números de teléfono que estén relacionados con nosotros.  

Etapa 3. Los ficheros de morosidad

En caso de no pagar, la última parada, y consecuencia final en caso de impago, es caer en un fichero de morosidad. De todos estos ficheros, ASNEF es el más conocido.

¿Es una situación grave caer en un fichero de morosidad? Sí, porque esto afectará directamente nuestro historial de crédito y no habrá manera de tener acceso a otros productos financieros, incluyendo los minicréditos.

Cada entidad financiera tiene una manera propia de gestionar los impagos, por lo que es muy probable que existan otras situaciones o escenarios no descritos hasta el momento. Sin embargo, no pagar un minipréstamo online hará crecer irremediablemente la deuda original y caer en ASNEF.

¿Qué hacer si no podemos pagar la deuda?

Si no podemos hacer frente al pago, lo mejor es ir de cara, es decir, comunicarnos con la entidad financiera y ser honestos con nuestra situación. Siempre será posible un acuerdo entre las dos partes, quizás un aplazamiento del pago, u otra forma de pago que se adapte a nuestras posibilidades.

Algunas personas que piden minipréstamos online no razonan que detrás de tantas facilidades (dinero en pocos minutos) hay un alto precio a pagar (costes por demora, intereses altos), una situación entendible porque la entidad prestamista debe protegerse de los altos índices de morosidad.   

En conclusión, dejar de pagar un minipréstamo online jamás será una buena opción. Lo recomendable es el pago puntual para evitar que la deuda crezca en pocos días. Esa nueva deuda, lamentablemente, tendremos que cancelarla y el panorama a largo plazo será peor, pues significará mayores dificultades para obtener nueva financiación.

Aunque no es habitual que se apliquen medidas judiciales por cantidades pequeñas de dinero prestado, sí puede existir esa posibilidad y se nos obligue a pagar al menos la cantidad que habíamos solicitado.

¿Piensas solicitar un minipréstamo online? Organiza tu presupuesto mensual para que tengas la seguridad de que podrás devolverlo.