1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. Seguro de crédito: la mejor protección frente al impago

Seguro de crédito: la mejor protección frente al impago

seguro de crédito impago

Algunas compañías crediticias ofrecen como medida opcional a sus clientes el seguro de crédito. Pero, realmente, ¿qué es y qué aspectos debo tener en cuenta para valorar si debo elegirlo o no? A continuación, te despejamos todas tus dudas.

¿Qué es el seguro de crédito?

Es un producto financiero adicional que algunas compañías crediticias ofrecen a sus clientes que solicitan un crédito o préstamo con ellos.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

A la hora de solicitar un crédito, la entidad financiera puede ofrecerte un seguro de crédito que, básicamente, sirve para protegerte frente a algún impago imprevisto. Es decir, si surgiera el caso de que en algún mes no pudieras hacerte frente a la cuota del pago del préstamo, al estar adicionalmente pagando una pequeña cantidad adicional por el seguro de crédito, se cubriría el préstamo o parte de él.

El seguro de crédito es una forma de protegerse las espaldas y sirve como medida de prevención, aunque siempre es recomendable hacer bien las cuentas y tener solvencia propia económica antes de pedir cualquier crédito o préstamo a una entidad financiera, aunque hay imprevistos naturales imposibles de evitar (accidentes, desempleo, muerte…).

Es importante destacar que el seguro de crédito es un producto opcional, es decir, que el cliente elige si desea adquirirlo o no. Está totalmente prohibido por parte de las compañías crediticias añadirlo al crédito sin previo aviso, esto es, sin consentimiento o de forma engañosa para el cliente.

Tipos de seguros de crédito

Existen cuatro tipos de seguros de crédito en función de la naturaleza del imprevisto:

  • Seguro de vida: cubre el resto del préstamo por pagar en caso de que el cliente solicitante fallezca. En caso contrario, los familiares deberán hacer frente al resto del pago.
  • Seguro de salud y accidente: si una incapacidad inesperada o accidente impidiera que el cliente pueda hacer su trabajo.
  • Seguro de desempleo involuntario: ya sea por un despido o reducción de plantilla, el seguro protegerá el préstamo por pagar.
  • Seguro de propiedad en garantía de crédito: en el que los inmuebles o bienes que hayan servido como garantía para obtener el préstamo hayan sufrido algún daño imprevisto, robo, incendio, etc.

A la hora de solicitar un crédito o préstamo, se podrá adquirir todos o algunos de los tipos de seguros de crédito que hemos mencionado.

¿Qué aspectos debo tener en cuenta para valorar si debo elegirlo o no?

El cliente solicitante de un crédito o préstamo es el que debe considerar si necesita o no algunos de estos seguros de créditos.

De igual modo, habría que tener en cuenta las tarifas finales a pagar, ya que aumentarán notablemente respecto a una cuota sin seguro.

Para valorar detenidamente si se debe elegir o no un seguro de crédito, habrá que considerar:

  • El precio final de la tarifa o cuota, así como del préstamo en total junto con el seguro elegido
  • Si el seguro de crédito se pagará a plazos, no en un total

Cómo serían la cuotas del crédito sin el seguro

  • Si el seguro cubre la totalidad del préstamo
  • Límites y exclusiones del seguro de crédito (lo que cubre y lo que no)
  • ¿Se puede quitar o cancelar el seguro antes de cancelar el préstamo? Sí, es más, en el artículo 83.A de la Ley 50/1980 del Contrato de Seguro, se afirma que el cliente tiene un máximo de 30 días para avisar de su desistimiento de deseo de pago y disfrute de seguro de crédito, sin que la compañía crediticia pueda negarse
  • Si el seguro cubre al avalista
  • Y, lo más importante,  si el seguro de crédito que me ofrecen es obligatorio o está escondido en letra pequeña. Si fuera así, huye, e incluso denuncia

¡Cuidado! El seguro de crédito no es obligatorio ni te lo pueden imponer

Todo seguro de crédito es voluntario. El cliente elige si lo desea o no.

Es más, esto se protege y rige en el artículo 5.2 E de la Ley 26/2006 de mediación de seguros y reaseguros privados, en el que se detalla que: “Los mediadores de seguros y de reaseguros privados no podrán imponer directa o indirectamente la celebración de un contrato de seguro”.

Por contra, sí es muy aconsejable y responsable optar por un seguro de crédito, ya que te salvaguarda ante cualquier imprevisto grave (fallecimiento, accidente, desempleo…), que impida el pago del préstamo, sin que afecte tampoco a familiares o allegados.

Nunca un seguro de crédito debe ser impuesto o forzado para poder disfrutar del crédito, y mucho menos, escondido o puesto de forma engañosa Todas estas acciones fraudulentas por parte de una entidad financiera, serán denunciables y sancionadas por ley.

Por último, si el préstamo es hipotecario y está titularizado, sí se recomienda contratar un seguro de crédito por posibles daños al inmueble hipotecado, pudiendo ser pagado este seguro bien por el banco o bien por el cliente, protegiendo así al inmueble frente a daños de terceros.