1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Qué tipos de préstamos y créditos existen?

¿Qué tipos de préstamos y créditos existen?

descubre los mejores prestamos y creditos

En algún momento de nuestra vida todos necesitamos invertir en algunos bienes indispensables como un piso, un coche o atender situaciones de emergencia que hacen que tengamos que solicitar un crédito o préstamo.

Todas ellas son cuestiones que requieren de grandes cantidades de dinero y podrías no contar con ellas al momento, por ello, es común tener que recurrir a otras vías de financiación como son los créditos o préstamos.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Para estas situaciones y con tal de conocer un poco más los tipos de opciones que tienes, te contamos cuáles son los diferentes créditos y préstamos existentes, de esta manera, podrás elegir a cuál de ellos optar.

Diferencia entre crédito y préstamo

Es importante que sepas la diferencia entre ambos conceptos. Si bien son operaciones donde una entidad financiera presta una cantidad de dinero determinada a otra persona o entidad, poseen algunas diferencias. El préstamo implica entregar el dinero en su totalidad de una vez,es decir, la persona debe devolverlo todo en un plazo establecido, pagando intereses en base a toda la suma dada.

Se caracterizan por ser operaciones cerradas porque las fechas de pago son fijas, no pueden extenderse, esto es, tienen un tiempo de devolución pautado y, por ello, se cancelan en plazos o cuotas establecidas.

En el crédito se da el dinero de forma parcial. En este caso, la entidad le otorga al cliente una suma de la que dispone o puede disponer. De esta manera, puedes utilizar esa liquidez de forma parcial a través de tarjetas de crédito o cuentas. Se trata de una operación abierta en la que, a medida que pagues, renuevas el crédito, pudiendo tener acceso nuevamente a esa cantidad sin pasar el límite del que dispones.

Igualmente tienes la opción de ampliarlo y el pago de intereses se realiza en base a lo que hayas utilizado de ese dinero, no de la totalidad. Como ves, estos términos usados como sinónimos distan entre sí en aspectos importantes a considerar.

Tipos de créditos y préstamos

En primer lugar, debes tener en cuenta que los tipos de créditos en función del tiempo de devolución pueden ser:

  • A corto plazo. Son aquellos cuyo plazo máximo es de un año como máximo
  • A medio plazo. Se caracterizan porque su tiempo de vida está entre uno y tres años
  • A largo plazo. En este caso, el plazo es superior a los 3 años

Además existen otros modos de clasificar estos créditos:

  • Hipotecario. Se trata de uno de los más conocidos, ya que es ampliamente usado. Se caracteriza por ser concedido a la hora de adquirir casas o para la construcción de las mismas y dicho inmueble se toma como garantía en caso de incumplimiento

Asimismo, la entidad financiera puede solicitar nóminas. Suele ocurrir cuando se solicitan créditos de plazo medio a largo, pudiendo cancelarse incluso a lo largo de décadas a través de cuotas mensuales. Pueden tener intereses fijos, variables o mixtos.

  • Personales. Como su nombre indica, estos créditos se solicitan para responder a necesidades personales particulares, es decir, aquellas que se presentan por gastos imprevistos aunque bien pueden usarse de forma planificada. Ejemplos de estos casos pueden ser viajes, bodas, reparaciones del hogar, entre otros.

Lo particular de estos créditos es que se calculan intereses más elevados que las hipotecas porque para las entidades financieras representan un mayor riesgo. Se cancelan en poco tiempo, generalmente, puede ocurrir que algunas entidades los preconcedan a clientes con buen expediente.

  • De consumo. Representa uno de los tipos de créditos más populares y se caracteriza por ser usado para adquirir bienes duraderos como muebles, electrodomésticos, o incluso, coches. Su plazo de pago suele ser relativamente corto y no suelen superar los 5 años.

Igualmente, las sumas de dinero entregadas no son muy altas y tienen la particularidad de que pueden ser dados por los mismos establecimientos en los que comprarás, esto se conoce como pago a plazos con intereses.

  • De estudios. Su nombre deja claro el destino de estos créditos: pagar matrículas universitarias, sea pregrado, postgrado o máster. Tienen el beneficio de poseer intereses bastante bajos, siendo de gran ayuda al considerar el coste de los estudios y el difícil acceso a las becas.

Incluso puedes encontrar entidades que no calculan intereses en el primer año, siendo una ventaja para la gente joven.

  • Para empresas. Son aquellos solicitados por empresas u organizaciones. Suelen ser de corto o mediano plazo, de acuerdo a lo que se destine el dinero y, por supuesto, a la cantidad necesitada.

Se piden generalmente para iniciar o desarrollar proyectos, solucionar faltas puntuales de liquidez o comprar bienes para mantener la producción y llevar a cabo las actividades características de la empresa.

Ahora que ya sabes la diferencia entre ambos, ¡no dudes en buscar el que necesites con las mejores condiciones posibles!