1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Qué son los préstamos crowdfunding?

¿Qué son los préstamos crowdfunding?

Descubriendo los préstamos préstamos crowdfunding

El crédito entre particulares, préstamos entre particulares, préstamos P2P o crowdlending es un tipo de crowdfunding donde personas con capacidad de ahorro prestan a otras que necesitan capital.

Estos préstamos suelen ser de cantidades pequeñas y de manera muy frecuente con varias personas, prestadores o prestamistas particulares, las que aportan el dinero necesario para cubrir el importe solicitado por el prestatario.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Si bien el crédito entre particulares no ha tenido en España la tradición y relevancia que tiene en otros países, ni tampoco la popularidad del crowdfunding basado en recompensas, es cierto que está experimentado un importante crecimiento en los últimos años.

Existen varias razones por las que los préstamos entre particulares están creciendo. Por un lado, la crisis financiera y, por otro, la seguridad y credibilidad que este tipo de transacciones y marketplaces han ganado.

¿Cómo funciona?

Cuando se opera a través de una plataforma de crowdfunding se eliminan las estructuras pesadas con las que cargan los bancos, lo que permite ofrecer préstamos más baratos y una tasa de rendimiento para prestamistas mejorada (en algunos casos hasta un 16% neto anual).

“Hacemos eficiente el modelo de crédito evitando las complicaciones de los bancos, sin embargo, no aprobamos cualquier solicitud, necesitamos cuidar la confianza de los prestamistas”, describen la mayoría de las plataformas de crowdfunding en sus sitios web.

Tanto para solicitar un préstamo como para prestar dinero es necesario registrarse y contar con una cuenta bancaria. Como usuarios, necesitamos especificar la cantidad de dinero que requerimos y esperar a que nuestra solicitud sea aprobada. El ingreso se hará en nuestra cuenta bancaria y las comisiones se cobrarán hasta ese momento.

“En caso de que seamos prestamistas, debemos escoger los proyectos que deseemos financiar y el plazo, con lo que podemos diversificar nuestra inversión”.

En ambos casos, es recomendable probar con comparadores como Crediteria para analizar las ofertas existentes en el mercado y hacerse una idea de lo que más nos conviene.

Origen y colaboraciones “win-win” con los bancos

Ante su dominio monopolista en el mundo de las finanzas, al principio la banca tradicional no veía a las incipientes empresas FinTech, entre las que se encuentran las plataformas de crowdlending, como serias competidoras. Ahora, dichas empresas FinTech les han ido comiendo terreno y ya son una seria amenaza para su negocio financiero, tanto es así, que hoy en día los bancos barajan la posibilidad de aliarse con ellas para crecer en clientes y para ampliar su negocio en nuevos segmentos donde la banca tradicional no es eficiente actualmente.

Existen nichos de mercados que han sabido explotar las empresas Fintech y que la banca tradicional no ha sabido ver. Aliándose y colaborando, el banco gana y la empresa Fintech también, por lo tanto, se piensa en colaboraciones del tipo “win-win”, donde ambas partes salen ganando, de tal forma que ya están colaborando entre ellas en desarrollar nuevos sistemas de pagos que mediante la creación de aplicaciones permiten facilitar hacer miles de transacciones casi instantáneamente.

También se está trabajando en alianzas entre bancos y empresas Fintech para utilizar sus plataformas de servicios en la nube para facilitar el comercio electrónico y el proceso de pagos vía web y así hacer negocios digitales en tiempo real.

Estas asociaciones permiten ofrecer múltiples servicios, tales como recargas de dinero para gastar en comercios por consumidores que podrán hacer sus compras online por todo el mundo, facilitarán a las pymes que puedan vender más fácilmente sus productos y servicios en el exterior, cobrar los pagos internacionales con mayor facilidad o poder hacer depósitos en diferentes divisas (dólares, euros, etc.) en bancos locales de todo el mundo.

Subirse al carro de las Fintech

En Gran Bretaña el Banco de Santander se ha aliado con una empresa de crowdlending para intercambiarse clientes, de tal forma que el banco le envía clientes que el crowdlending puede cubrir mejor sus necesidades y a su vez, la plataforma de crowdlending le envía al Banco de Santander a aquellos clientes que necesitan de los servicios bancarios que ofrece la banca tradicional y que las empresas de crowdlending no ofrecen.

Otro ejemplo es el del BBVA en Estados Unidos, que está llegando a acuerdos con diversas empresas Fintech para digitalizar su banca a distancia y para avanzar tecnológicamente en el campo de las nuevas tecnologías aplicadas al sector financiero tradicional.

A la moda de crear bancos por parte de las empresas tecnológicas, Amazon ya está barajando la posibilidad de crear un banco para dar cobertura financiera a toda su macroestructura de comercio online y en el futuro otros gigantes tecnológicos, como Google o Facebook, también podrían apuntarse otras empresas Fintech más pequeñas para subirse al carro.

Se espera que en España pronto se legisle a favor de un mayor entendimiento entre la banca tradicional y las empresas de crowdlending, tal y como se ha hecho en Reino Unido, donde se ha publicado una ley llamada “Bank Referral Scheme“ que fomenta el uso del crowdlending como vía de financiación alternativa y que obliga a los bancos a redirigir a las plataformas de crowdlending aquellas solicitudes de financiación que, por diversos motivos, la banca tradicional no puede satisfacer.