1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Qué son los créditos al consumo?

¿Qué son los créditos al consumo?

Que son los creditos al consumo

Si necesitas financiación para comprar bienes o servicios que no sean de uso profesional, puedes solicitar un crédito al consumo.

¿Qué es un crédito al consumo?

Esto es básicamente un crédito al consumo: un producto financiero destinado a financiar la compra o adquisición de un bien o servicio a plazos, que no sea para uso profesional. Por ejemplo: comprar un coche, muebles, pagar los gastos de una boda, pagar un viaje, etc.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 20)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.6 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Luna Credit
Puntuación: 4.5 (Número de puntuaciones: 2)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Sin embargo, y como cualquier otro crédito o préstamo, debes prestar especial atención a diversos detalles, tales como la oferta, vigencia del contrato o cláusulas del mismo.

¿Quién concede los créditos al consumo?

Todo tipo de entidad financiera regulada y autorizada que ofrezca este tipo de producto financiero y que trabaje o coopere con un establecimiento o compañía de servicios (tiendas, agencias de viajes, concesionarios, etc.).

Tipos de créditos al consumo

Cuando vamos a adquirir un bien o un servicio con un crédito al consumo, el establecimiento nos ofrecerá uno de estos dos tipos:

  • El préstamo clásico: en el cual el cliente podrá conocer previamente cuál será el plazo de amortización, la cantidad final a pagar junto con el interés y otros gastos; y el número de cuotas. Este tipo de crédito al consumo tiene un tipo de interés fijo.
  • El crédito revolving: es una tarjeta de crédito en el que la compañía crediticia del establecimiento establece un límite máximo, y el cliente puede gastar todo o una parte de ese límite. Si hubiera alguna cuota por pagar o atrasada, el “tope” se frena, por lo que el cliente no podría acceder al máximo hasta que no estuviera al corriente del pago establecido en el contrato. Este tipo de crédito al consumo tiene un tipo de interés variable.

¿Cómo se solicitan los créditos al consumo?

En el propio establecimiento, cuando se va a hacer la compra. Durante este proceso de adquisición, el mismo vendedor u otra persona encargada de la financiación, informa al cliente cómo sería el crédito al consumo que ofrecen. Las cláusulas y condiciones del crédito al consumo vendrán establecidas conforme a la entidad financiera con la que trabajan.

El cliente deberá facilitar sus datos personales, cuenta bancaria, DNI/NIE y nóminas o contrato de trabajo (o de otros ingresos fijos, regulares u justificables) para que la entidad financiera pueda estudiar su caso y aceptar o denegar el crédito al consumo para poder pagar su bien o servicio a plazos.

Consejos a la hora de solicitar un crédito al consumo

Aparte de realizar una compra acorde a las posibilidades financieras de cada uno, a la hora de informarse y solicitar un crédito al consumo, hay que prestar especial atención a:

  • Informarse bien antes de las condiciones del crédito al consumo: tales como sus intereses, plazos, cuotas, si tiene seguro de amortización, si no hay que contratar un servicio adicional, si hay posibilidad de solicitar prórrogas, si existe la amortización anticipada sin costes, etc. Si es posible, es recomendable informarte bien antes por tu cuenta, consultando comparadores de créditos, visitando la página web de la compañía crediticia, consultando opiniones de clientes, etc. Si lo que ofrecen es de tu agrado, sigue adelante; si no, baraja otras opciones de financiación (por tu cuenta)
  • Que todas las condiciones anteriores estén indicadas en el contrato y por escrito: lee bien la letra pequeña y que toda la información que habías recabado esté detallada en el contrato, sin excepción. Además, el contrato deberá ser facilitado y firmado por tu parte por escrito (bien en papel u otro soporte fijo). Deberás también detallar: el tipo de interés, el tipo de crédito, datos de las dos partes contratantes, duración del crédito al consumo, importe total a pagar, condiciones del contrato, descripción del bien o servicio adquirido, el tipo deudor, condiciones de aplicación del tipo deudor, índices o tipos de referencia aplicables, la TAE, el TIN, otros gastos, cuotas, plazos, cuadro de amortización (sobre todo cuando el interés es variable), recargos por atrasos o demora, gastos de mantenimiento, gastos de notaría, garantías o seguros,  los derechos derivados  del artículo 29 de la Ley de Crédito al Consumo, existencia de gastos de reclamación, etc.
  • Se recomienda un uso responsable de la financiación: cada persona sabe de sobra si va a ser capaz o no de poder adquirir y pagar un crédito al consumo. Para eso, y junto con el estudio del mismo a la hora de solicitarlo, cada uno debe valorar si la compra es necesaria y si se va a poder amortizarla como establece el contrato. Si no, se puede originar un sobreendeudamiento y la imposibilidad de poder solicitar un crédito para algo que sí puede ser necesario en un futuro