1. Crediteria.es
  2. >
  3. Lo más preguntado
  4. >
  5. ¿Qué pasaría si no pago un crédito personal?

¿Qué pasaría si no pago un crédito personal?

pagar crédito personal

La vida es imprevisible y, del mismo modo que en un momento determinado puede ser necesario solicitar un crédito personal, también puede ocurrir que no se pueda hacer frente a la deuda. Siempre, cuando se vaya a solicitar un crédito o un préstamo, es necesario tener la seguridad de que se va a poder devolver en el plazo de tiempo acordado. Sin embargo, en ocasiones puede no ser posible y, aunque la vida no termina ahí, sí habrá algunas consecuencias que pueden ocasionar problemas en el presente y en el futuro.

Antes de llegar a la situación de no poder hacer frente al pago de un crédito, es necesario negociar con la entidad que ha prestado el dinero para conseguir una prórroga en el plazo para el pago.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 21)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Requisitos, condiciones, opiniones… ¡Todo sobre Sol Crédito!
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wandoo: su transparencia es su mayor fuerza
Puntuación: 4.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Consecuencias de no pagar un crédito personal

El pago de un crédito o préstamo personal ha de ser más importante que el pago de otros gastos que se tengan. No pagar una deuda a un banco o a una empresa prestamista conlleva unas consecuencias que pueden ser un problema a lo largo del tiempo. Algunas de ellas son:

  • La primera vez que se deja de pagar la cuota se aplicarán intereses de demora sobre la deuda, independientemente de los intereses que la deuda conlleva por ella misma. Los intereses de demora suelen ser muy elevados, por lo que la deuda será mucho mayor.
  • Cuando se han dado tres impagos, el banco puede reclamar la deuda judicialmente. Si se trata de una cantidad de dinero elevada y se tienen bienes, estos pueden ser embargados. Si no se tienen bienes, pueden embargar parte de la nómina o del dinero que se perciba regularmente, siempre con un límite. El embargo puede llegar en cualquier momento mientras la deuda no esté pagada, por lo que, si en este momento, no se tiene dinero y dentro de unos años sí, el embargo puede tener lugar en el momento en el que el deudor disponga de dinero o de algún bien en el presente o en el futuro.
  • La persona deudora será incluida, con toda probabilidad, en una lista de morosos. Si esto ocurre no podrá solicitar créditos ni préstamos a otras entidades, ya sean bancarias o de capital privado. El tiempo en el que se puede estar incluido en una lista de morosos es de seis años, estas listas son consultadas por la mayoría de empresas antes de conceder un crédito a un cliente. El hecho de estar en una lista de morosos no afectará únicamente a la posibilidad de poder acceder a un crédito o un préstamo, estas listas también son consultadas por otras empresas y puede interferir incluso en la posibilidad de llevar a cabo un proyecto con una empresa o persona en concreto.

¿Qué hacer para hacer frente a una deuda?

Aunque no siempre es posible, pues los imprevistos ocurren, es necesario tener una planificación de los gastos mensuales. El pago de un crédito personal es uno de los gastos fijos más importantes que se asimilan, tanto como el pago de la vivienda, la luz, el agua, el gas y la comida. Cuando se acepta un crédito o un préstamo, es necesario tener en cuenta la cuota que se va a pagar e incluir ese dinero entre los gastos personales.

Las entidades de crédito, tanto las bancarias como las empresas de capital privado, prefieren cobrar antes que llegar a situaciones judiciales. Si va a vencer el plazo de pago y no va a ser posible hacer frente a la deuda, es muy importante contactar con la empresa acreedora con antelación. Lo más probable es que ofrezcan otras alternativas para negociar el pago de la deuda, como un aplazamiento, una carencia o una refinanciación de la deuda. Es importante hacer frente al problema antes de que este sea grave. Todas las personas necesitan ayuda en algún momento y no ocurre nada por hacérselo saber a la entidad.

Si además se cuenta con un avalista, es necesario tener muy en cuenta las consecuencias que acarreará a la persona el impago del crédito o préstamo. La entidad acreedora puede decidir la petición del embargo de los bienes o nómina de la persona que ha avalado el préstamo, lo que será un grave perjuicio para ella.

En el caso de no poder hacer frente a la deuda, es mejor avisar a la persona que ha puesto sus bienes como aval, quizás sea posible encontrar una solución hablando. Cuando varias personas se ponen de acuerdo, las soluciones son más fáciles de encontrar. Aunque se trate de una situación realmente incómoda y desagradable, es importante hacer frente al problema de todas las maneras posibles.