1. Crediteria.es
  2. >
  3. Economía / Finanzas
  4. >
  5. ¿Qué es y cómo funciona la economía circular?

¿Qué es y cómo funciona la economía circular?

que es y cmo funciona la economia circular

La economía circular se presenta como un sistema de aprovechamiento de recursos donde prima la reducción, la reutilización y el reciclaje de los elementos.

El presente modelo económico lineal de “tomar, hacer, desechar” se basa en disponer de grandes cantidades de energía y otros recursos baratos y de fácil acceso, pero está llegando ya al límite de sus posibilidades. La economía circular es una alternativa atractiva y viable que ya han empezado a explorar las empresas.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 21)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Requisitos, condiciones, opiniones… ¡Todo sobre Sol Crédito!
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wandoo: su transparencia es su mayor fuerza
Puntuación: 4.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Por definición, la economía circular es reparadora y regenerativa y pretende conseguir que los productos, componentes y recursos en general mantengan su utilidad y valor en todo momento. Este concepto distingue entre ciclos técnicos y biológicos.

Hay que entender que la economía circular forma parte de los nuevos modelos emergentes que ofrecen alternativas coherentes al sistema actual y que luchan contra el cambio climático en su esencia, donde algunos ponen más el foco en cuidar a las personas, otros en las finanzas éticas o en cuidar el planeta

Un buen desarrollo del modelo económico circular implica el respeto de ciertos principios donde los productos se deben de pensar, diseñar y fabricar teniendo en cuenta toda la vida útil; desde el transporte, la distribución, la utilización y el fin de vida.

Esto implica aplicar el concepto de Multi R, que se basa en el trabajo en conjunto para repensar, rediseñar, refabricar, reparar, redistribuir, reducir, reutilizar, reciclar y recuperar esa energía.

Intersección de los aspectos ambientales y económicos

Tal como la imaginan sus creadores, la economía circular consiste en un ciclo continuo de desarrollo positivo que conserva y mejora el capital natural, optimiza el uso de los recursos y minimiza los riesgos del sistema al gestionar una cantidad finita de existencias y unos flujos renovables. Además, funciona de forma eficaz en todo tipo de escala.

El objetivo es implantar una economía basada en el principio de “cerrar el ciclo de vida” de los productos, produciendo bienes y servicios a la vez que se reduce el consumo y desperdicio de materias primas, agua y energía.

Supone, por tanto, una intersección de los aspectos ambientales y económicos donde los productos deben poder extender su vida útil con facilidades para repararlos y, finalmente, cerrar el círculo siendo reutilizables y fáciles de desmontar.

La puesta en práctica de estos principios conlleva un gran número de beneficios tanto para el medio ambiente como para la sociedad, ya que la economía circular considera también un punto clave la inclusión social. Entre los beneficios de la economía circular destacan:

  • Disminución del uso de los recursos, reducción de la producción de residuos y limitación del consumo de energía
  • Creación de riqueza y empleo
  • Permite obtener una ventaja competitiva en el contexto de la globalización, ya que disminuye la dependencia de unos suministros externos e inciertos
  • Abre la perspectiva a un crecimiento sostenible y duradero

¿Cómo funciona la economía circular?

El principio fundamental de la economía circular es la utilización de los residuos de unos como materia prima de otros, reduciéndose drásticamente tanto la generación de residuos como la extracción de nuevos materiales y materias primas.

La economía circular aboga por utilizar la mayor parte de materiales biodegradables posibles en la fabricación de bienes de consumo –nutrientes biológicos- para que estos puedan volver a la naturaleza sin causar daños medioambientales al agotar su vida útil. En los casos que no sea posible utilizar materiales eco-friendly –nutrientes técnicos: componentes electrónicos, metálicos, baterías…- el objetivo será facilitar un desacople sencillo para darles una nueva vida reincorporándolos al ciclo de producción y componer una nueva pieza. Cuando no sea posible, se reciclará de una manera respetuosa con el medio ambiente.

Implica a todos los sectores

A veces no acabamos de entender por qué es necesario aplicar la economía circular sobre las materias y los productos en todos los sectores, tanto en la sociedad como en el ámbito empresarial:

  • – Tenemos unos límites en el modelo económico actual. El modelo económico actual tiene una huella ecológica que no es sostenible, es decir, la demanda anual de recursos naturales de la población mundial son mayores que los que realmente puede producir la Tierra a lo largo del año.
  • – Tenemos que reducir la competencia por la explotación de recursos. Según indicaciones de la OCDE, el volumen de recursos explotados se ha incrementado un 65% en los últimos 25 años.
  • – Reducir el precio de las materias primas. El precio de las materias primas está incrementándose de formas exponencial a lo largo del tiempo (tan sólo entre 2002 y 2010  aumentaron un 150%)
  • La necesidad de mejorar el medio ambiente y el cambio climático. Literalmente el calentamiento global de la Tierra se ha disparado.

Ventaja para usuarios y empresas

A diferencia de otros modelos económicos donde prima el aspecto económico por encima del social o medioambiental, la economía circular supone una sustancial mejora común tanto para las empresas como para los consumidores.

Las empresas que han puesto en práctica este sistema están comprobando que reutilizar los recursos resulta mucho más rentable que crearlos desde cero. Como consecuencia, los precios de producción se reducen, de manera que el precio de venta también se ve rebajado, beneficiando así al consumidor, no sólo en lo económico sino también en la vertiente social y medioambiental.