1. Crediteria.es
  2. >
  3. ¿Qué es la carencia de los créditos?

¿Qué es la carencia de los créditos?

Cuando se solicita un crédito, un préstamo personal o un préstamo hipotecario, debe ser para invertir ese dinero prestado en alguna acción que vaya a reportar unos beneficios, como puede ser cursar unos estudios, invertir en un negocio u otro proyecto o comprar un bien inmueble. En esos casos, es posible solicitar un período de carencia, que significa que durante un tiempo no se pagará ninguna cuota por el crédito o se pagará únicamente la parte que corresponde a los intereses.

Tipos de carencia de los créditos

Al negociar una carencia en un crédito, se ha de tener en cuenta que existen dos tipos:

  • Carencia total. No se paga nada durante un tiempo determinado, pactado con la entidad prestamista
  • Carencia parcial. Durante el período de carencia pactado, únicamente se pagarán intereses, pero no el capital

Ventajas y desventajas de un crédito con carencia pactada

Cuando se negocia la carencia de un crédito, es necesario tener en cuenta que va a tener algunas ventajas, pero también desventajas que se deberán asumir. Por lo tanto, al pactar esta condición, se debe tener la seguridad de que se va a poder hacer frente a todas las circunstancias.

En muchas entidades, es posible negociar un período de carencia en cualquier momento en el que el préstamo o el crédito esté activo. Sucede también con los créditos rápidos. Muchas entidades prestamistas de capital privado dan la posibilidad de no pagar el crédito en la fecha indicada, siempre y cuando se les avise antes de dicha fecha. En ese caso, se deberán pagar los intereses devengados y se podrá hacer frente a la deuda en un nuevo plazo de tiempo pactado.

Ventajas de un crédito con carencia

  • Permite pagar menos dinero, o nada, durante un período de tiempo determinado, que se pactará con la entidad. Durante ese tiempo, la persona beneficiaria del crédito podrá utilizar el dinero prestado para invertirlo en un proyecto que le reporte más beneficios y con ellos poder hacer frente a las cuotas del crédito
  • Del mismo modo, podrá utilizar el dinero prestado, si se trata de un crédito para empezar una actividad empresarial, en pagar a proveedores. Esto hará que la empresa genere confianza en sus proveedores y también en sus clientes, al no presentar deudas

Desventajas de un crédito con carencia

  • La vida del crédito es más larga, por lo que se pagarán intereses durante más tiempo
  • Cuando termina el período de carencia, las cuotas son mucho más elevadas y es necesario hacer frente a ellas
  • En el caso de una carencia total, no se pagará nada durante el tiempo que se ha pactado, pero cuando llegue el momento de pagar, será necesario entregar un capital más elevado, por lo que el precio del crédito se incrementará aún más
  • Dado que negociar una carencia es un riesgo para la entidad, es posible que esta cobre una comisión por la operación

Otras alternativas a los créditos con carencia

En lugar de negociar una carencia, lo que puede implicar unos costes adicionales en el pago del crédito o préstamo, es posible renegociar el tiempo del pago de la deuda solicitando una prórroga. Así mismo, algunas entidades de crédito permiten el impago de una mensualidad sin ningún coste adicional.

De cualquier forma, aunque la vida nunca es segura y no siempre dependemos de nosotros mismos, cuando se solicita un crédito o un préstamo es necesario tener la seguridad de que se va a poder devolver en el tiempo acordado. Por ese motivo, el hecho de pedir dinero prestado ha de ser una acción muy meditada y absolutamente necesaria. En ocasiones, nuestra buena voluntad para devolver el dinero no es suficiente, muchas veces depende de situaciones externas a nosotros y debemos tener un mínimo de seguridad de que esas situaciones no nos van a afectar en el momento de hacer frente a los pagos de un crédito o préstamo.

En circunstancias más extremas, cuando se acumulan el pago de varios créditos o préstamos y vence el período de carencia, momento en el que es necesario aportar un capital mayor, es posible solicitar una reunificación de deudas. Consiste en solicitar a una entidad que se haga cargo de todas nuestras deudas financieras, a cambio se pagará una sola cuota, pero el tiempo de ese nuevo préstamo será más largo.

Finalmente, se pagará más por esas deudas, porque también se deberá tener en cuenta las posibles comisiones por cancelación del préstamo o crédito, pero se tendrá la tranquilidad de hacer frente a una sola cuota. Antes de solicitar una reunificación de deudas, se ha valorar si es posible esperar a pagar algunos créditos o préstamos más antiguos, ya que esta operación financiera es una solución, pero por la que se pagará durante más tiempo. Para solicitar una reunificación de deudas, es necesario tener un inmueble en propiedad que sirva como aval, y no será posible elegir qué deudas correspondientes a créditos o préstamos se liquidan, se deben liquidar todas.