1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Qué es el TIN y por qué se diferencia del TAE?

¿Qué es el TIN y por qué se diferencia del TAE?

TIN TAE

El Tipo de Interés Nominal (TIN) y la Tasa Anual Equivalente (TAE) son dos porcentajes que se aplican a la contratación de distintos productos financieros y que implican el pago o cobro de una parte del dinero que interviene en la operación.

A la hora de solicitar préstamos, financiación, inversiones, etc. estos dos datos nunca pueden faltar. Los conceptos de TIN y TAE están establecidos oficialmente por el Banco de España.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

El Tipo de Interés Nominal (TIN) es el precio que cobra el banco por prestar el dinero. Sin embargo, al consumidor dicha cifra no le sirve de mucho, ya que solo con ese dato no puede saber cuánto le va a costar un préstamo.

El dato objetivo que hay que tener en cuenta para comparar el coste de un préstamo es la Tasa Anual Equivalente (TAE), que mide el coste efectivo de un préstamo en un plazo concreto, en términos anuales, y teniendo en cuenta las comisiones y gastos a pagar por el consumidor y la frecuencia de los pagos.

El TIN se expresa como porcentaje sobre el capital prestado y se refiere a un periodo de tiempo concreto que no tiene por qué ser anual. Puede ser fijo o variable, en función de si se mantiene o no constante a lo largo de la vida del préstamo.

En definitiva, el TIN es el tipo que los bancos utilizan y del que nos informan en los contratos de depósitos, imposiciones, préstamos, créditos e hipotecas y que refleja el pago de intereses por el cambio del valor del dinero en un periodo de tiempo determinado. Se trata del tipo de interés que indica el coste efectivo de un producto financiero pero no tiene en cuenta ningún tipo de gasto asociado a la operación, únicamente es el interés que se ha acordado con la entidad financiera para la operación.

Comparar las rentabilidades de productos financieros

La Tasa Anual Equivalente (TAE) es un indicador que, en forma de tanto por ciento anual, revela el coste total de un préstamo o crédito, ya que incluye el interés, los gastos y las comisiones bancarias, teniendo en cuenta también la periodicidad con que se efectúan estos pagos.

El consumidor debe fijarse más en la TAE que en el TIN, al tratarse de un indicador más completo. Además del Tipo de Interés Nominal, la TAE incluye el plazo de la operación y las posibles comisiones que cobran los bancos, constituyendo un indicador mucho más amplio y fiable para los clientes a la hora de comparar las rentabilidades de los productos financieros. Así, la TAE es un índice muy útil para que los consumidores sepan si el depósito bancario que les está ofreciendo un banco tiene buenas condiciones o no y poder comparar ofertas.

Desde 1990, el Banco de España obliga a todas las entidades financieras a dar a conocer la TAE en todas sus operaciones pasivas (productos financieros destinados a ahorrar) y activas (créditos o préstamos concedidos a clientes) para que el cliente pueda calcular la TAE del depósito y no se confunda con el Tipo de Interés Nominal (TIN) de la operación.

La normativa obliga a las entidades financieras a informar a los clientes y a hacer constar la TAE tanto en los contratos de los productos como en la información previa a la contratación y en su publicidad.

Es decir, para aclararlo más aún, el TIN es el porcentaje fijo que se pacta como concepto de pago por el dinero prestado. Indica el tanto por ciento que recibe el banco por ceder el dinero, mientras que la TAE es el tipo de interés que indica el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero.

Conocer la TAE real 

La Tasa Anual Equivalente incorpora los posibles gastos, como la comisión de apertura del crédito, gastos de estudio, etc., cobrados por las entidades financieras en el momento de la concesión de un crédito o la realización de un depósito bancario. Para calcular la TAE en el caso de un préstamo, hay que tener en cuenta que el cliente recibe inicialmente el importe total menos algunos gastos.

Los elementos que debe incluir la TAE están legalmente definidos. La normativa ha ido evolucionando, adaptándose a la ley europea, y la TAE legal incluye cada vez más gastos, pero siempre falta alguno que deba hacer frente el consumidor (por ejemplo, los gastos de notario y registro no se incluyen en el cálculo de la TAE legal).

Además, hay gastos, como la contratación de productos adicionales que, aunque en teoría sean voluntarios, por lo que su coste no se incluye en la TAE, en la práctica son de contratación obligatoria. Por otro lado, no se informa al consumidor debidamente de los costes del préstamo.

Por eso, se necesita tener todo esto en cuenta para conocer la TAE real de un préstamo. El Banco de España en su página web ofrece un simulador para calcular la TAE de un préstamo hipotecario o personal.