1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Qué consecuencias traen consigo las listas de morosos?

¿Qué consecuencias traen consigo las listas de morosos?

En España, existen más de 156 ficheros de morosos, los principales son ASNEF, EXPERIAN, RAI, EQUIFAX, CIRBE, BADEXCUG y FIJ (Ficheros de Incidencias Judiciales).

Entrar en una lista de morosos es muy fácil y en ocasiones ocurre sin que la persona se dé cuenta, el impago de cualquier factura, por pequeña e injusta que nos parezca, puede conllevar entrar en una de estas listas. Las consecuencias de estar en una lista de morosos son: no poder contratar productos financieros de ningún tipo, no poder contratar una línea telefónica y, en general, tener dificultades incluso con el trabajo, ya que contratistas y proveedores pueden no fiarse de una persona que esté incluida en una lista de morosos.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

En una lista de morosos, puede estar incluida una persona física o jurídica. Aunque algunas entidades incluyen a sus deudores en una de estas listas tras tres recibos impagados, para la Agencia Española de Protección de Datos deben transcurrir cuatro meses. Para que un acreedor pueda incluir en una lista de morosos a un persona o empresa, debe existir una deuda que sea cierta, que no haya sido pagada y se pueda exigir su liquidación, que se haya requerido su pago al deudor y que no exista ninguna documentación que pueda demostrar que la deuda es falsa o que no ha sido requerida.

Quien ha estado incluido en una lista de morosos debe ser informado de ello por la empresa acreedora en el plazo de treinta días, de no ser así el titular del fichero está cometiendo una falta grave que puede ser notificada a la Agencia Española de Protección de Datos.

Cómo saber si estás en una lista de morosos

Se puede solicitar el acceso a las bases de datos de los ficheros de morosos principales de España, estos son CIRBE, ASNEF y RAI. Es posible hacerlo a través de sus páginas web, en cada una de ellas se detallarán los pasos a seguir y la documentación necesaria a aportar. Generalmente en el plazo de un mes el interesado sabrá si está incluido en una de estas listas de morosos.

Cómo salir de una lista de morosos

El plazo legal máximo de permanencia en una lista de morosos es de seis años, una vez transcurridos la persona interesada puede pedir que se retiren sus datos de la lista. Antes de estos seis años, para salir de una lista de morosos es necesario cumplir con la deuda y demostrar que se ha pagado o demostrar que esa deuda no existe.

También puede ocurrir que la deuda haya sido pagada y se permanece en la lista, ello sucede cuando la empresa que ha incluido la información del deudor no la retira de la lista. Para hacerlo la empresa acreedora tiene un plazo de diez días, si no lo hace es el deudor quien deberá enviar al responsable de la lista, a través de burofax, la prueba de que la deuda ha sido saldada.

Puede pasar que el importe de la deuda no sea real o se discrepe sobre él, en ese caso se debe demostrar a los responsables de las listas que la deuda no existe, para ello se ha de contar con toda la documentación necesaria que lo acredite.

Se puede solicitar salir de la lista de morosos en el caso de robo de identidad, si no hay una prueba de esa deuda o si no se ha comunicado la inclusión en la lista, el día y el motivo. En este último caso, es necesario contactar con los gestores de la lista y enviar la documentación necesaria sobre la deuda, existente o no. Hay que tener en cuenta que la empresa, al no notificar a la persona su inclusión en una lista de morosos, ha incurrido en una falta por lo que será interesante informarse sobre los pasos a seguir para poner una reclamación por este motivo.

En algunos casos, cuando la deuda ha sido saldada, quedan guardados los datos del cliente en estatus de “pagado” o “a saldo cero” permaneciendo junto al nombre del que fuera su acreedor. De esta forma, queda de manifiesto que en algún momento esa persona contrajo una deuda, ya fuese por insolvencia u otro motivo, pero se está incurriendo en una ilegalidad, ya que esta información no se puede mantener. En el caso de que ocurra, el interesado puede solicitar una indemnización.

Cómo reclamar por una deuda que nos parece injusta

Cuando no se está de acuerdo con una deuda y la inclusión de nuestros datos en un fichero de morosos se pueden hacer varias cosas:

  • Reclamar a la empresa supuestamente acreedora. Esta reclamación debe hacerse de manera que quede alguna constancia de ella y la empresa debería proporcionar una respuesta.
  • Seguir reclamando en el caso de que la empresa no responda o no esté de acuerdo. Se puede poner una reclamación en una Oficina Municipal de Información al Consumidor (OMIC), si no da resultado la persona interesada deberá presentar otra reclamación ante el servicio de arbitraje de consumo de la comunidad autónoma en la que resida.
  • Pedir una indemnización. Si un consumidor considera que se ha visto perjudicado por haber sido incluido en una lista de morosos puede pedir una indemnización que, en algunos casos, puede llegar hasta los 600.000 euros.
  • Derecho a la oposición. Aportando todas las pruebas de que se ha reclamado por una deuda que no nos parece justa o real se debe comunicar al responsable del fichero la Oposición ejerciendo los derechos ARCO, es decir: acceso, rectificación, cancelación y oposición. Para ello se deberá presentar a través de burofax un modelo de cancelación que entrega la Agencia Española de Protección de Datos. Deberá ser enviado a la empresa que nos ha incluido en el fichero de morosos y a los responsables de dicho fichero. La respuesta llegará en el plazo de 10 días hábiles, de no ser así o de no estar de acuerdo con la respuesta es posible reclamar ante la Agencia Española de Protección de Datos acreditando haber solicitado la cancelación de los datos.