1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Qué cantidad de mis ingresos puedo destinar mensualmente al pago del préstamo?

¿Qué cantidad de mis ingresos puedo destinar mensualmente al pago del préstamo?

cuotas préstamo

Los préstamos y créditos juegan un papel muy importante en la economía familiar y en general en las finanzas personales. En la actualidad, muchas personas pueden hacer frente a la llegada de gastos imprevistos solicitando un préstamo o un crédito.

Siempre y cuando mantengamos el control del nivel de endeudamiento y utilicemos los préstamos o créditos con responsabilidad, estos serán una ayuda financiera bienvenida para realizar un proyecto o cubrir un pago inevitable.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 21)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.6 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Luna Credit
Puntuación: 4.5 (Número de puntuaciones: 2)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Por el contrario, el sobreendeudamiento es una situación en la que la capacidad de pagar nuestra deuda es menor a la establecida en el contrato del préstamo, es decir, los compromisos financieros adquiridos no son proporcionales a nuestra capacidad económica y con ello entramos en una espiral de dificultades.

Para evitar el riesgo de sobreendeudamiento y beneficiarnos de recibir un préstamo sin problemas, es muy importante conocer nuestra tasa de endeudamiento. Es un índice, expresado en porcentaje, de nuestra capacidad real de préstamo. Así, en función de nuestros ingresos y gastos podremos saber qué cantidad de dinero podemos tomar prestado sin arriesgarnos a caer en el sobreendeudamiento.
Nuestra capacidad de endeudamiento es una de las cosas más importantes a tener en cuenta antes de contraer una deuda. Si solicitamos financiación, antes de pedirla tenemos que calcular cuánto podemos pagar.
Podemos hacer nuestros propios cálculos pero en última instancia será la entidad financiera la que decida si nuestra capacidad de endeudamiento es apta o no para la financiación que solicitamos. Tras llevar a cabo la evaluación de nuestro perfil financiero puede que la entidad apruebe nuestro préstamo o que lo deniegue y también puede darse una situación intermedia, en la que apruebe el préstamo pero por una cantidad inferior a la que habíamos solicitado.

Las cuentas cambian en base a las circunstancias familiares

La capacidad de endeudamiento de una persona o familia es el capital máximo por el que ésta puede endeudarse sin poner en peligro su integridad financiera. Los expertos establecen el límite total de capacidad de endeudamiento entre un 35% y 40%, dependiendo de los gastos fijos y avalistas que la entidad en cuestión tenga en cuenta.
Los bancos no aprobarán ningún préstamo cuya cuota mensual supere el 35% de estos ingresos. La capacidad de endeudamiento es el resultado de restar a nuestros ingresos totales los gastos fijos y no debe ser superior al 35% del capital neto que nos quede para el mes.
Los porcentajes máximos recomendados de capacidad de endeudamiento pueden variar en función del nivel de ingresos y las cargas familiares. Evidentemente, la capacidad que tiene una pareja sin hijos para endeudarse no será igual a la capacidad de endeudamiento de una pareja con varios hijos. Las cuentas cambian en cuanto las circunstancias familiares son diferentes.  

Buena salud financiera  

En términos generales, la capacidad de endeudamiento de una persona sería el 35% de sus ingresos netos. Es decir, el 35% del capital que le quede disponible después de restar a sus ingresos totales (nómina, intereses generados por depósitos, ingresos extra…) los gastos fijos. En estos últimos entrarían la hipoteca o alquiler, el préstamo de un coche u otros préstamos personales, las compras a plazos y las facturas fijas de suministros (agua, luz, comunicaciones…).

La fórmula matemática para calcular la capacidad de endeudamiento es CE =(IT – GF) x 0,35, en la que CE es la Capacidad de Endeudamiento; IT son los Ingresos Totales Mensuales (nómina, depósitos bancarios…); y GF son los Gastos Fijos (recibos, tarjetas de crédito, otros posibles préstamos…). El resultado de esta fórmula determinará si tenemos una buena salud financiera.

Cumplir con las exigencias estipuladas

Las causas principales del sobreendeudamiento están motivados, en general, por una incapacidad financiera: bajo nivel de ingresos debido al desempleo, aumento de los gastos periódico o unos gastos imprevistos.

No obstante, existen también situaciones en las que la causa principal del sobreendeudamiento es un mal comportamiento financiero: descontrol del presupuesto, compras compulsivas e irracionales, utilización irresponsable de los productos financieros, como son varios tipos de préstamos o tarjetas de créditos.

Nunca debemos solicitar un préstamo sin evaluar atentamente las condiciones del contrato, sin conocer el coste total del préstamo con todas vinculaciones, sin considerar nuestra situación económica y todas nuestras deudas activas. Además, es muy importante comunicarnos con nuestra entidad prestataria desde el momento en el que se produce el primer problema para buscar una solución y evitar consecuencias más graves.

Por tanto, a la hora de solicitar un préstamo debemos hacerlo de una manera responsable. Tan pronto recibamos el dinero tendremos la obligación de cumplir las exigencias estipuladas por contrato y para evitar que nuestra situación financiera se deteriore sólo debemos pedir un préstamo cuando estemos seguros de que podremos pagarlo a tiempo.

En las situaciones en las que por alguna razón no podamos pagar a tiempo, dado que pueden surgir dificultades, las entidades podrán ofrecernos soluciones, como extender la fecha de vencimiento después de pagar la cuota de extensión.