1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Puedo aplazar la cuota de mi préstamo personal?

¿Puedo aplazar la cuota de mi préstamo personal?

Costo de cuotas

Si te preguntas si puedes aplazar la cuota de tu préstamo personal la respuesta sería sí.  Ahora bien ¿es recomendable? ¡Lo veremos en este artículo!

Aplazar la cuota de un préstamo personal es conocido como periodo de carencia del préstamo. Y es una opción que conceden las instituciones bancarias con la finalidad de que sus clientes soliciten más créditos personales.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Esto es así porque estos créditos, por lo general, son utilizados para el consumo, y le generan a los bancos las mayores ganancias en un reducido periodo de tiempo. En la búsqueda de tal fin, los bancos han trabajado por mejorar las condiciones de estos préstamos para alcanzar las metas establecidas.

Entre estas mejoras tenemos:

  • Intereses más reducidos
  • Importes más altos
  • Mayor flexibilidad a la hora de la devolución

Entonces, las entidades financieras permiten a los titulares de los créditos la posibilidad de postergar el pago de las mensualidades del crédito durante algún tiempo.  En otros términos, esto quiere decir que les dan la posibilidad de disfrutar un lapso de carencia.

Pero como mencionamos en un principio, hay que tener en cuenta muchas aristas a la hora de utilizar este tipo de beneficios.

Adquirir un préstamo personal con la opción de aplazar algunas cuotas o con un periodo de carencia total o parcial nos puede resultar muy cómodo, ya que, en el transcurso de los primeros días no será imperante cancelar o abonar una parte o la totalidad del costo de las cuotas. Pero hay que hacer hincapié, en que esto no es siempre beneficioso, por lo contrario, podría convertirse en un  inconveniente, sobre todo si el tiempo de carencia se extiende sin necesidad.

¿Por qué puede ser negativo el aplazar la cuota del crédito personal?

Para acceder a este tipo de servicios financieros, debemos tener en cuenta los pros y los contras que estos tienen, conociendo también sus características.

El disponer de un periodo de carencia tiene como resultado básico que, durante un cierto tiempo, podremos tener la comodidad de no pagar mensualidades de la cantidad total, o bien se puede hacer un abono a la parte correspondiente a los intereses adquiridos por la carencia de capital. Por lo que nos puede ser de mucha utilidad si ya hemos hecho uso de una parte de nuestros ahorros para costear algún imprevisto o para realizar alguna inversión, y no disponemos de suficiente capital para realizar los pagos correspondientes a nuestra cuenta.

En la actualidad, entre los préstamos que presentan la posibilidad de aplicar aplazamientos son aquellos que van destinados a estudiantes universitarios. Es beneficioso para ellos, ya que no se tienen que preocupar por hacer el pago de las cuotas mientras están en el periodo de curso de carreras o post grado. Lo que se convierte en una gran ventaja, ya que muchos de estos estudiantes no cuentan con un empleo y, por ende, no disponen de los ingresos necesarios para costear sus necesidades a la vez que tienen que hacer los abonos de las mensualidades.

Estos créditos también son de gran ayuda para aquellas personas que están comenzando un nuevo negocio o son propietarios de una pequeña empresa que comienza. Para ellos, estos créditos también cuentan con un tiempo de carencia para permitirles a los pequeños empresarios aplazar el reembolso correspondiente hasta que logren tener un nivel de ingreso más holgado y les sea más cómodo costear sus gastos.

Es decir, solicitar el servicio del crédito con carencias puede resultar de mucha utilidad para ciertas ocasiones, pero también son responsables de un gasto adicional, esto lo podremos observar en el siguiente ejemplo:

Vamos a imaginar que hemos solicitado un crédito de 10.000 euros y se nos ha aprobado a 60 meses con un interés del 8%. Si tomamos la decisión de no hacer el pago en el tiempo de un año (carencia total) nos veremos en la necesidad de hacer un reembolso de 12.960,86 euros. Pero si decidimos hacer el pago en 60 meses, tendremos solo que abonar un valor total de 12.165,92 euros, lo que quiere decir es que estaríamos haciendo un ahorro de 524,94 euros. Por ello, es recomendable que se solicite un periodo de carencia sólo si en realidad no estamos en condiciones de hacer el pago de las primeras mensualidades.

¿Una sola mensualidad puede ser aplazada?

Hacer la solicitud de un crédito con carencia, no representa la única manera de hacer el cambio de la suma de dinero que se tiene que pagar en cada mes. Existen algunas entidades que, en algunos casos, nos pueden permitir hacer aplazamientos puntuales en el abono de una mensualidad, esto en el caso de que se nos presente algún inconveniente para realizar el abono del mismo a tiempo.

Lo que sí queda claro es que, al solicitar un préstamo con carencia o aplazamiento, debemos de estar seguros de la necesidad que tengamos para hacerlo y, sobre todo, si tenemos las posibilidades de poderlo pagar. Para ello, debemos tener un buen control de las finanzas y una buena administración de las mismas.