1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Pueden dar mis datos a la policía por no poder devolver un minicrédito?

¿Pueden dar mis datos a la policía por no poder devolver un minicrédito?

minicreditos que no pagas

Una de las características más importantes que diferencian un minicrédito de un préstamo bancario es la devolución del dinero. Un crédito rápido se devuelve en un plazo de 30 días en la mayoría de los casos y en un solo pago en el que se abonarán el importe del minicrédito y los honorarios.

Por esta razón es muy importante tener en cuenta, a la hora de solicitar un crédito urgente, la fecha de devolución del dinero prestado y estar seguros de que podremos reembolsarlo a tiempo.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 20)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.6 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Luna Credit
Puntuación: 4.5 (Número de puntuaciones: 2)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

La mayoría de las empresas de minicréditos nos cobrarán un alto porcentaje de demora, además de incluir nuestro nombre en listas de morosos como ASNEF o RAI. No saldremos de la lista hasta que no hayamos saldado la deuda y difícilmente conseguiremos otros créditos rápidos mientras figuremos en ella.

Existen alternativas a los impagos, como solicitar una extensión del minicrédito. Antes de que se cumpla el plazo de devolución, todas las entidades crediticias cuentan con la posibilidad de pedir una prórroga y no incurrir en gastos de demora ni de gestión de cobro.

Los minicréditos son productos útiles, sencillos y rápidos de conseguir, pero debemos estar seguros de que es el producto que necesitamos. Cubren necesidades concretas, pero si se utilizan como fuente de financiación regular pueden acarrear problemas de sobreendeudamiento rápidamente.

No pagar un crédito rápido tiene consecuencias

Necesitar dinero urgente puede convertirse en un problema de comisiones por mora e intereses, que suman y siguen. Básicamente, no pagar un crédito rápido es lo mismo que si no pagamos cualquier otro préstamo o crédito, el importe se verá en aumento a medida que vayan pasando los días, semanas…meses, sin abonarlo.

Cuando cometemos el impago de un minipréstamo lo que generalmente ocurre es que podemos vernos incluidos en ficheros de morosidad (como ASNEF). Evidentemente, no es lo mismo deber 30.000 euros que 300 euros, las consecuencias no son iguales, porque va a depender de que la entidad financiera decida si le merece la pena reclamar judicialmente o no.

Impago de un crédito por etapas

  • Etapa 1 – Aumento de la deuda pendiente por el retraso en el pago
  • Etapa 2 – Reclamación del pago por la vía judicial
  • Etapa 3 – Inclusión en ASNEF y otros ficheros de morosidad
  • Hay que tener en cuenta que puede ocurrir que, simplemente, no podemos pagar (no es que no queramos). Aquí, lo primero que debemos hacer es ponernos en contacto con la entidad financiera y negociar una forma de pago que se acerque lo más posible a nuestras posibilidades.

Un minicrédito nos adelanta dinero pero no es como un crédito que podamos pedir en un banco, que nos da una gran cantidad de dinero de la que nunca podríamos disponer si no fuera ahorrando durante mucho tiempo (por ejemplo, cuando compramos una casa, una cantidad de dinero que podremos devolver en muchas mensualidades durante meses o quizá años).

Se trata de una cantidad que se nos presta pero que tendremos que devolver a corto plazo, por lo que tenemos que tener claro que es un dinero que debemos poder reunir con facilidad y en poco tiempo. Así que hay que pensarse mucho la cantidad a pedir en un minicrédito y cómo quedarán nuestras mensualidades, que siempre deben ser acorde con el dinero del que disponemos habitualmente.

Además, debemos tener en cuenta que en los microcréditos los porcentajes de intereses suelen ser altos, y más aún, que esos intereses aumentan mucho si nos retrasamos. En los casos de impago se cae en un círculo vicioso en el que es mejor no entrar.

Medidas judiciales y embargo de bienes

Lo peor cuando dejamos de pagar un minicrédito es la rápida y gran subida de la cantidad que tenemos que terminar abonando, debido a los intereses de demora, y que ello provocará que seamos candidatos a aparecer en listas de morososidad, con la consiguiente dificultad para encontrar una futura financiación. Además, aunque no es tan habitual en cantidades pequeñas, puede acabar con medidas judiciales que nos obliguen a pagar como mínimo la cantidad que pedimos y en casos extremos podrían llegar hasta a embargar nuestros bienes.

Lo primero que pasa cuando dejemos sin pagar una sola cuota es que la entidad financiera se pondrá en contacto con nosotros, por teléfono y/o por e-mail, para recordarnos el pago. También es cuando empiezan a aplicarse los intereses por demora, que empiezan siendo de un 1% ó 3% y van subiendo conforme pasan los días y las cuotas sin pagar, aunque estos porcentajes difieren mucho según la empresa. A esto se le puede sumar una comisión de reclamación de cuotas impagadas que puede rondar los 25 ó 30 euros. Solo con esto ya podemos haber aumentado un 10% o hasta un 40% nuestra deuda, según sea su coste.