1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. Préstamos para devolver a plazos: tú eliges cuando pagas

Préstamos para devolver a plazos: tú eliges cuando pagas

Cuando solicitamos créditos uno de los aspectos que más tenemos en cuenta es el plazo y la cuota que tenemos para reembolsarlos. Por eso, es importante que sepas qué tipo de créditos a plazos podemos conseguir y cómo afectará el plazo que escojas al coste mensual y total que abonarás.

En función de la situación en la que nos encontremos, nos puede resultar más conveniente solicitar créditos con plazos extensos, es decir, de hasta varios años, o créditos que podamos reembolsar cuanto antes. De hecho, uno de los factores que mayor influencia tendrán a la hora de tomar esta decisión es el importe que solicitemos . Si, por ejemplo, contratamos un préstamo de 50.000 euros, es prácticamente imposible que podamos reembolsarlo al cabo de uno o dos meses. En cambio, si pedimos créditos de pequeños importes, podremos reembolsarlos cuanto antes.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Tipos de créditos a plazos de 3 meses o más

Si necesitamos préstamos de grandes cantidades, probablemente, nos resultará más cómodo escoger plazos de varios meses o, incluso, años. Dentro de esta categoría podemos incluir a los créditos rápidos y préstamos personales. A continuación, explicamos cómo es cada uno de estos instrumentos financieros:

  • Créditos rápidos para pequeños proyectos: son productos que permiten conseguir desde un mínimo de 100 euros hasta un máximo de 5.000 euros, con un plazo de reembolso de entre un mes y tres o cuatro años. Por norma general, se contratan a través de Internet, por lo que la tramitación es más ágil. En cuanto al precio, su interés mensual medio oscila entre el 3 % y el 7 %, aunque no suelen incluir comisiones ni productos vinculados. Además, en la mayoría de los casos no hay que justificar la finalidad para la que se pide, a diferencia de lo que sucede con muchos préstamos bancarios. Como indica su nombre, con estos préstamos es posible conseguir el dinero en cuestión de pocos minutos.
  • Préstamos personales para grandes proyectos: si nos decidimos a solicitar este tipo de productos financieros, debemos saber que tanto los importes máximos, como los plazos de reembolso son mucho más extensos. De hecho, podemos encontrarnos con créditos al consumo que rozan los 100.000 euros y plazos de devolución de hasta 8 o 10 años. El interés medio de estos préstamos ronda el 8 % en España y dependiendo de dónde lo contratemos, puede que incluyan comisiones (por ejemplo, de apertura, de estudio, por amortización anticipada…), la contratación de productos vinculados y, probablemente, tengamos que justificar el motivo por el que necesitamos el capital.

En función de nuestras necesidades económicas, nos convendrá más solicitar un producto u otro. Si, por ejemplo, necesitamos el capital para realizar una reforma, comprar un vehículo o cursar unos estudios, nos resultará más adecuado solicitar préstamos personales con plazos extensos. En cambio, si lo que necesitamos es un extra de liquidez en un momento puntual, los créditos rápidos pueden ser una buena elección.

Créditos con un plazo inferior a 3 meses

Si necesitamos una cantidad de dinero pequeña, seguramente no será necesario seleccionar un plazo de reembolso de más de dos o tres meses. En estos casos, además de los créditos que nos pueda conceder el banco, también podemos recurrir a los microcréditos, que son préstamos de plazos cortos que permiten obtener entre 50 y 1.000 euros. La contratación de estos productos es totalmente online y su concesión es muy rápida, de unos pocos minutos. Asimismo, no suelen incluir comisiones y sus requisitos son mucho más laxos (en muchos casos no hay ni que justificar la finalidad para la que pedimos el dinero).

Pero estos productos tienen una particularidad que siempre debemos tener en cuenta: su precio es más elevado que el de otros créditos, pues el riesgo asumido por los prestamistas es mayor. Este coste más alto se explica también por el propio servicio que se da, pues al estar pensados para solventar problemas puntuales que requieren de una respuesta rápida, no pueden costar lo mismo que los préstamos bancarios de altos importes que pueden devolverse en varios años.

Pero ojo, cada vez son más los prestamistas que buscan diferenciarse del resto, debido a la gran competencia que ha surgido. Para conseguirlo, algunos lanzan promociones muy atractivas como la posibilidad de obtener un descuento, los planes amigos o, en el mejor de los casos, la ausencia de intereses en el primer microcrédito.

¿Cómo afecta el plazo al coste de un préstamo?

Si nos decantamos por los créditos a largo plazo, hay que saber que los intereses de los préstamos se generan sobre la cantidad solicitada durante todo el tiempo que se tarda en reembolsarla. Por lo tanto, si el plazo es largo, se devengarán más intereses, así que al final acabaremos pagando más dinero. Así, prolongar el período de amortización nos permitirá pagar unas cuotas más bajas, pero a cambio de incrementar el precio total del producto.

Es decir, cuanto más largo sea el plazo que seleccionemos, más tendremos que pagar en intereses, aunque la cuota mensual nos suponga un menor esfuerzo económico. Eso no significa, sin embargo, que debamos devolver el dinero en muy poco tiempo, pues eso aumentaría el riesgo de caer en el impago y de sufrir las consecuentes sanciones por demora.

Por ello, es aconsejable elegir un período de amortización con el que podamos pagar unas cuotas adaptadas a nuestro nivel adquisitivo y que, a la vez, nos permita reembolsar el préstamo a plazos en el menor tiempo posible para que no se generen intereses de más. En ese sentido, los expertos recomiendan no dedicar más del 35% de nuestros ingresos totales a la devolución de los créditos a plazos.