1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Por qué han denegado mi solicitud de préstamo?

¿Por qué han denegado mi solicitud de préstamo?

solicitud de prestamo

Muchas veces los imprevistos pueden hacer que nos veamos ante la necesidad de adquirir dinero rápido. También puede que necesitemos dinero de forma urgente para sacar adelante algún proyecto, negocio, etc. ¿Con qué opciones contamos? Para estos casos, existe la solicitud de préstamos personales online, con los que, bajo unas condiciones específicas, podemos solicitar a una entidad financiera una cierta cantidad de dinero que podremos pagar en cuotas durante un tiempo establecido.

Sin embargo, hay veces que se nos deniega el préstamo. Hay una serie de razones que llevan a las entidades financieras a ello, teniendo en cuenta los términos de nuestra solicitud y nuestro historial crediticio.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Nivel de riesgo del cliente  

Muchas personas han visto cómo el banco ha rechazado la financiación que estaban solicitando, sin posibilidad de acceder a un crédito.

Las instituciones bancarias otorgan los créditos dependiendo del nivel de riesgo que representa el cliente, es decir, si representamos un riesgo alto, no nos concederán el crédito. Por el contrario, si representamos un riesgo bajo, el banco no nos verá como una posible pérdida y será mucho más probable que nos otorgue el crédito.

El primer paso para manejar una denegación de crédito es revisar cuidadosamente la correspondencia de disposición de denegación de crédito que el prestamista debería enviarnos por correo electrónico, fax o correo ordinario. De esta forma, el motivo debe verificarse claramente para que se sepa por qué un prestamista ha decidido no continuar con nuestra solicitud.

Figurar en listados de morosidad

Un cliente representa un alto riesgo cuando las probabilidades de que deje de pagar su crédito son mayores, por lo que el banco tendría que pagar costes de cobranza y otros gastos, convirtiéndolo así en un cliente no rentable.

Los factores que determinan que un cliente sea de alto riesgo son varios, pero radica principalmente en la capacidad de pago.

Cuando solicitamos un crédito rápido, las entidades prestamistas comprueban si aparecemos en algún listado de morosidad, como ASNEF, RAI o Cirbe.

Hay empresas que directamente no aceptan a clientes inscritos en los registros de morosos y otras que sí que aceptan créditos estando en ASNEF, siempre y cuando el importe pendiente de la deuda sea inferior a 500 euros, 1.000 euros y rara vez cuando la deuda sea inferior a 2.000 euros.  

Edad mínima y máxima

A la hora de solicitar un préstamo, la mayoría de las entidades exigen tener como mínimo 21 años (incluso algunas entidades como Vivus o Savso exigen tener por lo menos 25 años). Por otro lado, también hay prestamistas que aceptan a jóvenes a partir de 18 años.

¿Por que se pide un edad mínima? Esto se debe a que generalmente las entidades financieras no suelen aceptar a estudiantes, además es menos común que una persona entre 18 y 21 años pueda tener un trabajo estable e ingresos regulares. Restringiendo la edad, las entidades se aseguran de que el cliente podrá devolver el préstamo con más facilidad.

Asimismo, las entidades suelen aceptar a personas con un máximo de 65 años de edad, aunque hay excepciones.

Documentación incorrecta

Cuando pedimos un préstamo conviene solicitar sólo la cantidad necesaria, ajustada a nuestras necesidades y opciones, y no pedir más dinero del que vamos a necesitar, ya que pagaremos en función de la cuantía que se nos otorgue.

Por otro lado, aunque los créditos online se caracterizan por una gestión sin papeleos, sí hay una serie de documentos que debemos tener en regla y presentar tal y como nos reclame la entidad crediticia:

  • Fotocopia de DNI/NIE por ambas caras: es obligatorio ser mayor de edad
  • Número de cuenta a nuestro nombre: para realizar la transferencia
  • Documento que acredite que disponemos de una fuente de retribución regular y demostrable

Es importante que enviemos esta documentación de manera clara y ordenada para que la financiera se asegure de que todo está correcto. Enviar todos los documentos correctamente nos ayudará a aumentar las posibilidades de que nos concedan el préstamo.

Inestabilidad laboral e ingresos insuficientes

Para poder otorgar un crédito, las entidades financieras necesitan que nuestros ingresos sean suficientes para garantizar que, efectivamente, podremos realizar la devolución de la cantidad prestada. Los ingresos mínimos exigidos suelen estar entre 400 y 1.200 euros al mes, todo depende de los requisitos de cada entidad.

La solicitud de los documentos que comprueben nuestra situación laboral dependerá del importe del préstamo y de que podamos confirmar ingresos regulares mes a mes. La antigüedad laboral es otro factor que tienen en cuenta las entidades financieras.

Además, que contemos con una buena situación laboral es imprescindible para que se nos apruebe cualquier producto financiero. Si estamos en una situación de desempleo pero recibimos una prestación, puede ser suficiente para que se nos otorgue el crédito. Para ello, la entidad financiera necesita revisar cuál es la cantidad que recibimos, e incluso, podrá solicitarnos el comprobante de las tres últimas prestaciones.

En el caso de los autónomos, es posible que nos soliciten la última declaración de IRPF y el último recibo de la cuota de autónomo.