1. Crediteria.es
  2. >
  3. Todo sobre préstamos
  4. >
  5. ¿Por qué el interés es más elevado en un prestamista de capital privado?

¿Por qué el interés es más elevado en un prestamista de capital privado?

capital personal

Debido a la dificultad de muchas personas para acceder a los productos financieros de las entidades bancarias, han proliferado las empresas prestamista de capital privado. Aunque muchas personas desconfíen, es una gran suerte para muchas otras. La competencia hace que bajen los precios de sus intereses y que sus créditos y préstamos sean más asequibles. Aunque se tenga una mala opinión sobre este tipo de empresas, lo cierto es que es necesario analizar también sus ventajas.

Quizás en el pasado los intereses que cobraban las empresas de capital privado eran muy superiores a los que cobraban los bancos, pero lo cierto es que, en la actualidad, podemos encontrar empresas de capital privado que cobran intereses mucho menores que los que cobran algunas entidades bancarias. Además, se ha de tener en cuenta que las empresas prestamistas de capital privado no siempre son directamente las que prestan el dinero, muchas de ellas cuentan con inversores privados que operan a través de ellas, por lo que también deben recibir un beneficio por el dinero que invierten.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 21)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Requisitos, condiciones, opiniones… ¡Todo sobre Sol Crédito!
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wandoo: su transparencia es su mayor fuerza
Puntuación: 4.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

¿Y por qué esta confusión? Porque cuando no se está familiarizado con los créditos y los préstamos, la mayoría de las personas se suele fijar en el TIN, el tipo de interés que va a pagar cada mes, y no en el TAE, que es el precio real que cuesta el crédito o el préstamo. En el TAE viene reflejado lo que nos va a costar el préstamo, es decir, el interés mensual, pero también los productos asociados que pueden estar vinculados a él, como son la comisión de apertura, seguros o cualquier otro producto. Mientras que algunos bancos cobran hasta más de un 11% de TAE, algunas empresas de capital privado cobran poco más de un 5%. A ello se ha de sumar que no exigen cambiar la cuenta de banco, muchas no cobran comisión de apertura y tampoco exigen la contratación de un seguro.

Así, antes de contratar un producto financiero, siempre se debe comparar, entre bancos y empresas de capital privado, cual es el TAE que van a aplicar, aunque se trate de un minicrédito que se va a devolver al cabo de 30 días. En este caso, también se puede recurrir a las empresas prestamistas que ofrecen el primer crédito sin pagar ningún interés, por lo que cuando venza el plazo acordado para el pago de la deuda, únicamente se deberá devolver el dinero que ha sido prestado. Si se solicita un nuevo crédito a la misma empresa prestamista, sí se deberán pagar intereses, pero estos, por lo general, serán más bajos en cada nuevo crédito y las condiciones y facilidades serán mayores.

Requisitos para solicitar un crédito a una empresa prestamista de capital privado

Aunque siempre es mejor no tener que recurrir a pedir dinero prestado, ya sea a una entidad bancaria o a una empresa prestamista de capital privado, lo cierto es que hay situaciones en la vida que obligan a tomar esa decisión. Las empresas prestamistas de capital privado asumen un mayor riesgo que los bancos cuando prestan dinero a sus clientes, ya que no pueden controlar sus ingresos ni suelen obligar a contratar un seguro de pagos sobre el dinero prestado. Tampoco tienen una relación con sus clientes, como sí puede ocurrir al pedir dinero prestado a un banco, ni lo ven físicamente ni, la mayoría, pide un aval, ya sea que provenga de un bien o que sea otra persona que avale al solicitante del préstamo o del crédito.

Los requisitos básicos que piden, en general, las empresas prestamistas de capital privado, son los siguientes:

  • Ser mayor de edad y no exceder la edad límite que estipula cada empresa para poder solicitar un crédito o un préstamo.
  • Residir en España de manera permanente. En el caso de los extranjeros, pedirán algún tipo de documentación que lo demuestre, como puede ser el certificado de empadronamiento o recibos de servicios. La documentación a aportar dependerá de cada empresa prestamista.
  • Ser titular de una cuenta bancaria perteneciente a un banco situado en territorio español.
  • Facilitar un número de teléfono y, dependiendo de la empresa prestamista, también una dirección de correo electrónico.
  • Percibir unos ingresos mensuales que permitan hacer frente a la deuda después de haber hecho frente a los gastos fijos que tiene el solicitante cada mes. De esos ingresos dependerá la cantidad que va a ser concedida. Siempre es recomendable no pedir prestado más dinero del que se necesita, pues ese dinero tiene un precio y una fecha límite de devolución.
  • ASNEF. Algunas empresas prestamistas de capital privado conceden créditos a personas que se encuentran incluidas en una lista de morosos, algo que no ocurre con las entidades bancarias. Sin embargo, cada empresa de capital privado establece sus criterios para prestar el dinero, siendo que, por lo general, no lo concederán si la deuda ha sido contraída a causa de otro producto financiero, ya sea con una entidad bancaria u otra empresa prestamista.
  • Autorizar a la empresa prestamista a tener acceso al historial financiero y crediticio del solicitante. Cada empresa tiene su método para hacerlo, pero en cualquier caso nunca podrán operar con los datos bancarios del solicitante.
  • Comprender a la perfección qué acuerdo se va a aceptar y qué condiciones, ya sea tanto por los intereses como el método de devolución, así como informarse de si se puede devolver el dinero antes de que venza el plazo establecido sin tener que pagar un dinero adicional por ello. También es conveniente informarse de si se puede solicitar una prórroga y cuál va a ser su coste en el caso de no poder hacer frente a la deuda en el plazo de tiempo acordado.