1. Crediteria.es
  2. >
  3. ¿Por qué contratar créditos y préstamos online de manera responsable?

¿Por qué contratar créditos y préstamos online de manera responsable?

Cuando se contrata un crédito o un préstamo, ya sea online o presencialmente en una entidad bancaria, se ha de tener en cuenta que se está comprando dinero, no es un regalo. Si bien es cierto que al contratar un crédito o préstamo online, la facilidad con la que se puede obtener el dinero puede ser una tentación, ese dinero debe ser devuelto en un corto plazo de tiempo, generalmente treinta días más o menos dependiendo de la cantidad y la entidad.

Otra situación muy tentadora son las ofertas de algunas empresas prestamistas de capital privado que ofrecen el primer crédito a sus nuevos clientes sin cobrarles intereses. Sí, es dinero rápido, con pocos requisitos que cumplir para obtenerlo, pero de todas formas ese dinero deberá ser devuelto en un corto plazo de tiempo, en este caso sí que será de treinta días como máximo.

Entonces es necesario plantearse una cuestión, si en este momento no tienes dinero suficiente, ¿tienes la seguridad de que dentro de treinta días tendrás ese dinero extra para poder devolverlo? Si es así, solicitar un crédito online no es un problema, la dificultad y sus consecuencias empiezan cuando no se tiene esa seguridad.

Cualquier acuerdo que se pacte con una empresa o particular debe ser respetado, pues en caso contrario pueden suceder varias situaciones, como una demanda, la obligación a hacer frente a los intereses por demora y que los datos de la persona que tiene la deuda pasen a formar parte de un fichero de morosos y, con ello, le sea prácticamente imposible acceder a otro crédito o préstamo. También las deudas inciden en la salud de muchas personas. Se sufre ansiedad, falta de concentración y una búsqueda de dinero que puede ser obsesiva.

Qué es un crédito o préstamo online responsable

Un préstamo o un crédito online debe ser utilizado únicamente si es totalmente necesario. A pesar de la tentación que hemos nombrado antes, también se deben tener en cuenta las consecuencias. Esa tentación se ve incrementada por el hecho de que, en varias empresas prestamistas de capital privado, no es necesario contar con una nómina para solicitar un crédito o un préstamo online, aunque sí tener algún tipo de ingresos estables y suficientes. Dependerá de esos ingresos y de los gastos fijos que tenga el solicitante la cantidad de dinero que la entidad esté dispuesta a dejar a la persona que realiza la solicitud.

Puede darse la situación de no llegar a final de mes y que sea necesario pedir dinero prestado para comprar alimentos, pagar un recibo que no puede esperar más o las cosas necesarias para que los hijos lleven una vida normal. En esas cosas, no se incluyen los teléfonos móviles de un precio elevado o de un precio poco razonable, por ejemplo. Sí se incluye el material escolar, su comida o clases extra, lo más importante que se puede dar a una persona es la educación.

También puede ocurrir que se desee llevar a cabo un proyecto. Si ese proyecto va a dar resultados positivos en ganancias, o se espera que los dé, ya que nunca se puede dar nada por sentado, se tratará de un endeudamiento inteligente. Se trata de endeudarse para invertir en un bien o herramienta que va a permitir generar unas ganancias en un futuro. Con esas ganancias se podrá hacer frente a la deuda y, además, percibir un dinero extra. O, como mínimo, hacer frente a la deuda.

Encadenar créditos o préstamos online como forma de financiación no es una acción responsable, y las empresas prestamistas de capital privado, así como las entidades bancarias, tienen muy en cuenta la forma en la que sus clientes hacen uso del dinero que piden prestado.

Es posible solicitar varios créditos a una misma entidad, o a varias distintas, devolverlo sin incidencias y que un día al cliente le sea denegado el préstamo o el crédito online. Esto ocurre porque este tipo de productos financieros fueron creados para hacer frente a situaciones puntuales, si no se hace un uso responsable de ellos y se tratan como una forma de financiación habitual, las empresas dejarán de confiar en su cliente.

¿Y por qué, si se ha devuelto el dinero sin incidencias? Pues porque es un dinero que se compra y es necesario devolverlo en un corto período de tiempo junto a los intereses acordados. Esos intereses suponen un incremento de la deuda, si este mes no has tenido dinero y no lo has podido conseguir durante unos meses consecutivos, muy probablemente llegará el momento en el que no puedas hacer frente a tu deuda. En definitiva, al contratar un préstamo o un crédito, online o con una entidad bancaria, estás comprando el dinero que necesitas. No olvides esto.