1. Crediteria.es
  2. >
  3. Todo sobre préstamos
  4. >
  5. Planifica todo al detalle mediante un simulador de préstamo personal

Planifica todo al detalle mediante un simulador de préstamo personal

Se puede definir el préstamo como un instrumento financiero en virtud del cual una persona, llamada prestamista, se compromete a entregar a otra, llamada prestatario, una cierta cantidad de dinero a cambio de que esta última proceda a devolverla en un plazo determinado, cumpliendo con las demás condiciones estipuladas en el contrato.

Al ser elemento esencial del préstamo el de su devolución, debemos tener claras las diferencias que existen principalmente entre préstamo y crédito. Frente al préstamo, el crédito contempla la opción de que el cliente escoja disponer o no de la cantidad total prestada. De esta forma, el cliente puede disponer de la cuantía íntegra o de la parte de ésta que considere oportuna. El pago de intereses se exigirá únicamente con respecto a la cuantía de la que el cliente ha dispuesto.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 21)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Requisitos, condiciones, opiniones… ¡Todo sobre Sol Crédito!
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wandoo: su transparencia es su mayor fuerza
Puntuación: 4.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Con carácter general, la satisfacción de esta clase de obligaciones se realiza a través de cuotas o plazos iguales de devolución de carácter periódico. De esta forma, costear el pago de una multa, un imprevisto médico o los estudios universitarios de un miembro de la familia ya no va a exponer los ingresos mensuales ordinarios.

Con anterioridad escoger el tipo de préstamo que respondía a nuestras verdaderas necesidades podía dilatarse en el tiempo, en el sentido de que era preciso que el consumidor examinase caso por caso las características existentes en cada uno de ellos para decantarse después por el que consideraba como idóneo.

Actualmente, ya no es necesario permanecer horas de búsqueda delante del ordenador para poder escoger el préstamo con menor interés, con mejores condiciones o más seguro. La aparición del simulador de préstamo personal nos ha facilitado notablemente esta tarea, permitiéndonos encontrar el préstamo adecuado para cada consumidor de acuerdo con sus necesidades en el caso concreto.

Esta herramienta funciona como una calculadora, permitiéndonos conocer rápidamente en qué cantidad va a consistir cada cuota periódica de devolución y los intereses totales correspondientes una vez introduzcamos la cuantía que se va a solicitar y el plazo o número de plazos de devolución.

¿Cuáles son los pasos que hay que seguir?

Internet nos da paso una vez más a la posibilidad de contratar instrumentos financieros de manera inmediata, sencilla y sin desplazamientos, ahorrando tiempo y trámites burocráticos.

El uso de un simulador de préstamo personal puede realizarse cómodamente desde casa o a través de un dispositivo con conexión a Internet en cualquier momento y desde cualquier lugar.

El primer paso es muy sencillo: el cliente debe acceder a la plataforma online correspondiente a la entidad financiera y seleccionar la cuantía total que necesita tomar prestada.

Posteriormente el solicitante procederá a marcar el plazo en el que va a devolver la suma correspondiente, si bien es cierto que muchas empresas no van a requerirnos este plazo inicialmente, sino que nos van a exponer a título ejemplificativo las diferentes cuotas de devolución en función de los plazos que escojamos.

El paso siguiente sería rellenar el formulario de solicitud. Aunque el tipo de requisitos puede variar en función del prestamista en cuestión, generalmente las preguntas que nos van a formular van referidas a que el posible cliente responda acerca de sus ingresos periódicos, los gastos ordinarios mensuales, situación laboral, fecha de nacimiento, motivo de la solicitud del préstamo, etc.

A continuación, el solicitante debe introducir sus datos personales: Documento Nacional de Identidad (o NIE) y correo electrónico de contacto.

El simulador de préstamo personal nos mostrará de manera inmediata las opciones que ofrecen distintas entidades prestamistas de carácter privado, indicando los extremos relativos al tipo de operación financiera solicitada, a saber: número e importe de las cuotas periódicas de devolución, así como el tipo de interés aplicable y, en su caso, las comisiones que correspondan. Todo ello, tomando como punto de referencia el montante total solicitado.

¿Cuáles son las principales funciones de un simulador de préstamo personal?

Ante la aparición de un imprevisto de gran magnitud, el uso de un simulador de préstamo personal puede resultar en gran medida útil para seleccionar la mejor forma de financiación posible. Su utilización permite:

Conocer de manera rápida y simple la cuota, la tasa anual equivalente y la amortización de los distintos préstamos con un simple vistazo.

Contrastar: el uso de esta calculadora muestra la información más relevante correspondiente a préstamos personales de similar naturaleza ofertados por diferentes financieras de carácter privado. Un simulador de préstamo personal efectúa un rastreo constante de las ofertas más atractivas existentes en el mercado financiero, por lo que las propuestas que ofrece se encuentran siempre actualizadas.

Aportar flexibilidad: facilita la adaptación del préstamo a la casuística y a las concretas necesidades del cliente en cuestión.

Ahorrar en tiempo y papeleo para conseguir el óptimo resultado.

Realizar el cálculo incluso tratándose de préstamos en ASNEF o tratándose de clientes que aparezcan inscritos en otros ficheros de morosidad.