1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. Para los que quieren todo, préstamos sin nómina ni aval

Para los que quieren todo, préstamos sin nómina ni aval

Frente a la banca tradicional, las entidades privadas de financiación han favorecido el hecho de que los préstamos personales sean más accesibles a los clientes que hace algunos años.

Los clientes reclamaban una financiación más rápida y accesible para obtener préstamos en cierta medida más modestos y para los que la antigua banca ponía muchas trabas.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

El pago de una multa, una pequeña reforma en la casa, una urgencia médica o incluso la realización de un viaje pueden ser sufragados más cómodamente para el cliente si se cuenta con una ayuda “extra”.

Por otro lado, la gran revolución tecnológica ha permitido suprimir muchos trámites burocráticos para conseguir el mismo desenlace: la obtención de liquidez para costear necesidades imprevistas.

A día de hoy, el cliente no tendrá que permanecer largas colas de espera para saber si es posible que le concedan una cantidad de dinero. Ya no se exige la preparación y entrega de documentación en soporte papel, sino que por el contrario, todo el proceso se tramitará de manera ágil gracias a los préstamos sin nómina ni aval.

¿Cuál es la fórmula para conseguirlos?

Con carácter general, para que al usuario se le concediese un préstamo, incluso los de cuantía más modesta, se exigía algún tipo de garantía. La necesidad de disponer de un inmueble, un activo o una tercero que se comprometiese a pagar para el hipotético caso de que no lo hiciese el principal obligado, dificultaba la en gran medida la necesidad de financiación de muchas personas.

A través del aval, una tercera persona (llamada avalista) se compromete a satisfacer el pago del préstamo y sus intereses correspondientes para el caso de que no lo haga el deudor principal (avalado).

Esta situación ha experimentado cambios notables como consecuencia de la aparición de entidades financieras de carácter privado que tratan de suplir las insuficiencias del mercado ofreciendo soluciones flexibles que se acomoden a nuevas necesidades del consumidor.

No hay duda de que el hecho de prescindir de aval supone facilitar la concesión de liquidez mediante el instrumento del préstamo, habida cuenta que el solicitante de un préstamo sin aval podrá gozar de un menor tiempo de espera.

Se eliminan así las posibles trabas, a veces ineludibles, como son aquellas que ponen al deudor en la situación de tener que de acudir a una tercera persona que garantice el pago para aquellos supuestos en los que el deudor principal no llegue a pagar la deuda.

De nuevo, se suprimen los requisitos y esperas en la concesión de liquidez al consumidor.

El procedimiento consiste en un sencillo trámite: Se da comienzo al mismo rellenando un formulario al que se puede acceder vía Internet a través del portal de la web correspondiente a la entidad prestamista. El envío de documentación se encuentra también agilizado: El prestatario únicamente deberá facilitar sus datos personales (nombre, apellidos, DNI/NIE o pasaporte, teléfono de contacto o correo electrónico), el número de cuenta bancaria donde quiere que se realice el ingreso correspondiente, la suma solicitada, el período de amortización y el número las correspondientes cuotas para su devolución.

¿Cuánto me va costar solicitar un préstamo de esta naturaleza?

A menudo se suele pensar que solicitar un préstamo sin aval nos va a conllevar necesariamente un mayor coste de dinero o la aplicación de un tipo de interés muy superior al resto de los casos.

El prestatario podría creer se le concede un préstamo de forma mucho más accesible y simple a cambio de un encarecimiento de las condiciones estipuladas en el contrato.

La aparición de los comparadores de préstamos combate esta posible apreciación errónea. Como consecuencia de la labor de rastreo en los diferentes préstamos realizada por estas herramientas que operan a modo de calculadora, el cliente podrá seleccionar la opción más ventajosa económicamente y de menor coste.

Es muy importante que el consumidor de este tipo de productos económicos se plantee si la supresión de todos estos requisitos o trámites encarece la obtención de liquidez. La respuesta a esta incógnita tiene mucho más peso que en otros casos en los que la estética del producto deseado o su calidad resultan determinantes a la hora de su venta.

La competencia cada vez mayor entre las entidades financieras de nueva aparición hace factible que disfrutar de una cierta cantidad de dinero de forma fácil y breve en el tiempo, ahorrando papeleo y costes no sea una ficción.

En este sentido, debemos añadir una garantía más en esta clase de instrumentos financieros. Con el propósito de evitar las consecuencias de la denominada “letra pequeña”, las condiciones de los préstamos sin nómina ni aval deben redactarse de forma concreta, clara y sencilla. De este modo, se prohíbe la inclusión de cláusulas ambiguas u oscuras que puedan inducir al cliente a confusión.