1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. Línea de crédito: disfruta de dinero rápido de forma continua

Línea de crédito: disfruta de dinero rápido de forma continua

dinero rapido con la linea de credito

Una línea de crédito es una cantidad de dinero que el banco pone a tu disposición y que tú puedes usar en parte o en su totalidad durante un tiempo. Por ejemplo, en un plazo de un año. El banco te deja un saldo extra en una cuenta y te cobra un interés por la parte de ese dinero que uses en momentos concretos. Tú pagas por el número de días que dispongas de esa cantidad.

Normalmente, también pagas un interés, más pequeño, por la línea de crédito en sí misma, por tener abierta esa cuenta con saldo del que puedes disponer, pero el interés más alto es el que te cobran por la cantidad que utilices.
 En definitiva, una línea de crédito es un colchón financiero que tienes en casa y por el que sólo pagas cuando lo utilizas.
Muchos particulares recurren a una línea de crédito para tener una financiación más flexible en determinados gastos cotidianos. No obstante, no siempre se tiene claro en qué consiste y a menudo se confunde con el concepto tradicional de préstamo.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Línea de crédito vs microcréditos online

Si un cliente busca “dinero siempre disponible” para cubrirse las espaldas frente a determinados imprevistos, una de las alternativas a las líneas de crédito son precisamente los microcréditos online. No obstante, estos micropréstamos por Internet sólo permiten solicitar cantidades pequeñas de dinero cada vez, pero ofrecen otras muchas ventajas.

El margen de maniobra es prácticamente igual de rápido e inmediato en ambos casos, puesto que el tiempo medio entre la solicitud y la recepción del dinero en cuenta es en torno a unos 15 minutos, disponiendo de dinero al instante.
 Frente a gastos imprevistos, en los microcréditos sólo se paga cuando surge el imprevisto y solicitas la cantidad de dinero mientras que en las líneas de crédito se paga de antemano al tener el saldo disponible, en previsión de que surja el imprevisto.
Otra diferencia es que las líneas de crédito exigen más burocracia (requisitos y papeleo). De hecho, es difícil acceder a una de estas líneas si no se tiene trabajo fijo con un saldo medio-alto o si se está registrado en las listas de morosos.

Además, para contratar una línea de crédito es necesario estar familiarizado con determinados conceptos económicos, a veces complejos. Con los préstamos personales basta con tener clara la cantidad de dinero que se va a solicitar, el tiempo de devolución y los honorarios, que se especifican en cada etapa de la solicitud. En ellos se solicita una cantidad concreta de dinero y se establece un calendario de pagos en los que se van saldando periódicamente los gastos e intereses del crédito así como la cantidad prestada. Concluido el calendario de pagos, se extingue el préstamo, mientras que en el caso de las líneas de crédito, se pueden prorrogar si hay acuerdo entre la entidad y el cliente.

Ventajas y desventajas de una línea de crédito

La gran ventaja de esta vía de financiación es la flexibilidad en cuanto al uso del dinero disponible, al que se puede acceder de manera inmediata cada vez, puesto que está en tu cuenta de crédito.

La entidad bancaria pone a tu disposición un saldo, pero tú puedes utilizar sólo una parte de él en función de tus necesidades. Eso sí, la desventaja de esta situación viene precisamente por el hecho de que el banco no sólo te cobra por ese capital dispuesto sino también por el no dispuesto (el que no muevas en ningún momento).

Unida a la flexibilidad está la comodidad en el manejo de ese saldo, ya que en la práctica opera como una cuenta corriente propia. Por ello, muchas compañías utilizan esta modalidad para financiar el dinero circulante de su día a día, para tener siempre la posibilidad de realizar los pagos a proveedores, las nóminas e incluso cuando tienen problemas de liquidez.

Sin embargo, una de las principales desventajas de las líneas de crédito es que conllevan más comisiones que otras vías de financiación, precisamente por ese concepto de “dinero siempre disponible”.

Comisiones de funcionamiento e intereses

Como ya hemos visto, una línea de crédito es una extensión de dinero que un banco pone a disposición de un cliente, durante un periodo determinado y con un límite máximo estipulado. En otras palabras, es como una cuenta corriente con dinero que la entidad bancaria le facilita a un cliente, con la salvedad de que ese dinero no es del cliente sino del banco.

El cliente puede recurrir a esa cuenta de crédito siempre que quiera dentro de los límites establecidos y, una vez terminado el periodo acordado, el titular de la línea debe restituir el saldo que había al principio. Mientras tanto, el banco va cobrando comisiones de funcionamiento e intereses.