1. Crediteria.es
  2. >
  3. Si pido un crédito, ¿mis datos personales estarán protegidos al 100%?

Si pido un crédito, ¿mis datos personales estarán protegidos al 100%?

Cuando realizamos una solicitud para un crédito o para cualquier otro instrumento financiero, es necesario informar a la entidad de una serie de datos personales que también serán usados en la etapa de formalización del mismo. Esta cesión de datos de carácter personal es una de las grandes preocupaciones de los usuarios. ¿Hasta dónde están protegidos estos datos? ¿Cómo es su uso? ¿Qué autorizamos cuando aceptamos la política de privacidad de estos sitios webs?

¿Qué es la Protección de Datos?

La protección de los datos de las personas es un derecho fundamental y son propiedad del titular. Los datos son de carácter personal y solo podrán ser tratados adecuadamente, explícita y legítimamente, de acuerdo con el ámbito para los que estos se hayan obtenido.

Las entidades financieras y todas aquellas organizaciones que participan en las actividades de créditos están obligadas a tratar los datos de los solicitantes de sus productos financieros de acuerdo a lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos Personales (LOPD) y por el Reglamento que la desarrolla regulado en el Real Decreto 1720/2007.

Según estas leyes, ¿a qué están obligadas las entidades financieras?

Las leyes y reglamentos que regulan la Protección de Datos obligan a las entidades financieras a obtener el consentimiento del titular para poder tratar sus datos. Además, están obligadas a informar a sus clientes de la finalidad que tienen sus datos, que siempre deberá estar relacionada con su actividad.

También deberán comunicar la dirección física y geográfica a la que las personas podrán dirigirse en caso de que quieran ejercitar sus derechos. Esos derechos son los siguientes:

  • Derecho de acceso a todos nuestros datos personales contenidos en los ficheros de la entidad. Este derecho se puede ejercer por escrito expresando nuestra petición de información referente a nuestros propios datos.
  • Derecho a solicitar la rectificación de los datos. Por ejemplo, se puede solicitar a una entidad financiera el cambio de la cuenta bancaria donde nos debitan los pagos. Si pasados 10 días este cambio no ha sido realizado, podremos denunciar este hecho a la Agencia Española de Protección de Datos (AGPD), que se encargará de comprobar la infracción y sancionar a la financiera.
  • Derecho a la cancelación de los datos. Por ejemplo, si la entidad financiera usa nuestro contacto o número de teléfono de nuestro trabajo para reclamar una deuda de un crédito pendiente, tendremos todo el derecho de solicitar la cancelación, puesto que no es un dato que deba tener la entidad.
  • Derecho de oposición al tratamiento de los datos. Según la LOPD, las entidades financieras pueden almacenar nuestros datos solo por un tiempo determinado. Al dejar de ser clientes de la entidad, podemos exigir el bloqueo de los datos. Con esto, evitaremos el tratamiento de los datos, pero no son suprimidos totalmente de sus bases de datos hasta que venza el plazo que marque la legislación en cada caso.

En cuanto a nuestros datos personales, ¿qué autorizamos a las entidades financieras cuando aceptamos sus Términos y Condiciones y la Política de Privacidad?

Todas las entidades financieras explican en detalle el uso que le dan a nuestros datos en sus Términos y Condiciones y en la Política de Privacidad de sus sitios webs. Cada una de ellas garantiza la absoluta confidencialidad y la protección y privacidad de esos datos.

Algunas de estas entidades, además de cumplir con la normativa en materia de Protección de Datos de Carácter Personal, hacen uso de sistemas de seguridad que garantizan, tanto la integridad como la confidencialidad de todos los datos de sus clientes o usuarios. Esto lo hacen con el fin de brindar más confianza y para asegurar que los datos no serán robados y que no se les dará otro uso que no sea el que el usuario autorice.

En este sentido y en líneas generales, esto es lo que autorizamos cuando cedemos nuestros datos para tramitar algún crédito en una entidad financiera:

  1. Consultar información relativa a nuestros antecedentes crediticios para el análisis y posterior decisión de su solicitud de crédito
  2. Consultar nuestros datos en caso de que aparecieran en ficheros de morosidad
  3. Comunicar nuestros datos a ficheros de morosidad en caso de impago de cuotas de un crédito
  4. Ceder nuestros datos a empresas de prospección comercial para que nos hagan llegar ofertas relacionadas con el servicio que estamos contratando
  5. Ceder nuestros datos a terceras empresas relacionadas con la misma actividad para que nos envíen publicidad y ofertas comerciales
  6. Incluir nuestros datos en los ficheros de las entidades financieras. Estas entidades están obligadas a cumplir con las medidas de seguridad que garanticen la confidencialidad, seguridad y tratamiento de esos datos.

La recomendación es que, antes de contratar un crédito u otro producto financiero con cualquier entidad, leas detalladamente cuál es el uso que darán a nuestros datos. Es básico saber qué estamos autorizando al ceder nuestros datos y cuál será su tratamiento. Solo basta con leer los Términos y Condiciones y las Políticas de Privacidad del sitio.

Conocer hasta dónde las entidades financieras pueden usar nuestros datos y cuáles son nuestros derechos en esta materia. Es primordial si vamos a contratar un producto financiero y a tener una relación comercial con una empresa prestadora.

El 25 de mayo de 2018 será directamente aplicable el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD), en el que se amplían los derechos de los ciudadanos en materia de protección y privacidad de nuestros datos.