1. Crediteria.es
  2. >
  3. ¿Qué pasa si no puedo pagar mi préstamo personal a tiempo?

¿Qué pasa si no puedo pagar mi préstamo personal a tiempo?

Un préstamo personal es un alivio para la economía familiar, sobre todo cuando surgen imprevistos de última hora y no hay fondos para hacerles frente. Sin embargo, existe una duda o temor: ¿qué pasa si no puedo pagar un préstamo personal? A continuación, te explicamos qué ocurriría.

Consecuencias de no pagar un préstamo personal

El hecho de no pagar la cuota cuando está estipulado en el contrato del préstamo personal, acarrea muchas y graves consecuencias:

  • Te cobrarán intereses de demora: cuyo coste puede variar en función del tipo de préstamo personal. Normalmente, suele ser un 1% diario de la deuda pendiente por pagar. Estos intereses los puede reclamar Hacienda en algunos casos.
  • Te cobrarán comisiones por reclamaciones de la deuda pendiente: las cuales se efectúan al día siguiente del día impagado. Estos costes rondan entre los 25 y los 35 € por aviso de la reclamación.
  • Te incluirán en la lista de morosidad: bien sea Asnef, RAI, Experian… O cualquiera del grupo Equifax. Generalmente, suelen incluir al cliente deudor a los tres o cuatro meses con notificación previa.
  • Te cobrarán gastos por reclamación de la deuda de empresas privadas de recobro: muchas entidades financieras suelen recurrir a las empresas privadas de recobro para que reclamen la deuda al cliente, y así pasar el testigo de esta tarea a ellos.
  • Te pueden embargar nóminas, ingresos, e incluso bienes o a tu avalista: la empresa reclamadora puede solicitar al juez el embargo de tus ingresos o bienes o, si tuvieses aval, pedirle cuentas a él. Se embargará el valor de la deuda junto con los gastos anteriores.
  • No podrás solicitar otro crédito o préstamo personal: se te cerrarán las puertas automáticamente cuando quieras solicitar un producto financiero, incluso una compra a plazos o tarjeta de crédito, ya que tendrás un historial crediticio negativo.

Consejos para evitar las consecuencias de no pagar un préstamo personal

Para evitar las consecuencias negativas indicadas en el punto anterior, lo mejor es la prevención, ¿cómo?, te lo indicamos:

  • Evaluar nuestra situación financiera: antes de decidirse por pedir un préstamo personal para aliviar nuestra economía, hay que evaluar muy bien y con calma, nuestra situación financiera. Para ello, tendremos que ver cuántos préstamos o créditos tenemos vigentes y pendientes de pago, cuántos ingresos fijos, regulares y demostrables tenemos en casa (nóminas, pensiones, ayudas familiares, alquileres de pisos, etc.), si estamos en Asnef y por qué (y que no sea una deuda por impago con otra entidad financiera y no supere  los 2.000 €), etc. Si las cuentas salen (ingresos mayores que gastos), empieza a buscar tu préstamo personal adecuado.
  • Pedir solo el dinero que necesitamos: para evitar el sobreendeudamiento, y liquidar la deuda cuanto antes.
  • No pedir dinero para pagar otras deudas o salir de Asnef: ya que, igualmente, podemos llegar al sobreendeudamiento ante un impago.
  • Elegir el plazo: hay que tener muy en cuenta el plazo de tiempo en el que se va a devolver el préstamo personal, ya que, cuanto mayor sea el plazo, mayores comisiones se cobrará la compañía crediticia. Es mejor elegir el plazo más corto posible.
  • Comparar entre diferentes préstamos personales: lo mejor es comparar entre varios préstamos personales, en función de la cantidad de dinero que tenemos que solicitar y el plazo de devolución. Ver los costes de cada uno, TAE, TIN, condiciones y toda la letra pequeña. Una herramienta muy útil y cómoda para poder comprar préstamos personales al instante, es utilizar comparadores como Crediteria. En un momento, sabrás todos los gastos totales a pagar al detalle y podrás decidirte bien y rápidamente.
  • Leer y tener en cuenta todos los gastos y comisiones del préstamo personal a solicitar antes de firmar: aunque compares entre varios préstamos personales, lee siempre todos los términos y condiciones del préstamo personal elegido. Si estás de acuerdo con todo, solicítalo.
  • Si el préstamo personal ofrece un seguro por impago, mucho mejor: aunque se tenga que pagar un coste adicional bien mensualmente o bien al inicio, después valdrá la pena ante cualquier impago por imprevistos. Pueden ofrecerlo tanto a particulares como a empresas.

¿Y si ya estoy disfrutando del préstamo personal y no puedo pagar la cuota?

Si el préstamo ya ha sido solicitado y disfrutado y, por lo que fuera, te ha surgido un imprevisto y no puedes pagar la cuota el día que se estipula en el contrato, lo mejor es ponerse en contacto con el gestor/es de la compañía crediticia y negociar con ellos.

Muchos ayudan sus clientes en estos imprevistos y les pueden ofrecer varias alternativas para que los clientes no tengan gastos de demora. Por ejemplo, podrán ofrecerles bien:

  • Una carencia: un mes sin pagar la cuota. Algunos les llaman mes de respiro. Algunas compañías crediticias cobran unos gastos, pero mucho menores que los intereses de demora. Otras no cobran por el mes de carencia.
  • Ampliar el plazo: en uno o dos meses más y la cuota será entonces menor. Al igual que en la carencia, puede acarrear gastos menores de demora o no.

Conclusión: sigue primero los pasos de prevención ante todo, y evita las consecuencias negativas por impago. A malas, negociar.