1. Crediteria.es
  2. >
  3. ¿Puedo solicitar un crédito sin aval?

¿Puedo solicitar un crédito sin aval?

La crisis económica ha facilitado la aparición de nuevas alternativas de financiación diferentes a las de la banca tradicional, con muchos menos requisitos y mayor flexibilidad.

A la hora de solicitar un préstamo, es imprescindible conocer qué cantidad de dinero puedo solicitar, el interés que se me va a aplicar en el préstamo, qué comisiones y otros gastos debo abonar, el plazo o periodo de tiempo acordado para devolver el préstamo y el importe de las cuotas periódicas.

Un aval es una garantía adicional para el banco de que se van a cumplir las cuotas de devolución y de que, en caso de que el cliente no pueda hacer frente a los pagos, la entidad financiera recibirá el dinero por otra vía.

Todos los requisitos previos a la concesión de un préstamo están diseñados para que el banco compruebe la solvencia de su cliente y se asegure de que se le devolverá el dinero solicitado con los intereses. Pero, ¿cómo se puede acceder a préstamos sin aval bancario?

Con la llegada de los créditos sin aval, es posible conseguir liquidez de forma casi instantánea optando entre varias posibilidades. Dentro de esta categoría de productos económicos, se encuentran los créditos rápidosonline, mediante los que se pueden solicitar hasta 10.000 euros en apenas 24 horas, y los microcréditosonline, con los que se puede recibir hasta 1.500 euros en cuestión de minutos.

El usuario tan solo tiene que acceder de forma online a la página web de la entidad financiera escogida para la concesión del crédito y enviar una documentación básica para que se puedan verificar sus datos personales. El cliente podrá acceder a este tipo de productos siempre y cuando presente una fuente de ingresos, aunque sea menor, y no resulte incluido en listas de morosidad tales como ASNEF (aunque depende de cada compañía crediticia).

La información personal que se pide es mínima en la mayoría de los casos: nombre y apellidos, fecha de nacimiento, DNI/NIE, información de contacto (correo electrónico, teléfono móvil) y número de cuenta corriente. A continuación, se introduce en el sistema la cantidad que se quiere solicitar en el préstamo y se tramita la solicitud.

Importe de una cantidad modesta

Gracias a las innovaciones tecnológicas, ya no es difícil conseguir dinero de forma inmediata sin tener que ofrecer una nómina ni una propiedad como garantía.

Suprimir la exigencia de un aval en la tramitación de un crédito supone una mayor accesibilidad, flexibilidad y rapidez en todo el proceso para conseguir liquidez y, dada la constante creación de nuevas entidades de crédito de carácter privado, el consumidor puede encontrar ofertas de productos económicos muy atractivas.

Todos los clientes que quieran pedir un crédito sin aval podrán hacerlo cuando se den ciertas circunstancias, como solicitar una cantidad modesta. Si estos créditos son tan rápidos y no exigen tantos requisitos es por el importe que se solicita. Por lo general, las cantidades oscilan entre los 300 y los 3.000 euros. Cuanto menor es la cantidad, menor es el riesgo para la entidad financiera y los requisitos exigibles disminuyen.

Además, las empresas financieras de créditos rápidos acostumbran a ofrecer a sus clientes una mayor velocidad que las mencionadas 24 horas. Cuando se trata de pequeñas cantidades de dinero, que no suelen ser superiores a 300 euros, pueden hacerse efectivas en menos de 10 o 15 minutos. Para los créditos por cuantías más elevadas, por ejemplo a partir de 1.000 euros y hasta 6.000, rara vez se superará un día de tramitación.

Para particulares, los microcréditos son una buena alternativa que ofrecen condiciones especiales, como ausencia de comisiones, flexibilidad en los plazos, tipos de interés reducido, etc.

Préstamos P2P para proyectos

En el caso de proyectos profesionales, el crowdlending o préstamo sin aval es una modalidad dentro de la financiación colectiva conocida como los préstamos P2P (pair to pair). Se trata de operaciones de crédito financiadas por más de una persona (prestamistas) a cambio de un tipo de interés más competitivo que el de los bancos. Por otra parte, quienes reciben el dinero también se benefician de la ausencia de comisiones y la rapidez en la gestión de la operación.

De este modo, se consigue satisfacer la necesidad del cliente de conseguir dinero de forma rápida, suprimiendo los posibles obstáculos que conlleva tener que acudir a una persona ajena para que garantice su deuda. Si se tiene la suerte de que el banco de la entidad prestamista y el banco del cliente coinciden, el ingreso será inmediato.

Para encontrar créditos rápidos de la manera más fácil, lo ideal es utilizar un comparador online para facilitar la búsqueda. Una buena opción es el comparador de Crediteria, ya que te indica todos los datos que necesitas saber al pedir un crédito o préstamo.

También es importante saber que existen créditos sin aval en los que es posible contratar “carencias”. Estas consisten en la posibilidad de no pagar el capital y los intereses correspondientes durante cierto tiempo. Aunque, a priori, existe un período en el que no hay que pagar, la carencia alarga el plazo de devolución, lo que conllevará un mayor pago de intereses.