1. Crediteria.es
  2. >
  3. ¿Puedo deducir los intereses de un préstamo personal?

¿Puedo deducir los intereses de un préstamo personal?

Los intereses son la cantidad de dinero que vas acumulando para pagarle a la entidad financiera que te ha dado el préstamo. Esto lo podemos expresar como una tasa anual de interés, pero dichos pagos se efectúan de manera mensual.

Todos los años al hacer la declaración a la renta, investigamos sobre la forma de deducir los gastos para el pago del impuesto sobre la renta para personas físicas sea más llevadero.

Si te estás preguntando eso en relación a un préstamo personal, debes saber que la respuesta es no. Los préstamos personales no desgravan ante la elaboración de la declaración de la renta.

Lo que sí desgrava son los alquileres, en algunos casos, y los préstamos hipotecarios, siempre y cuando se hayan producido antes del 1 de enero de 2013. Después de esta fecha, la deducción por la adquisición de vivienda habitual ya ha sido excluida, lo que quiere decir que ya no desgrava. Pero si estás entre las personas que pueden salir beneficiadas mediante esta deducción, vas a poder desgravar el 15% total del capital que hayas pagado, y el tope máximo será de 9.040 € de manera mensual.

Deducir los intereses en una declaración de renta

Hay una pregunta muy recurrente entre las personas que solicitan un préstamo: si existe alguna posibilidad de deducir los gastos del mismo en la declaración.

Por ejemplo, pides a un banco o a cualquier otra entidad financiera un préstamo personal, el cual tenemos automáticamente concedido y el banco o entidad lo ingresa a tu cuenta. Si has recurrido a ellos y te preguntas si este ingreso debería estar reflejado en algún apartado de la declaración de la renta debes saber que no es necesario, puesto que un préstamo personal no es un ingreso, no crea aumentos en el capital y, por esto, no hay obligación de declararlo.

Únicamente podrías incluirlo en la declaración de la renta si quieres deducir los gastos originados por su concesión, y los intereses pero esto sólo será posible si se dan ciertos supuestos.

Estos créditos pueden ser deducidos en la renta si se han incluido dentro de la hipoteca, este sería en el caso de un préstamo pedido para una reforma de una casa nueva que se haya adquirido junto al crédito hipotecario antes del 1 enero de 2013. Para ello, además, las obras tienen que haber concluido antes del 1 de enero de 2017.

¿Cuándo desgravo préstamos personales?

Los préstamos personales no desgravan en la declaración de la renta. Esto se debe a que ellos no son generadores de ningún rendimiento, es decir que no aumentan nuestro capital, y debido a esto no se tienen en cuenta en la agencia tributaria.

Aún así, toda regla tiene alguna excepción y los únicos préstamos personales que desgravan son los relacionados con la reforma de la vivienda. En su momento, la deducción fiscal por reformas en el hogar, la cual se entiende como rendimientos del capital inmobiliario, fue emprendida en el año 2010. Estas fueron dirigidas a las obras ejecutadas entre abril de ese mismo año y diciembre de 2012.

No obstante, en la actualidad los préstamos personales concedidos bajo ningún supuesto desgravan. Estas deducciones fueron suprimidas en enero de 2013, en esta fecha desaparecieron todas las deducciones relativas a la vivienda, a excepción del alquiler en algunos supuestos.

En definitiva, un crédito personal no es un tipo de rendimiento, por lo que no aumenta el capital y no hay una obligación de declararlo. En el caso de que un préstamo se haya hecho entre familiares o amigos, habría que distinguir entre dos supuestos.

Hay que tener en cuenta que una donación es un acto que se realiza libremente, tal y cómo así se describe en el artículo 618 del Código Civil, mientras que un préstamo se da cuando una de las partes entrega a la otra algo por un determinado tiempo y con la intención de que se la devuelva. Esto es un préstamo según el artículo 1.740 del Código Civil.

Para Hacienda, hay una diferencia notable entre ambos. Por un lado, la donación está sujeta al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones mientras que el préstamo está exento del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y el de Actos Jurídicos Documentados. Es importante que quede todo plasmado en un documento que a su vez vaya firmado y se legalice, un proceso que se hace a través de la Agencia Tributaria que lo compulsará.

Es importante tener en cuenta que desde la Agencia Tributaria saben que puede darse un conflicto entre dos tributos y ponen bastante atención sobre el porqué de este tipo de donaciones para ver si al final el objetivo es pagar menos impuestos. En este sentido, para que desde Hacienda no vean que es una estafa, la obligación del retorno del capital prestado es fundamental, más allá de si se imponen o no intereses.