1. Crediteria.es
  2. >
  3. ¿Por qué pueden rechazar mi solicitud de un préstamo?

¿Por qué pueden rechazar mi solicitud de un préstamo?

Cuando solicitamos un crédito rápido para hacer frente a unas necesidades urgentes y nos rechazan la solicitud, la angustia y la preocupación pueden ser muy grandes. Nos puede llegar a intranquilizar mucho este hecho y es algo que nos come por dentro…

Si bien los requisitos para solicitar un producto financiero son bastante básicos, las entidades prestadoras se han vuelto más estrictas en cuanto al cumplimiento de algunos parámetros a la hora de aprobar un crédito rápido.

Para cumplir la demanda de los solicitantes y aprobar los créditos en cuestión de 5 minutos, estas empresas trabajan con programas automáticos que valoran y analizan las variables económicas de cada solicitante. Las entidades apoyan sus operaciones en los sistemas de verificación automáticos que analizan distintas variables y dan una calificación de riesgo al solicitante.

La mayoría usa Instantor, pero hay otras plataformas como Trustly o Pitch Verify. Estos sistemas tienen la capacidad de comprobar nuestros ingresos mensuales, pagos mensuales como alquiler o hipoteca, solvencia patrimonial, vida y antigüedad laboral, ahorros y, en general, nuestro historial financiero. También podrán ver si contamos con algún impago. Tras el análisis, si la evaluación de riesgo resulta alta, no confirmarán ningún crédito.

 Para no caer en riesgos de impagos, si alguna solicitud no cumple con las condiciones y/o requisitos exigidos, el crédito rápido será denegado.

SÍ, es posible conseguir el dinero necesario

Es evidente que la desaprobación del préstamo puede complicarnos mucho las cosas y nuestro plan de actuación, pero aunque hayamos recibido una respuesta negativa sí es posible conseguir el dinero necesario.

Lo primero que debemos saber son los motivos por los que se ha rechazado nuestra solicitud de préstamo. Las razones más frecuentes suelen ser:

  • Ingresos insuficientes
  • Ingresos de forma no periódica
  • Inscripción en las listas de morosos, tipo ASNEF o RAI
  • Deudas activas con terceros

Si no entendemos completamente los motivos del rechazo, lo mejor es contactar con nuestro prestamista y preguntarle exactamente cuáles han sido las causas por las que se nos ha denegado el crédito.

Para solucionar la situación tenemos dos opciones: o tratar de eliminar la causa del rechazo y realizar la solicitud de nuevo con el mismo prestamista, o dirigirnos con la solicitud a otra entidad financiera. En ambos casos debemos orientar bien en el problema para no volver a tener una negativa.

Por lo tanto, si tenemos varias deudas activas conviene que preguntemos sobre la consolidación de deudas, si tenemos problemas con los ingresos irregulares e insuficientes hablemos con nuestra empresa o intentemos cambiar de trabajo, etc.

Datos personales incorrectos

Hay muchas solicitudes de créditos rápidos que son denegadas por presentar los datos personales incorrectos. Los errores más comunes que se suelen cometer en las solicitudes son:

  • Nombre incompleto
  • Dirección incompleta
  • Datos falsos
  • Colocar nombre de pila
  • Email y teléfono incorrectos
  • Cuenta bancaria de otra persona

Otras incorrecciones por las que nos pueden denegar un crédito son:

  • Tarjeta de crédito inválida
  • Verificación de SMS fallida
  • La documentación enviada a la entidad no puede leerse bien
  • DNI caducado
  • Otra persona de nuestro domicilio tiene también un crédito rápido
  • No poder contactar por teléfono
  • La provincia en la que residimos no es aceptada por la entidad financiera
  • Estado civil, soltero, casado, pareja de hecho o con hijos

Hay situaciones muy claras de rechazo

Para poder otorgar un crédito, las entidades financieras necesitan que nuestros ingresos sean suficientes para garantizar que podemos realizar la devolución de la cantidad prestada. Los ingresos mínimos exigidos suelen estar entre 400 euros y 1.200 euros al mes, todo depende de los requisitos solicitados por cada entidad.

Además, cuando una entidad financiera recibe una solicitud de préstamo o de crédito rápido, lo primero que hace es comprobar que los datos del solicitante no figuren en un fichero de morosidad, como ASNEF, RAI O CIRBE. No obstante, hay algunas entidades financieras que ofrecen préstamos a solicitantes que aparecen en estos ficheros, siempre y cuando cumplan algunas condiciones, como que la deuda sea inferior a una cantidad específica y que no esté contraída con otra entidad financiera. Por regla general, las financieras nunca confirman un crédito rápido si la deuda pendiente en ASNEF es superior a 2.000 euros.

Por otro lado, todas las entidades crediticias tienen unos rangos de edad mínima o máxima para poder optar a sus productos financieros. Hay algunas que exigen un mínimo de 21 años y otras que otorgan créditos solo a mayores de 25 años.

También podemos encontrar empresas prestadoras que otorgan créditos rápidos a jóvenes de 18 años en adelante. En estos casos, piden unos ingresos regulares para poder otorgar el crédito. En cuanto a la edad máxima, se suele tener como referencia que después de los 65 años no otorgan ni préstamos ni créditos, pero hay excepciones hasta los 70 y 75 años.