1. Crediteria.es
  2. >
  3. ¿Por qué la TAE es tan alta en los minicréditos?

¿Por qué la TAE es tan alta en los minicréditos?

Cuando estamos buscando el minicrédito que más nos interesa puede llamarnos la atención el tanto por ciento tan elevado del TAE que aparece en las distintas compañías. No debemos asustarnos, el T.A.E. (Tasa Anual Equivalente) es el tipo de interés equivalente anual, que se calcula como si hubiera acabado el período, junto con los gastos y comisiones.

El TAE aparece tan alto por cómo se calcula este dato. En los préstamos más comunes, que son más altos la devolución se calcula anualmente, repartiéndose la devolución en 12 meses, pero en los créditos rápidos al tener un plazo de devolución de un mes el TAE se dispara cuando se aplica la fórmula anual. Por eso esta cifra se distorsiona en el caso de los créditos de devolución rápida.

Cada vez que escuchamos hablar sobre un producto financiero, el TAE está presente. Muchas personas, al solicitar cualquier tipo de crédito o préstamo, prestan atención a los intereses que van a pagar por él. Sin embargo, no todas comprenden qué es la TAE y cómo afecta al precio que van a pagar por el dinero prestado.

Saber qué es el TAE, cómo se calcula y para qué sirve es importante para decidir qué tipo de producto financiero es más conveniente para cada persona y situación.

Siempre, antes de decidirse por un préstamo o un crédito y la compañía que lo va a conceder, es necesario comprender a la perfección todas las condiciones que vamos a aceptar, y una de ellas está relacionada con el TAE que se va a cobrar sobre la deuda contraída. En la publicidad de cualquier producto financiero es obligatorio indicar claramente qué TAE se va a imponer sobre dicho producto.

¿Qué es exactamente la TAE?

Las siglas TAE corresponden a la Tasa Anual Equivalente. El TAE se refiere al interés que vamos a pagar por un crédito, es decir, lo que nos va a costar el dinero prestado. Con el TAE, se calcula el tipo de interés nominal, denominado TIN, que es el interés que se paga por el crédito, el plazo de devolución y las comisiones y gastos que conlleva la operación. En el caso de un depósito, con el TAE se podrá calcular el beneficio que se obtendrá cada año sobre el capital invertido.

En el cálculo del TAE no se incluyen los gastos que el cliente puede evitar, como serían las transferencias de fondos, los gastos derivados de seguros y garantías aunque, en algunos casos, sí se incluyen las primas de los seguros que garantizan al banco el reembolso del crédito. Tampoco se incluyen para hacer su cálculo los honorarios o impuestos pagados a personas o empresas, como pueden ser los gastos de notario o el pago a un intermediario.

Calcular la TAE de manera sencilla

En el caso de los depósitos, saber la TAE hará que se pueda calcular el beneficio total que se va a percibir anualmente. En el caso de los créditos y préstamos de cualquier tipo, el TAE es el valor que va a indicar cuánto va a costar esa operación con exactitud. Dos entidades pueden ofrecer un tipo de interés mensual por un producto, uno más barato que otro, entonces parece que la que tiene el TIN más bajo es la que realmente nos conviene. Sin embargo, lo importante en el momento de hacer la comparación entre las dos entidades, es saber la TAE que se va a aplicar a dicho producto, pues va a ser lo que determine el precio final.

A través de la web del Banco de España, se puede calcular la TAE de manera sencilla. También en Internet se pueden encontrar otras calculadoras que, conociendo todos los gastos que conlleva el crédito o préstamo, darán el resultado de la TAE sobre la operación.

Cuando se solicita un minicrédito, la cantidad prestada se deberá devolver en un corto plazo de tiempo, posiblemente 30 días. Pero cuando se solicita un crédito o préstamo por una mayor cantidad de dinero, el plazo de devolución puede ser de un año o varios, entonces es necesario saber si realmente nos convienen las condiciones que nos está ofreciendo una determinada entidad bancaria o empresa de capital privado.

Antes de solicitar un crédito, préstamo o hipoteca, es importante plantearse si de verdad es absolutamente necesario hacerlo. Debemos tener en cuenta que la cantidad a devolver va a ser muy superior a la prestada y que se asume un compromiso en ocasiones para muchos años. Si bien tener dinero en un momento determinado o adquirir un bien puede ser un alivio, con el tiempo, si no se tiene la seguridad de poder hacer frente a la deuda, ese alivio puede convertirse en una situación que derive en problemas.