1. Crediteria.es
  2. >
  3. No me viene bien devolver el préstamo cada mes, ¿puedo abonarlo todo al final?

No me viene bien devolver el préstamo cada mes, ¿puedo abonarlo todo al final?

Cuando se solicita un préstamo, a cualquier entidad, es importante pactar las condiciones antes de aceptar el acuerdo pues, de lo contrario, se pueden tener varios problemas en el futuro si no se puede cumplir con lo pactado. Aún así, y como la vida no es predecible en la mayoría de los casos, puede ocurrir que en un momento dado no se pueda cumplir con lo pactado y no sea posible  devolver el préstamo cada mes. En esos casos existen soluciones que se pueden negociar, siempre es mejor hacerlo que incurrir en un caso de mora. Las entidades bancarias, y las empresas de capital privado, siempre estarán dispuestas a negociar un trato, no desean quedarse con las propiedades de sus clientes, desean cobrar el dinero de alguna manera que no suponga más gastos y más tiempo.

Entonces, cuando una persona se encuentra en la situación de no poder hacer frente a su deuda, lo primero que debe hacer es comunicarlo a su acreedor antes de que esta venza para no verse después afectado por los intereses de demora ni, llegado el caso, por los costes de un juicio que tendrá que pagar si lo pierde.

Sistemas de pago de un préstamo

Existen tres sistemas que se aplican a la devolución de los préstamos: el francés, que es el más utilizado en España, el alemán y el americano. Solo el sistema americano permite abonar una deuda al final, antes de aceptar un préstamo es necesario acordar el sistema que se va a utilizar para su devolución.

  • Sistema francés

Las cuotas son las mismas todos los meses hasta el fin del tiempo acordado para liquidar el préstamo. Los primeros meses el dinero que se paga, en su mayoría, está destinado a pagar los intereses y una parte es para liquidar el capital prestado.

  • Sistema alemán

Las cuotas se reducen cada mes, ello es debido a que el interés es variable y se calcula sobre el capital pendiente. De ese modo, cuando se ha pagado la cuota de un mes la parte de capital pendiente disminuye, pues ya ha sido abonada, y el interés del mes siguiente se calcula sobre la parte del capital que no ha sido abonado.

  • Sistema americano

Durante el período de tiempo pactado, únicamente se pagarán intereses, calculados sobre el total del capital prestado, y será cuando se haya estipulado el final de la vigencia del préstamo cuando se pagará el total del capital prestado.

  • Abonar todo el préstamo al final

Es una variante del sistema americano en la que es posible devolver todo el préstamo, junto con los intereses, al final de la vigencia del mismo.

¿Cómo renegociar la devolución de un préstamo?

En España el sistema más utilizado para abonar un préstamo es el francés, en el que las cuotas son por la misma cantidad de dinero cada mes. Por lo general, cuando se acepta un préstamo, el sistema francés será el que sea aplicado, y ello puede conllevar, si la vigencia del préstamo es larga, que con el tiempo no se pueda hacer frente a esta deuda mensual. Cuando ocurre esta situación, lo mejor es no esconderse. Siempre es posible renegociar la devolución de un préstamo, es la mejor solución tanto para las entidades financieras como para sus clientes.

Muchas empresas de capital privado ofrecen la opción de solicitar una prórroga en el pago de sus cuotas. Si bien en el momento de hacerlo se deberán pagar los intereses y quizás alguna cantidad más, es la mejor solución pues siempre costará menos que pagar intereses de demora. En el caso de las entidades bancarias, darán varias opciones a sus clientes. En los dos casos, se podrá renegociar la devolución de un préstamo siempre y cuando el cliente se haya puesto en contacto con ellos para exponer el problema antes del vencimiento de la cuota. Si no lo hace así, empezarán a crearse los intereses por demora y la entidad, de cualquier naturaleza, no confiará en su cliente.

Cuando se renegocia el pago de un préstamo, las entidades ofrecerán varias opciones a su cliente. Es importante ser consciente del problema actual y de que este puede durar un tiempo, por lo tanto no hay que quedarse con la primera opción si no es la que conviene y a la que se puede hacer frente. Las entidades quieren cobrar y quieren que su cliente pueda hacer frente a la nueva situación propuesta, elegir la opción más rápida para quitarse el problema de encima temporalmente y no poder hacer frente al nuevo acuerdo solo hará que la situación empeore pues, muy probablemente, no se podrá pedir otra negociación.

Además de las opciones que pueden proponer las entidades para abonar un préstamo, el cliente también puede proponer otros sistemas, siempre y cuando pueda aportar garantías de que va a cumplir el nuevo acuerdo. Es importante mantener una actitud cordial y escuchar con atención toda la información que se está recibiendo.