1. Crediteria.es
  2. >
  3. ¿Cuánto dinero puedo solicitar con un crédito rápido?

¿Cuánto dinero puedo solicitar con un crédito rápido?

Aunque es muy fácil disponer de un crédito rápido y cualquier persona que cuente con unos ingresos mensuales, de cualquier naturaleza, pueda solicitarlo, este tipo de productos se han de utilizar con responsabilidad.

Los créditos rápidos han sido creados para solucionar situaciones económicas puntuales, no como una forma de financiación regular. Cuando se va a solicitar un crédito rápido, ante todo es necesario saber qué cantidad de dinero es necesaria, y solicitar solo esa cantidad, nunca una mayor, pues los intereses que se pagan son diarios y más elevados que los que se pagaría a una entidad bancaria.

El dinero que se puede solicitar con un crédito rápido variará dependiendo de los ingresos del solicitante, de sus gastos fijos y de si ya es cliente de la empresa prestamista. Cada empresa de capital privado tiene sus criterios para decidir cuánto dinero va a prestar a cada persona en concreto, lo hará dependiendo del origen de sus ingresos y de su capacidad de endeudamiento.

Por lo general, las empresas de capital privado ofrecen una determinada cantidad a cada cliente de manera individual después de haber recibido su solicitud. Aunque es cierto que en sus anuncios ofrecen determinadas cantidades de dinero, ya sean pequeñas o elevadas, esas cantidades se refieren al máximo dinero que prestarán a un nuevo cliente, y ello dependiendo de su solvencia.

Pero, como cada empresa prestamista tiene sus criterios, una puede denegar el crédito a un cliente y otra aceptarlo con las mismas condiciones. Habitualmente, la cantidad de dinero que prestan la primera vez a un cliente nuevo no suele ser muy elevada, es en los créditos posteriores, y si el dinero se ha devuelto sin ninguna incidencia, cuando la cantidad de dinero que ponen a disposición de su cliente va incrementando.

¿Qué tener en cuenta al solicitar un crédito rápido?

Los créditos rápidos pueden ser una solución y también una tentación, por la facilidad que dan las empresas de capital privado para concederlos y por lo fácil que es rellenar el formulario a través de un ordenador o de un smartphone. Sin embargo, no es un dinero regalado, es una deuda que se contrae y a la que se debe hacer frente en un corto período de tiempo, generalmente en 30 días dependiendo de la cantidad prestada. Es un dinero que se está comprando y, como sucede con cualquier producto que se compra, es necesario tener en cuenta algunos aspectos. En el caso de los créditos rápidos son:

  • El TAE. Determinará cuánto se está pagando en realidad por el crédito rápido y si existen otras comisiones.
  • El tiempo de devolución. Cuanto más tiempo se tarde en devolver el dinero más intereses se van a pagar, ya que los intereses se calculan diariamente, no mensualmente.
  • La posibilidad de devolver el dinero antes de que venza el plazo. Algunas empresas de capital privado dan esa posibilidad, otras no. Si se devuelve el dinero antes de que el plazo haya vencido, se pagará menos por él.
  • La posibilidad de solicitar una prórroga para la devolución de la deuda. En ocasiones ocurre que, llegado el día del pago, no es posible hacer frente a la deuda. Algunas empresas de capital privado permiten solicitar una prórroga, siempre y cuando el cliente se ponga en contacto con ellos antes del día fijado para abonar el crédito rápido. Esto conlleva unos gastos, pero es mejor que incurrir en una situación de mora, lo que será más costoso.
  • Cuándo llegará el dinero a la cuenta. Los créditos rápidos, por lo general, se solicitan cuando se necesita una cierta cantidad de dinero de inmediato. Casi todas las empresas de capital privado envían el dinero a la cuenta de su cliente minutos después de haber sido aprobado el crédito; sin embargo, el tiempo que va a tardar en llegar a la cuenta del cliente dependerá de si se trata de una cuenta bancaria perteneciente al mismo banco con el que trabaja la entidad y del día y la hora en que se ha llevado a cabo la solicitud y la aprobación. Si se solicita un viernes, puede ocurrir que el dinero no esté disponible hasta el lunes.
  • Leer atentamente y asegurarse de comprender el acuerdo que se va a aceptar y sus consecuencias. Aunque la cantidad solicitada sea baja, cuando se solicita un crédito se están aceptando una serie de cláusulas que es necesario comprender a la perfección. Si bien el tiempo del acuerdo puede durar únicamente 30 días, la vida es cambiante y no se puede tener siempre la seguridad de poder cumplirlo. Es necesario saber cuáles van a ser las consecuencias y cómo encontrar una solución antes de que estas tengan lugar. Si existen términos o cláusulas que no se comprenden, es necesario llamar por teléfono para asegurarse de qué se va a aceptar.
  • La responsabilidad. Los créditos rápidos son productos financieros para ser utilizados con responsabilidad. Se trata de una deuda, y el endeudamiento siempre debería ser inteligente. Es mejor solicitar un crédito para invertir ese dinero en algo que va a proporcionar algún tipo de ganancia.