1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. Errores que debes evitar a la hora de elegir un préstamo

Errores que debes evitar a la hora de elegir un préstamo

Saber elegir préstamo

Tanto particulares como empresas, en algún momento se pueden ver en la situación de tener que solicitar un préstamo para comprar algún bien o para que la empresa pueda seguir adelante.

Aunque las entidades bancarias estuvieran varios años sin apenas conceder créditos, en la actualidad ya están un poco más dispuestas a concederlos. Cuando las entidades bancarias denegaban préstamos, fueron las empresas de capital privado las encargadas de poner solución a la situación financiera puntual de muchas personas y empresas. Sin embargo, algunas de esas personas y empresas cometieron errores al elegir el préstamo que más les convenía y su finalidad, esto puede tener como consecuencia un sobreendeudamiento y la imposibilidad de hacer frente al pago del préstamo.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Por ello, si vas a solicitar un préstamo, los errores que no debes cometer son:

  • No informarte adecuadamente. Cuando solicitas un préstamo, vas a firmar un contrato el cual debes cumplir. Antes de aceptar el dinero, debes saber qué condiciones vas a aceptar. Un préstamo conlleva intereses, un plazo de tiempo para devolverlo, comisiones, quizás seguros, debes conocer la TAE que habéis acordado para saber cuánto te va a costar ese dinero en realidad…
  • Pedir más dinero del que se necesita. Antes de solicitar un préstamo, es necesario calcular cuánto dinero se necesita en realidad. Pedir más dinero puede ser una tentación, pero también se van a pagar más intereses por lo que, finalmente, va a resultar mucho más caro.
  • No elegir el tiempo de devolución correcto. Si se elige un plazo de tiempo largo para devolver el préstamo, las cuotas mensuales serán menores. Sin embargo, a la larga, ese préstamo va a salir más caro, pues los intereses se pagan cada mes. Cuanto menor sea el tiempo de devolución, más barato será el préstamo.
  • No prestar atención a los productos vinculados. Algunas entidades ponen condiciones a sus clientes para concederles un préstamo. Esto puede ser domiciliar la nómina, recibos, contratar seguros… antes de aceptar cualquier condición es necesario saber si realmente nos conviene. Quizás al cambiar de banco se pierdan unas condiciones que se tienen por antigüedad, o no nos convengan otras condiciones que nos exigen.
  • Sobrepasar la capacidad de endeudamiento. Las cuotas que se van a pagar por un préstamo no deben ser superiores al 35 o 40% del dinero que quede cada mes después de haber hecho frente a todos los gastos fijos, estos son el pago de la hipoteca o alquiler, recibos, el pago de otros créditos… y cualquier gasto que se tenga todos los meses. Los imprevistos ocurren, si sobrepasas tu capacidad de endeudamiento no podrás hacer frente al pago del préstamo.
  • No saber las condiciones de pago. Antes de firmar un contrato sobre un préstamo, debes saber qué condiciones estás aceptando. Además de informarte de cuánto vas a pagar por el préstamo en realidad, también has de saber si es posible devolver el préstamo antes de la fecha acordada y así pagar menos intereses, y también qué ocurre en el caso de no realizar el pago en la fecha indicada.
  • No contactar con la entidad en el caso de no poder realizar el pago. Puede ocurrir que, por mucha buena voluntad que se tenga y por muy planeado que estuviese, hacer frente al pago del préstamo algún mes no se pueda. En ese caso, es muy importante contactar con la entidad que ha concedido el préstamo antes de que llegue el día del pago y no se pueda realizar. Las entidades, bancarias y de capital privado, no quieren llegar a un juicio, para ellas es mejor negociar otro plazo de tiempo. Si te encuentras en ese problema, contacta con la entidad que te ha concedido el préstamo, encontraréis una solución. De no hacerlo, se generarán intereses de demora y la deuda se encarecerá, también afectará al historial crediticio del cliente, de este modo, no podrá solicitar un préstamo a ninguna otra entidad, ni financiera ni de capital privado.
  • Tener otros préstamos o créditos. Antes de solicitar un préstamo, debes liquidar las deudas que tengas por otros préstamos. Acumular pagos todos los meses solo hará que tu economía se vea afectada, no disfrutarás del dinero y vivirás con mayor ansiedad
  • No tener en cuenta el endeudamiento inteligente. Si vas a solicitar un préstamo, ten en cuenta que es un dinero que estás comprando, piensa si realmente lo necesitas y para qué. El endeudamiento inteligente consiste en pedir dinero prestado para invertirlo y generar ganancias. Si vas a solicitar dinero para mejorar tu negocio o para comprar un vehículo como herramienta que necesitas para ganar más dinero, entonces te estás endeudando de manera inteligente. Si, por el contrario, ese dinero lo vas a emplear en un bien de consumo rápido, estarás un tiempo pagando por algo que ya no tienes y que te ha costado más caro de lo que en realidad valía.