1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. El seguro de crédito, protección de empresas frente a impagos

El seguro de crédito, protección de empresas frente a impagos

seguro credito

Si tienes algún imprevisto económico y estás pensando en solicitar un préstamo personal o un crédito, es importante que te informes cuáles son los conceptos de los costes que están incluidos en el precio final del préstamo. En este sentido, hay algunas empresas que incluyen entre estos costes el seguro de crédito, por eso, te explicamos todo lo que tienes que saber sobre él.

¿Qué es el seguro de crédito?

El seguro de crédito es la póliza de seguro que cubre el riesgo de impago por parte de un deudor. Con este seguro, las entidades financieras pueden protegerse en caso de que un deudor se declare insolvente, o hayan pasado los plazos establecidos en el contrato sin haber sufragado su deuda.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

¿Por qué es importante que exista un seguro de crédito en los contratos de préstamo?

Este instrumento proporciona seguridad en el cobro de los créditos o préstamos y, por ende, reduce la incidencia que estos impagos reflejan en los resultados empresariales, en la liquidez y en la estabilidad económica de las entidades financieras.

Por ello, un seguro de crédito les permite convertir el riesgo de insolvencia de los clientes en un coste fácilmente presupuestable, absorbible y fiscalmente deducible. Además, también permite planificar nuevas operaciones comerciales sin asumir riesgos y enfrentarse al mercado de clientes sin temer a los impagos.

¿Cómo funcionan los seguros de créditos?

Cuando se contrata un seguro de crédito, la compañía aseguradora está en la obligación de indemnizar al asegurado, en este caso, a la entidad financiera, las pérdidas finales por concepto de una insolvencia definitiva del cliente o deudor. Esta operación debe llevarse a cabo dentro de los límites que establece la Ley y los que establece el propio contrato firmado entre ambas partes.

Para que el seguro de crédito actúe, deben presentarse los siguientes parámetros:

  • Que el deudor se haya declarado en quiebra mediante resolución judicial
  • Que se haya aprobado judicialmente un convenio que fije la condonación del importe adeudado
  • Que la entidad financiera y la empresa aseguradora consideren que el crédito o préstamo resulte incobrable
  • Que judicialmente haya habido un mandamiento de ejecución de bienes, sin que sean suficientes para cubrir la totalidad del pago

Sin embargo, antes de que pudieran darse las situaciones anteriores, pasados 6 meses desde que la entidad financiera haya informado a la compañía aseguradora del impago del crédito, esta última abonará a la empresa prestadora el 50% de su responsabilidad por el crédito asegurado. Este abono se hace provisionalmente y forma parte de la indemnización final o definitiva.

¿Cuánto podrá ser esta indemnización definitiva? La cantidad que deberá pagar la aseguradora a la entidad financiera vendrá determinada por el porcentaje de la pérdida final que se fijó en el contrato de crédito. Esta cantidad debe incluir, además del crédito impagado, los gastos por recobro, gastos procesales y cualesquiera otros pactados. Esta cantidad no podrá ser inferior al 50% de la pérdida final, ni deberá comprender los beneficios de la entidad financiera.

Características del seguro de crédito

  • Es un seguro sencillo
  • Muy fácil de usar y de comprender
  • Es económico, dada su alta rentabilidad y su coste
  • Se adapta a los requerimientos de cualquier empresa
  • Es flexible en función de los riesgos impagos asegurados
  • Son muy fáciles de tramitar
  • Tienen un margen amplio de operatividad
  • Cuentan con un proceso sencillo de cancelación

¿Los seguros de crédito son muy caros?

El coste del seguro de crédito se establece de acuerdo al riesgo que se va a asegurar. En el caso de las entidades financieras, este coste viene dado de acuerdo a la cantidad del préstamo que se va a conceder.

Algunas empresas establecen una tasa de prima de acuerdo a cada duración del crédito (30 días, 60 días, 90 días, etc.). Hay otras que aplican una prima única en una escala de plazos, por ejemplo, duraciones entre 30 y 180 días aplican la misma tasa de prima.

Cada caso es diferente. Para llegar al coste del seguro de crédito, se valora el riesgo analizando un elevado número de parámetros que tienen que ver, tanto con el asegurado como con su clientela. También hay que recordar que los servicios asociados a cada póliza que se contrata pueden encarecer también esta prima.

Además de la cobertura ante impagos, ¿qué otros servicios ofrecen los seguros de crédito?

Los seguros de crédito ofrecen otros servicios que garantizan una mejor gestión del crédito. En líneas generales son:

  1. Evaluación y selección de la cartera de clientes para identificar los riesgos
  2. Vigilancia permanente de la solvencia de los clientes del asegurado
  3. Recuperación de los impagados en todo el territorio español y, en algunos casos, en el extranjero
  4. Gestión y tramitación de los siniestros de impagos a través de plataformas por Internet

¿Y las coberturas de estos seguros varían?

Las coberturas de los seguros de crédito varían en función de la empresa que las solicita y la compañía aseguradora, por lo que no comprenderán los mismos beneficios para una entidad financiera, una PYME o una gran empresa. Existen diferencias, pero su principio siempre es el mismo, ofrecer seguridad ante los impagos de clientes o de terceros en un contrato. Puede cubrir el riesgo de las ventas, mora prolongada, concurso de acreedores, créditos incobrables, insuficiencia de bienes, etc.