1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. El juicio Monitorio, el instrumento para cobro de morosos

El juicio Monitorio, el instrumento para cobro de morosos

juicio monitorio préstamo

El juicio Monitorio es el instrumento legal para cobrar una deuda. Se trata de un juicio sencillo que puede ser iniciado cuando existe una deuda por dinero. En dicho juicio solo se puede reclamar dinero, no objetos ni labores. Puede ser iniciado cuando el acreedor pueda demostrar que existe una deuda dineraria de cualquier naturaleza. Para que el juicio Monitorio pueda llevarse a cabo, se deben dar ciertas circunstancias:

  • Debe tratarse de una deuda por dinero. Ha de ser por dinero legal, en moneda actual nacional o extranjera.
  • La deuda debe haber vencido. El plazo de tiempo para hacer frente a la deuda debe haberse extinguido, no se puede tratar de una deuda futura.
  • Debe tratarse de una deuda exigible. Para que se dé este caso, no debe tratarse de una deuda que se establece por hacer algo a cambio de otro acto o que esté sujeta a ninguna condición.
  • La deuda será determinada, de una cantidad de dinero concreta.

Así, si vas a pedir un crédito, ten en cuenta que deberás poder hacer frente a tu deuda para no tener que enfrentarte a un juicio Monitorio.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

¿Dónde se realiza el juicio Monitorio?

El juzgado competente para realizar un juicio Monitorio será el de primera instancia que corresponda a la localidad en la que vive el deudor, y pueda ser hallado y notificado. En el caso de las comunidades de propietarios que se encuentran con un inquilino que debe una cantidad de dinero, pueden elegir entre realizar un juicio Monitorio en la localidad en la que se encuentra la finca o, si el deudor tiene una segunda residencia, en la localidad en la que se encuentra esta segunda residencia. En el juicio Monitorio no existe un límite de cantidad de dinero a reclamar.

¿Cómo funciona un juicio Monitorio?

Primero se deberá hacer una petición ante el juzgado que corresponda, para ello no es necesario abogado ni procurador. En dicha petición se señalará:

  • La identidad del deudor
  • El lugar en el que puede ser hallado y notificado
  • La cuantía de la deuda y su origen

Se deberán presentar los documentos necesarios que demuestren la existencia de la deuda. Estos documentos pueden ser de cualquier clase, siempre y cuando estén firmados por el deudor o lleven su sello, marca, impronta o cualquier otra señal física o electrónica que demuestre su identidad.

También se pueden presentar albaranes de entrega, facturas, telegramas, telefax, certificaciones u otros documentos que, aunque hayan sido creados por el acreedor unilateralmente, sean los que de manera habitual documentan los créditos y deudas en la relación entre el deudor y el acreedor.

Junto a los documentos que acreditan la deuda, se pueden aportar documentos comerciales que demuestran que anteriormente hubo una relación duradera. En el caso de las Comunidades de propietarios, se pueden presentar certificaciones de impago de cantidades de dinero en concepto de gastos comunes.

Posteriormente, cuando el juzgado ha admitido la petición del juicio Monitorio, el Secretario Judicial llevará a cabo el requerimiento de pago al deudor, dándole un plazo de veinte días hábiles para saldar su deuda. Si así lo hace, el procedimiento quedará archivado.

En el caso de que el deudor no pague en el plazo de veinte días ni se presente en el juzgado para demostrar que no debe la cantidad reclamada, se declarará terminado el proceso y el acreedor podrá iniciar la ejecución del cobro de esa cantidad mediante el embargo de nóminas, vehículos, bienes, cuentas corrientes y todo lo que sea embargable.

El deudor puede oponerse a la petición del monitorio personándose en el juzgado y manifestando por escrito el motivo por el que no debe esa cantidad, total o parcial, de dinero. En el caso de que el deudor no se encuentre en el domicilio que se ha hecho constar en la demanda, el acreedor puede pedir al juzgado que averigüe su domicilio. Si se encuentra en la misma localidad a la que corresponde el juzgado encargado, se le requerirá allí, si su domicilio actual no corresponde a esa localidad o no se le encuentra, el juicio Monitorio quedará archivado.

En el caso en que el deudor se oponga al juicio Monitorio presentando un escrito de oposición ante el juzgado dentro del plazo, firmado por abogado y procurador si se trata de una deuda superior a 2.000 euros, se iniciará un juicio. Si la deuda es superior a 6.000 euros y el deudor ha presentado su oposición, el acreedor debe volver a reclamarla dentro del plazo de un mes desde el traslado del escrito de oposición del deudor. De no hacerlo así, se archivarán las actuaciones y el acreedor será condenado a pagar los costes.

El impago de un alquiler también puede dar lugar al inicio de un juicio Monitorio, siempre y cuando el propietario pueda demostrar dicho impago aportando la documentación necesaria al juzgado. Del mismo modo, el inquilino puede oponerse al Monitorio demostrando el por qué no le corresponde pagar la cantidad de dinero que se le solicita.