1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¡El cielo existe! y llega en forma de préstamos rápidos sin aval

¡El cielo existe! y llega en forma de préstamos rápidos sin aval

A diferencia de los bancos tradicionales, la aparición de pequeñas entidades de financiación ha favorecido el hecho de que los préstamos personales sean mucho más accesibles a los clientes que años atrás.

Los consumidores reclamaban una financiación más ágil y flexible con el fin de obtener préstamos en cierta medida más pequeños y para los que la antigua banca ponía demasiados inconvenientes.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Como es sabido, la gran revolución tecnológica ha permitido prescindir de un sinfín de trámites burocráticos para obtener el mismo desenlace: la financiación de necesidades súbitas e imprevistas.

En la actualidad, el consumidor no va a tener que permanecer durante largas colas de espera para conocer si es posible que le concedan cierta cantidad de dinero. Ya no va a resultar necesaria la preparación y entrega de documentación en soporte físico, sino que por el contrario todo este proceso se va a ver impulsado de manera rápida gracias a la tramitación de préstamos rápidos sin aval.

Cómo conseguir préstamos ágilmente sin necesidad de prestar garantía

Generalmente para que al consumidor se le concediese un préstamo, incluso los de menor entidad, se requería que se prestase algún tipo de garantía.

La necesidad de contar con un inmueble, un activo o una tercera persona que se comprometiese a pagar para el caso de que no lo hiciese el obligado principal dificultaba la necesidad de financiación de muchas personas.

En virtud del aval, una tercera persona (avalista) se compromete a satisfacer el pago del préstamo y sus intereses, si se han estipulado, en el caso de que no lo haga el deudor principal (avalado).

Este escenario ha experimentado grandes cambios como consecuencia de la creación de pequeñas entidades financieras que tratan de colmar las insuficiencias del mercado económico ofreciendo soluciones más flexibles que se adapten a las concretas necesidades del cliente.

Por otro lado, la llegada de los comparadores de préstamos como herramienta para que el cliente escoja entre un abanico de posibilidades El uso de esta herramienta permite contrastar cuál será el coste que conlleve solicitar un crédito entre distintos bancos o entidades financieras, unido al desarrollo de las tecnologías va a facilitar aún más todo este proceso.

El hecho de prescindir de aval conlleva facilitar la accesibilidad a la liquidez por vía del préstamo, toda vez que el solicitante de un préstamo sin aval reduce el tiempo de espera de la concesión de la cantidad solicitada. En efecto, suprimir el trámite del aval coloca al cliente en una posición cuasi-segura ante el reconocimiento del préstamo.

En esta situación desaparecen los posibles obstáculos, a veces insalvables, como son aquellos que sitúan al futuro deudor en la necesidad de acudir a un tercero que garantice el pago en aquellos supuestos en los que el deudor principal no satisfaga la deuda.

Una vez más, se reducen los requisitos y tiempos en la concesión de liquidez al usuario.

El procedimiento se convierte en un trámite sencillo: se inicia cumplimentando un formulario al que se puede acceder de forma telemática a través del portal de la web correspondiente a la entidad prestamista. La aportación de documentación se encuentra también sensiblemente simplificada: El futuro prestatario sólo debe facilitar sus datos personales (nombre, apellidos, DNI/NIE, teléfono de contacto o correo electrónico), el número de cuenta bancaria donde desea que se realice el ingreso objeto del préstamo, la cantidad solicitada, el período de amortización y el número de cuotas correspondientes.

¿Qué coste me va a suponer conseguir un préstamo de estas características?

Con gran frecuencia solicitar un préstamo sin aval suele ir unido a la creencia de que ello nos va a suponer un mayor coste o la aplicación de un tipo de interés más elevado.

El cliente podría pensar que accede a un préstamo de forma más sencilla a cambio de un encarecimiento de las condiciones objeto del contrato.

La existencia de los ya aludidos comparadores de préstamos desvirtúa esta posible creencia. Gracias al rastreo de los préstamos ofrecidos por distintas entidades con similares características se permite escoger la opción más ventajosa económicamente y menos gravosa para el cliente.

La pregunta fundamental que se plantea todo consumidor de este tipo de servicios es: ¿La supresión de trámites encarece la operación? La respuesta a este interrogante tiene mucho más valor que en otros supuestos en los que la estética del producto o la calidad del mismo resultan determinantes en la venta.

La mayor competencia entre las entidades financieras de nueva creación hace posible que disfrutar de liquidez de forma fácil y corta en el tiempo, ahorrando trámites y costes, sea factible.

De igual forma, debemos añadir una ventaja más en este tipo de contratos: con el fin de evitar las consecuencias de la famosa “letra pequeña”, los términos del préstamo sin aval deben estar redactados de la forma más transparente posible, sin que la redacción de cláusulas ambiguas u oscuras conduzca al cliente al error.