1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Cuándo son buena idea los préstamos urgentes?

¿Cuándo son buena idea los préstamos urgentes?

Los préstamos urgentes, que en la mayoría de los casos se solicitan a través de la web, son una buena solución para obtener dinero en muy poco tiempo (algunas veces, en sólo 24 horas).

Sin embargo, hay que poner especial atención a la cantidad de intereses que pueden cobrarte, ya que suelen ser mucho mayores que en el caso de un crédito personal convencional.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 21)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.6 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Luna Credit
Puntuación: 4.5 (Número de puntuaciones: 2)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Pero, antes de embarcarte a solicitar un préstamo urgente, debes preguntarte si va a ser buena idea.

Motivos por los que son buena idea los préstamos urgentes

A continuación, indicamos los casos en los que esta solicitud es acertada:

Para pagar pequeñas deudas atrasadas pero con liquidez en un futuro para hacerlas frente: si ha habido una deuda atrasada y se tiene la certeza de que se va a poder pagar posteriormente, un préstamo urgente puede ser la solución. Hay que hacer bien las cuentas previamente de cuanto saldría la cuota a pagar y el tiempo. Se debe tener solvencia y poder guardar una cantidad para emergencias como estas en los próximos meses.

Si no se puede pedir un préstamo personal convencional por estar en ASNEF u otros: cuando ha habido uno o varios impagos, la deuda pasa a las lista de ASNEF y otros ficheros de morosos. Estar en esta lista hace sonar las alarmas en varias entidades financieras, negando el crédito aunque sea poca cantidad. Los préstamos urgentes, aunque verifiquen también si estás en estos listados, son más flexibles.

Para poder pagar gastos por atrasos de pagos: muchas veces, y sobre todo en préstamos hipotecarios, se tienen las cuotas pagadas al día pero se deben intereses o gastos de demora que no se pueden afrontar a tiempo. El poder solicitar préstamos urgentes hacen que uno pueda igualarse en el pago de estos costes e ir al día con tranquilidad.

Para comprar instrumentos o maquinaria de trabajo: tales como un ordenador nuevo que se acaba de romper, un teléfono móvil, una tablet, un coche, una moto…y cualquier otro elemento o maquinaria imprescindible para poder trabajar de inmediato y no perder ingresos.

¿Qué conceptos hay que tener en cuenta para valorar si es el momento adecuado de pedir un préstamo urgente?

Es recomendable no tirarse de cabeza a la piscina a la hora de solicitar préstamos urgentes. Un breve análisis del porqué se quiere solicitar el préstamo, así de las condiciones financieras y personales de cada uno, ayudará a valorar si es buena idea solicitar este crédito y que no sea un problema futuro.

Además de analizar si se está en la situación de los anteriores puntos, es aconsejable preguntarse:

  • ¿Tengo contrato fijo o estable?
  • ¿Tengo solvencia económica suficiente para solicitar el préstamo por x cantidad?
  • ¿Soy autónomo, pero facturo bastante?
  • ¿Tengo en cuenta los gastos de apertura y liquidación del préstamo urgente, independientemente del dinero que quiero solicitar?
  • ¿Tengo email, cuenta bancaria, teléfono y DNI en orden?
  • ¿Tengo en mi poder las últimas nóminas, copia el contrato, justificantes de solvencia, etc. para demostrar que puedo devolver el préstamo?
  • ¿Tengo en cuenta que algunos préstamos urgentes deben devolverse en 15 días, un mes o poco más?
  • ¿Necesito realmente todo el dinero que voy a pedir?
  • ¿Estoy en ASNEF, RAI, etc.?
  • ¿Puedo justificar a la entidad financiera para que quiero realmente el dinero?
  • ¿Sé que la mayoría de entidad financiera solo me van a dar el 60-70% si deseo comprar una máquina o similar?
  • Si tengo un negocio, ¿sé que el banco me solicitará el flujo de caja adecuado? Las entidades investigarán si tu negocio está en auge y si puede demostrar que el flujo de caja será tres veces mayor a la cantidad que deseas pedir.
  • ¿El dinero solicitado permitirá que mi negocio crezca? No es aconsejable destinar ese dinero de préstamos en sectores que no van a crecer o beneficiar a la empresa, sino al contrario (por ejemplo, marketing online, ventas, mejora del producto, I+D, etc.).
  • ¿Puedo mejorar la puntuación de crédito a través de otros medios? Para facilitar la mejora de la solicitud del crédito y que salga aprobado, es posible que puedas cancelar alguna tarjeta de crédito o acabar de pagar una compra a plazos, por ejemplo.
  • ¿Tengo en cuenta que cuantos más créditos tenga pendientes, menos probabilidades tendré de que me aprueben el préstamo personal? Los créditos, cuanto antes se puedan liquidar, mucho mejor.
  • Aunque suene trágico: ¿tienes en cuenta de que si fallecieras la deuda la tendría que pagar la familia? Si falleces, la deuda sigue pendiente y no prescribe. Se puede embargar los bienes y aun así el cónyuge o los hijos tendrían que pagar la deuda pendiente. Es importante también contratar un seguro de daños y perjuicios personales para evitar esto.

Si a alguna de estas cuestiones has contestado que NO, es importante que estudies bien el caso o hagas los trámites puntuales necesarios antes de que solicitar un préstamo urgente.