1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Cuáles son las financieras de préstamos que podemos encontrar en el mercado?

¿Cuáles son las financieras de préstamos que podemos encontrar en el mercado?

Aunque existen una multitud de tipos de financieras, lo cierto es que puede resultar algo complicado definir este concepto de una forma clara. En realidad, dentro de las entidades financieras, englobaríamos todas aquellas empresas y negocios, ya sean públicos o privados, que tienen una cierta actividad dentro del universo financiero; ya sea ofreciendo productos de inversión, créditos o depósitos.

Hoy hablaremos de un producto financiero muy concreto: los préstamos. Y analizaremos las distintas entidades financieras que pueden ofrecernos la posibilidad de solicitar un crédito.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

¿Qué tipos de financieras de préstamos existen?

Aunque existen muchísimos tipos de entidades financieras que pueden ofrecer préstamos, lo cierto es que tan solo algunas están a disposición del público en general. Estas son las financieras más utilizadas hoy en día:

  • Bancos: son empresas privadas, y sin lugar a dudas, el tipo de financiera más utilizada por todo el mundo. De hecho, es difícil que una persona del primer mundo no cuente con su debida cuenta corriente ya que en realidad, es un recurso que toda persona necesitará en cierto momento de su vida. Un banco ofrece muchos tipos de productos financieros como los depósitos, las cuentas de ahorro, los productos de inversión y por supuesto, los préstamos y créditos. Al ser un recurso financiero tan popular, la mayoría de personas optan por acudir a los bancos cuando necesitan un préstamo, ya sea personal o de tipo hipotecario.
  • Cajas de ahorro: aunque mucha gente suele confundir los bancos con las cajas de ahorro, lo cierto es que son dos tipos de empresas financieras de naturaleza muy distinta. En ambos casos, estaríamos hablando del mismo tipo de actividad y servicios financieros. No obstante, una caja de ahorro, a diferencia de un banco, opera sin ánimo de lucro. Es decir, no tiene la obligación de pagar impuestos porque destina gran parte de sus beneficios a una obra social en concreto.
  • Cooperativas de crédito: se trata de un tipo de empresa muy específica. En este caso, el tipo de compañía es una cooperativa, tal y como indica su nombre, y lleva a cabo como actividad principal la venta de productos de créditos.
  • Financieras comerciales (ligadas a un comercio en concreto): aunque los comercios en sí son un tipo de empresa muy distinta a los bancos o las entidades financieras, muchos de estos han crecido lo suficiente como para contar con su propia financiera. Un claro ejemplo es el Corte Inglés, una cadena de grandes almacenes que cuenta con su propia financiera y una tarjeta de crédito que da la posibilidad a sus clientes de poder realizar compras a plazos. Esto también es una técnica muy empleada por los concesionarios de coches. Aunque muchas personas siguen recurriendo a los bancos para este tipo de préstamos, los concesionarios ofrecen la posibilidad de financiar la compra del coche en el propio comercio a través de su propia financiera, lo que a su vez, es una estrategia para elevar las ventas.

¿Qué productos de financiación ofrecen este tipo de entidades financieras de préstamos?

Aunque creamos que los préstamos son el único tipo de financiación que existe, las financieras clasifican sus productos en tres categorías:

  • Préstamos: en este caso, estaríamos hablando de una cantidad de dinero que se deja al cliente, la cual deberá ser devuelta a la entidad bajo unas condiciones previamente pactadas.
  • Hipotecas: una hipoteca también es un tipo de préstamo, solo que este está adaptado a un bien en concreto, que en este caso sería un inmueble. En los préstamos hipotecarios, es el propio inmueble el que funciona como aval y garantía del cliente.
  • Tarjetas de crédito: este tipo de tarjetas son en realidad un crédito. Cuando pagamos varias compras con una tarjeta de crédito, no nos están descontando al momento es dinero en la cuenta, sino que el banco nos está prestando un dinero a crédito que luego deberemos devolver. Normalmente, el abono de este crédito se hace a final de mes.

Estos productos de financiación no solo tienen un distinto origen y naturaleza, sino que además, sus condiciones también son muy distintas, sobre todo en materia de intereses y comisiones. En el caso de las hipotecas, nos encontramos con préstamos mucho más grandes y que hay que devolver largo plazo, lo que suele conllevar unos intereses más bajos.

En segundo lugar, estarían los préstamos de tipo personal, que suelen tener unos intereses más altos que las hipotecas, y se devuelven en un plazo entre corto y medio.

Por último, las tarjetas de crédito vendrían a ser el tipo de financiación más cara. El límite de crédito suele estar ligado al cliente en sí y a su solvencia. El plazo de amortización también es el más corto, ya que el crédito deberá ser abonado al final de cada mes, a no ser que estipulemos un pago a plazos.