1. Crediteria.es
  2. >
  3. Info para deudores
  4. >
  5. Créditos personales con ASNEF, ¿qué los diferencia de aquellos para PYMES?

Créditos personales con ASNEF, ¿qué los diferencia de aquellos para PYMES?

Lo créditos con ASNEF están especialmente indicados para aquellos usuarios que han sido
incluidos en este fichero de morosos por un impago. Permiten acceder al producto
financiero a personas consideradas morosas y que de otra manera, o de no existir estos
créditos no podrían obtener financiación.

Mientras que los créditos para PYMES suponen una inyección económica para pequeñas y
medianas empresas que o bien están empezando o quieren ampliar su proyección
empresarial.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 21)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Requisitos, condiciones, opiniones… ¡Todo sobre Sol Crédito!
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wandoo: su transparencia es su mayor fuerza
Puntuación: 4.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Una de las similitudes más fuertes en estos tipos de préstamos son los créditos con RAI. El
RAI un fichero similar a ASNEF pero donde son incluidas las empresas con impagos. Estas
empresas tienen el mismo problema que los particulares que se encuentran incluidos en
ASNEF, sin embargo gracias a los créditos rápidos en ambos casos ya es posible disfrutar
de financiación.

Además ambos tipos de créditos exigen pocas condiciones y suponen una manera sencilla
y rápida de obtener liquidez económica.

Créditos con ASNEF

No necesariamente un usuario que esté incluido en ASNEF tiene que deber una gran
cantidad de dinero. Es posible estar incluido en este fichero por una simple factura. Sin
embargo, para las grandes entidades bancarias, no hay ninguna distinción entre un usuario
que deba una gran cantidad o una pequeña suma de dinero, si un cliente está incluido en
ASNEF es considerado moroso.

Por ese motivo, las compañías financieras no suelen confiar en estas personas y es habitual
que un banco no quiera tramitarles un crédito o una hipoteca. Mientras que, una empresa
de telecomunicaciones puede optar por no querer a estos usuarios como clientes y otras
compañías puedan denegar cualquier cantidad económica extra simplemente con ver el
nombre de esa persona incluido en esta lista.

Los créditos con ASNEF resuelven este problema. Estos créditos son ofertados por
prestamistas cuyas condiciones de contratación son mucho más relajadas, de esta manera
permiten que incluso los clientes que son considerados como morosos puedan tener acceso
al crédito.

Estos productos financieros son justos, transparentes y de fácil y rápida adquisición. Estos
créditos rápidos con ASNEF exigen al usuario menos requisitos allanando una solución
económica que sin estos productos no sería posible. Abren una nueva puerta al consumo al
igual que los créditos para PYMES.

Créditos para PYMES

Son un tipo de créditos que pueden contratar las pequeñas y medianas empresas para
financiar sus operaciones. Aunque reciben este nombre, en realidad las PYMES pueden
conseguir tanto préstamos para empresas como líneas de crédito, así como otros productos
de financiación diseñados para cubrir necesidades más concretas (anticipos de facturas,
descuentos de pagarés, etc.).

Las pólizas de crédito son una de las fórmulas de financiación preferidas por las PYMES.
Pero tras la crisis inmobiliaria, muchos bancos decidieron no renovar las pólizas de crédito
que tenían concedidas con las pequeñas y medianas empresas, por lo que muchas tuvieron
que echar el cierre ante la imposibilidad de devolver sus préstamos a corto plazo para
financiar circulante.

Por eso, muchas PYMES se hayan decidido por pedir créditos sin aval, un tipo de crédito
muy similar a los préstamos personales con ASNEF. En este caso la condición que lo hace
tan atractivo es la confianza que deposita el prestamista en la PYME. Es decir, si en los
créditos con ASNEF el dinero era prestado incluso reconociendo al usuario como un moroso
en este tipo, la empresa no necesita justificar el aval.

De nuevo, son créditos con un bajo importe que facilitan la obtención del dinero sin implicar
las garantías personales. Es otro de los productos financieros que parecen inaccesibles
pero que gracias a la ingente oferta en Internet de préstamos rápidos las empresas han
podido ver crecer su crédito incluso sin aval de los socios o sin una hipoteca.

Ahora bien hay que saber cómo pedir el dinero en el caso de préstamos para empresas sin
aval. El problema es que conseguir un crédito para emprendedores es algo difícil, así como
para aquellas PYMES que tienen algún tipo de impago en listas de morosos como RAI,
porque son un tipo de clientes con mucho riesgo al igual que los particulares que están
incluidos en ASNEF.

En estos préstamos, las cantidades se reducen pero posibilitan la obtención de un pequeño
capital sin condiciones muy exigentes y de manera rápida. Estos créditos sin aval llegan a
prestar hasta 3000 euros.

Para cantidades superiores a los 6000 euros lo normal es que haya que aportar garantías
personales y no se pueda conseguir dinero con créditos para empresa sin aval. De ahí, que
muchas PYMES, en especial las más pequeñas, acaben recurriendo a créditos para
particulares en lugar de pedir préstamos.

Con la llegada al mercado financiero de los mini créditos, hoy en día es más fácil pedir
dinero a un prestamista particular que a un banco o caja. Y aunque al ser financiación a
muy corto plazo, menos de 30 días, permite que los autónomos, micro empresas o incluso
personas con ASNEF puedan contar con un pequeño capital de dinero para afrontar
cualquier tipo de crisis económica.