1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. Créditos para vivienda: ¿cuál elegir?

Créditos para vivienda: ¿cuál elegir?

comparar créditos para vivienda

En la actualidad, las entidades bancarias ofrecen, para comprar una vivienda, aproximadamente el 80% de la tasación de la misma, aunque dependerá de la capacidad que estime el banco que tiene su cliente para devolver el dinero prestado. Esto hace que las personas que desean comprarse una vivienda deban contar con ese 20% que falta para poder hacer frente a la compra, y lo pueden hacer a través de sus ahorros (lo más recomendable) o acudir a un préstamo, lo que provocará que su deuda se encarezca.

Aún así, no es fácil que un banco conceda una hipoteca, para hacerlo, el cliente debe reunir una serie de requisitos que no siempre son posibles, como tener ahorrado el más del 35% del valor de la vivienda, un trabajo estable y una nómina que ronde los 2.000 euros, o esa cantidad entre dos personas si son dos quienes solicitan la hipoteca.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Ante estas situaciones, algunas personas optan por contratar una hipoteca con una empresa de capital privado. Es una buena opción si se tiene la seguridad de que se va a poder hacer frente a la deuda.

¿Solicitar un crédito para vivienda al banco o a una empresa de capital privado?

Cuando se solicita un crédito para la vivienda, ya sea para realizar reformas o para adquirir un inmueble, el banco va a solicitar una serie de requisitos que no siempre se van a poder cumplir. Uno de ellos es no estar incluidos en una lista de morosos, también contar con una nómina lo suficientemente alta, en el caso de las hipotecas, como para cumplir con los plazos cada mes y que esa cuota no supere el 33% de los ingresos netos mensuales de la persona que la solicita o de la unidad familiar, dependiendo del caso. Ese tanto por ciento se calcula teniendo en cuenta todo el dinero que entra en el hogar cada mes, de él, se restan los gastos fijos y, lo que queda, son los ingresos netos mensuales.

Además de esto, el banco va a exigir que se cuente con el 20% del valor de la vivienda, en el caso de una hipoteca, más un 10% para cubrir los gastos. Si se trata de un crédito personal para realizar reformas en la vivienda, será necesario aportar la factura del proyecto para solicitar el dinero al banco, además de tener una nómina y un trabajo estable.

Una empresa de capital privado puede prestarte el dinero en forma de hipoteca o de préstamo personal, dependiendo del caso, cumpliendo menos requisitos que los que pide el banco. Ahora bien, aunque algunas empresas de capital privado no te piden una nómina y no tienen en cuenta si estás en una lista de morosos pues tu garantía es el inmueble que vas a adquirir, el dinero prestado en el caso de un crédito hipotecario, será solo un tanto por ciento del valor del inmueble, dependiendo de la empresa prestamista puede ser de un 40%.

También el plazo de devolución a las empresas de capital privado suele ser más corto que los que concede un banco, así como los intereses son más altos. Cuando se recurre a una empresa de capital privado para solicitar un crédito de estas características, por lo general se debe a que se han agotado las vías para solicitarlo a una entidad bancaria.

¿Qué crédito para vivienda elegir?

Cuando se solicita un crédito para vivienda a una entidad bancaria o a una empresa de capital privado, siempre es necesario comparar entre varias entidades y empresas para decidir cuál nos conviene más.

En el caso de las hipotecas, existen una serie de condiciones que se pueden elegir al negociar con el banco. Lo que se debe tener en cuenta al aceptar un crédito hipotecario es:

  • El interés que nos van a cobrar
  • La cantidad de dinero que nos van a prestar, si este cubre el importe que necesitamos
  • El plazo para devolverlo
  • Las comisiones que se deben pagar
  • Los productos vinculados. Es posible que el banco, o en ocasiones también las empresas de capital privado, exijan que el cliente se comprometa a contratar otros servicios con él. Como la contratación de seguros y, en el caso de los bancos, la domiciliación de la nómina o recibos, utilizar una tarjeta de débito o crédito o una aportación mínima a un plan de pensiones. El cliente deberá tener en cuenta si le convienen todas o alguna de estas condiciones.
  • Los gastos de formalización y compraventa
  • Debes comprender a la perfección todas las cláusulas para no ser víctima de ningún tipo de cláusula abusiva, tanto si la hipoteca proviene del banco como de una empresa de capital privado. Una cláusula puede considerarse abusiva en algunos casos, pero no en todos.

Se trata de una cláusula abusiva cuando es impuesta por la entidad de manera generalizada, no de manera personalizada. Antes de firmar un acuerdo con cualquier entidad, es necesario comprender a la perfección qué se va a aceptar.