1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. Crédito bancario VS Crédito online

Crédito bancario VS Crédito online

Créditos bancarios y créditos online

Cuando necesitamos dinero para cubrir algún gasto o inversión, existen ciertas opciones que podemos encontrar en el mercado financiero. Entre estos instrumentos encontramos los créditos bancarios, en sus diversas modalidades, y los créditos rápidos online.

Aunque las diferencias entre ambos son cada vez menores, a medida de que las entidades financieras empiezan a adoptar la modalidad online para otorgar sus créditos, existen algunas diferencias entre este tipo de créditos.   

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Primeramente, ¿qué es un crédito?

  En un crédito, el usuario puede disponer del dinero facilitado por la entidad financiera a medida que lo vaya necesitando, bien sea en partes o todo en conjunto. La suma de dinero es limitada por una cantidad que el cliente no puede exceder, el denominado límite de crédito. El crédito, en su esencia, es un poco más moldeable, ya que le da mayor libertad al usuario para disponer del dinero.

Esta opción es la más utilizada por las empresas y profesionales, ya que suelen tener necesidad de liquidez inmediata.

¿Cuáles son las diferencias entre el crédito bancario y online?

Hay que decir, que este tipo de créditos, no importando su procedencia, bancaria u online, realmente funcionan. Sin embargo, si deseas una línea de crédito de un banco tradicional o un prestamista online, es posible que tengas que sopesar entre dos instrumentos distintos, aunque con el mismo nombre.

Requisitos

En general, los bancos tradicionales otorgan créditos a dueños de pequeñas empresas “más predecibles”. En pocas palabras, los bancos asumen menos riesgos, y tras pasar por la conocida “etapa de crisis financiera”, ajustaron aún más sus restricciones, prestando sólo dinero a las inversiones más conservadoras.

Si bien la situación se ha relajado un poco en los últimos años, las empresas más jóvenes, o más pequeñas, todavía tienen problemas para solicitar estos créditos.

Las financieras online, por otro lado, atienden activamente al dueño de una pequeña empresa ignorada por el banco (o a un particular). Las empresas completamente nuevas, los negocios poco rentables y aquellos que tienen un historial crediticio no muy bueno pueden optar por un crédito online para crecer.

Condiciones

La otra cara de la moneda, y no tan buena, es que los prestamistas online cobran más por el dinero del crédito. Por otra parte, al obtener un crédito bancario, estas instituciones tienen tasas de interés más bajas. Esta diferencia es lógica, puesto que las empresas prestamistas online deben compensar sus inversiones de mayor riesgo y flexibilidad, y eso significa un efectivo de mayor valor.

Una línea de crédito bancaria puede tener tasas de interés iguales o inferiores a su tarjeta de crédito típica.

Máximos de crédito

Como es de esperar, los bancos generalmente otorgan líneas de crédito con máximos de crédito más altos. En general, los bancos otorgan préstamos más grandes porque son más “ricos”. Las empresas prestamistas online no se aventuran a otorgar máximos tan altos, como los de un banco, al no poseer el mismo músculo financiero.

Riesgos

Tanto los bancos como los prestamistas online ofrecen líneas de crédito no aseguradas y aseguradas. Pero profundicemos un poco en lo que esto significa.

Sin garantía (no asegurada) significa que una línea de crédito no está vinculada a ningún tipo de garantía de un bien en particular. Las líneas de crédito bancarias no garantizadas tienden a ser la oferta más pequeña de un banco, ya que, naturalmente, son las de mayor riesgo.

Los bancos también ofrecen líneas de crédito garantizadas por equipos de trabajo e inventario y bienes raíces. También algunos bancos emiten embargos preventivos para “colateralizar” las líneas de crédito más grandes.

Para ilustrar el punto arriba mencionado: si deseas obtener una línea de crédito de 500.000 euros, probablemente necesitarás poner sobre la mesa siete unidades de un equipo, bienes inmuebles y otros activos que el banco pueda reclamar, en caso de que no cumplas con tu compromiso.

Por otra parte, los prestamistas online dependen más de los préstamos y créditos no garantizados, pero algunos prestamistas ofrecen líneas de crédito respaldadas por inventario, equipos o incluso cuentas por cobrar. Las líneas de crédito basadas en facturas pueden parecer algo complicado, pero las mismas permiten que tengas liquidez inmediatamente, incluso si tus clientes se demoran con sus pagos.

Velocidad

Los prestamistas online definitivamente ganan cuando se trata de la velocidad. Cuando necesitas un crédito online, el proceso es rápido y eficiente. Esto se debe a que la tecnología les permite a las entidades financieras online automatizar más procesos y es por eso que los créditos online son tan demandados.

Cuando se trata de un banco, es fácil desalentarse entre tanto papeleo y una velocidad de respuesta similar a la de una tortuga.

De manera que, si vas a un prestamista online buscando una línea de crédito similar a la que buscas con un crédito bancario, no te sorprendas si lo que te ofrecen se ve un poco diferente. De cualquier manera, los créditos constituyen una gran red de seguridad para cualquier empresa pequeña y son una oportunidad para crecer.