1. Crediteria.es
  2. >
  3. Todo sobre préstamos
  4. >
  5. ¿Cómo sé si tengo dinero suficiente para pagar un préstamo?

¿Cómo sé si tengo dinero suficiente para pagar un préstamo?

En ocasiones, es necesario pedir dinero prestado. Puede no haber otra solución, puede tratarse de un mal momento en el que surge un imprevisto, una necesidad a la que es necesario hacer frente. Es en esos momentos cuando una persona se debe plantear pedir un préstamo, pues los préstamos no deben ser utilizados para caprichos que no tienen ninguna finalidad. Pero un préstamo se ha de devolver, junto con los intereses que se hayan acordado, por lo que es necesario plantearse si se cuenta con el suficiente dinero para pagar un préstamo.

Cómo calculo cuánto dinero puedo pagar por un préstamo

Cuando se va a solicitar un préstamo, es necesario comparar entre varias ofertas, pero antes es necesario saber con cuánto dinero se cuenta para hacer frente al pago del mismo. Se trata de la capacidad de endeudamiento, que calcularán los bancos y las empresas de capital privado para decidir qué cantidad de dinero pueden prestar a su cliente.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 21)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Requisitos, condiciones, opiniones… ¡Todo sobre Sol Crédito!
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wandoo: su transparencia es su mayor fuerza
Puntuación: 4.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

La capacidad de endeudamiento se calcula restando del dinero que se percibe cada mes los gastos fijos a los que se debe hacer frente. Los gastos fijos son la hipoteca o alquiler, los recibos, otros préstamos o créditos si los hubiera, el dinero necesario para mantenerse a uno mismo o, si se convive con otras personas que dependen del solicitante, también sus gastos. El total de ese dinero se resta al dinero que se cobra mensualmente, y el dinero que se puede destinar a un préstamo no superará el 35 ó 40% de la cantidad de la que se dispone tras la resta. Así, si se va a pedir un préstamo, se ha de elegir la entidad que cobre una cuota que se encuentre entre ese valor.

Nunca se debe pedir un préstamo cuyas cuotas desequilibren mucho la economía mensual, pues puede llegar otro imprevisto en cualquier momento y dar lugar a que no se pueda hacer frente al pago del préstamo, lo que conllevará consecuencias muy costosas tanto económica como anímicamente.

Cómo elegir un préstamo

Antes de decidirse por pedir dinero prestado, es necesario pararse a pensar en si realmente es necesario. El endeudamiento siempre ha de ser inteligente y responsable, los préstamos se utilizan para pagar o adquirir un bien que va a servir para conseguir un beneficio. Si bien es cierto que en ocasiones es necesario pedir dinero para poder llegar a final de mes, pues los alimentos y otras cosas necesarias para vivir o para la educación de los hijos o de uno mismo son indispensables, pedir dinero prestado para un capricho sin saber si se va a poder devolver no es una buena idea.

En cualquier caso, en el momento de elegir un préstamo se han de tener en cuenta algunas cuestiones, como son:

  • El TAE. Cuando se solicita un préstamo, nos solemos fijar en el TIN, el tipo de interés nominal, para saber cuánto vamos a pagar cada mes. Sin embargo, es el TAE el que determina cuánto va a costar un préstamo, ya que en él se incluyen también los gastos que pudiese haber en comisiones de apertura y productos vinculados al préstamo.
  • El plazo de tiempo de devolución. Cuanto más largo sea el plazo de tiempo que elijamos para devolver el dinero, más bajas serán las cuotas pero, sin embargo, más caro será el préstamo.
  • Los ingresos. No se debe superar el límite de la capacidad de endeudamiento, no poder hacer frente a los pagos de un préstamo conlleva consecuencias. Así mismo, se debe tener la seguridad de que se percibirán ingresos durante todo el tiempo en el que esté vigente la devolución del dinero junto con los intereses.
  • Comparar. Antes de elegir un préstamo, es necesario comparar entre varias ofertas. Es posible que un préstamo nos parezca que nos ofrece mejores condiciones que otro por ser las cuotas más bajas, pero finalmente puede resultar más caro. También, entre las entidades bancarias y las empresas de capital privado, existen una serie de requisitos para solicitar un préstamo, pueden variar de unas a otras. Es necesario elegir la entidad con la que tengamos más posibilidades de acceder a sus productos financieros.
  • Leer y comprender el contrato a la perfección. Antes de aceptar el préstamo es necesario leer el contrato en su totalidad, también la letra pequeña, y comprender a la perfección lo que se va a firmar. Si existen dudas, por mucho que no parezcan cuestiones importantes, siempre se deben consultar con la entidad, de ese modo se evitarán situaciones desagradables.
  • Informarse de si es posible liquidar la deuda antes de que finalice el plazo establecido. De ese modo se ahorrarán intereses, es necesario consultar con la entidad si ello es posible sin tener que pagar un precio adicional.
  • Prórroga. También es necesario saber si, en el caso de no poder hacer frente a una cuota, es posible solicitar una prórroga y cuál va a ser su coste.