1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Cómo se reclama judicialmente una deuda?

¿Cómo se reclama judicialmente una deuda?

reclamar judicialmente una deuda

Cuando se enfrenta al impago de una deuda, hay varias vías para poder demandar su reclamación. Pero antes de eso, la deuda debe cumplir con las características que exige la ley, tanto para intentar su recobro extrajudicialmente como judicialmente. Estos requisitos son:

  • Que la deuda sea cuantificada económicamente, es decir, que exista una cantidad específica que pueda ser evaluada económicamente
  • Que la deuda tiene esté vencida. En otras palabras, que haya pasado el plazo pactado para su pago o, en su defecto, el que disponga la ley para el cumplimiento de la obligación
  • Que la deuda no esté prescrita, dado que el plazo máximo exigible de prescripción general para reclamar cualquier deuda es de cinco años

¿Cuáles son los mecanismos para reclamar una deuda?

Extrajudicial: intentar el recobro de una deuda por la vía extrajudicial, es lo más aconsejable. Llevar a cabo una acción de cobro amigable, pero contundente y de manera profesional, es la mejor forma de lograr el recobro de una deuda.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 20)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.6 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Luna Credit
Puntuación: 4.5 (Número de puntuaciones: 2)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

En este sentido, hay dos puntos importantes que pretende seguir la vía extrajudicial. En primer lugar y como objetivo principal, pretenderá el recobro de la deuda. Por otro lado, si el recobro no resultara satisfactorio, esta vía permite recopilar toda la información y la documentación necesaria que solicita la ley, para llevar adelante la reclamación judicial.

Judicial: como lo mencionamos antes, para poder reclamar una deuda judicialmente, debe cumplir con todos los requisitos que exige la ley, pero además, debe intentarse el recobro de la deuda extrajudicialmente. Si este recobro no diera resultados, la vía judicial es la más expedita para reclamar la deuda.

¿Cómo reclamar una deuda por la vía judicial?

Cuando se reclama una deuda por la vía judicial, hay cuatro acciones que se llevan a cabo:

  • El procedimiento monitorio
  • El procedimiento declarativo, que a su vez puede ser verbal u ordinario
  • El procedimiento cambiario
  • La ejecución de título no judicial

Veamos en qué consiste cada uno de estos procedimientos:

El procedimiento monitorio

Este procedimiento se encuentra regulado en los artículos 812 y ss de la LEC (Ley de Enjuiciamiento Civil). Es el método más eficaz, económico y rápido para el recobro de una deuda judicialmente. En este procedimiento no es preceptiva la intervención letrada.

Cuando se realiza una petición monitoria, se reclaman las cantidades dinerarias objeto de la deuda, pero debe aportarse toda la documentación básica que refuerce la petición: albaranes, facturas, presupuestos, contratos, partes de trabajo… Cuando la petición está admitida a trámite, el juez da un plazo de 20 días al deudor para saldar la deuda o para alegar lo que, según su derecho, le pueda convenir.

En caso de que el deudor niegue la existencia de la deuda impagada, el procedimiento monitorio se archiva y se continúa según lo que indica el procedimiento declarativo que corresponda, siempre en función de la cuantía de la deuda que se reclama.

El procedimiento declarativo

Hay dos tipos de procedimiento declarativo: verbal y ordinario. El procedimiento verbal se lleva a cabo para reclamar cantidades dinerarias inferiores a 6.000 euros y el ordinario para reclamaciones superiores a esa misma cantidad.

Para iniciar un procedimiento declarativo, es necesario entablar una demanda suscrita por letrado y procurador de forma preceptiva para reclamaciones superiores a 2.000 euros. En los procedimientos declarativos, el juez, después de analizar las pretensiones de las partes que deberán ser justificadas por quién las alegue, pronunciará en la sentencia, de acuerdo a lo que él considere, si existe o no la existencia del impago.

El procedimiento cambiario

El procedimiento cambiario es el procedimiento ejecutivo previsto cuando la deuda está soportada por un título de valor previsto por la Ley Cambiaria y del Cheque, es decir por letra de cambio, cheque o pagaré. En este caso, si está acreditada la formalidad del título (letra de cambio, cheque o pagaré), se instruye directamente la ejecución sobre los bienes que designe el deudor o, en su defecto, los que designe el juzgado. Esta acción se lleva a cabo si en el plazo de 10 días el deudor no satisface la deuda.

Para hacer efectivo el procedimiento cambiario, es necesario la asistencia de un abogado y de un procurador, independientemente de la cantidad de dinero que se reclame. Si el deudor no paga, además del embargo de bienes que equiparen el valor de la deuda reclamada, también se le deberá embargar el valor de los intereses, los gastos y los costes del procedimiento.

Ejecución de título no judicial

Este procedimiento despacha la ejecución de los bienes del deudor, siempre y cuando la deuda esté documentada en un título no judicial y que lleve como compromiso el despacho de ejecución. Un ejemplo de ejecución de título no judicial son las escrituras públicas.

¿Vale la pena reclamar judicialmente el pago de una deuda?

Para responder a esta pregunta, hay varias consideraciones que hay que tener en cuenta:

  1. Averiguar el  deudor tiene suficientes bienes o dinero que lo capacite a afrontar la deuda. Si resultara insolvente o se encuentra inmerso en un proceso concursal que pudiera ganar, no solo no se podrá cobrar la deuda, sino que  es posible que se genere más gastos.
  2. Si no existe suficiente documentación que acredite la existencia de la deuda. Si es así, las posibilidades de ganar una reclamación de deuda judicialmente son casi nulas.
  3. Si las cuantías son muy pequeñas e inferiores a los 2.000 euros, vale la pena intentar reclamarlas por la vía judicial, ya que el proceso monitorio que se lleva adelante en estos casos no tiene tasas judiciales, ni es necesario contar con abogado ni procurador, por lo que apenas se incurre en gastos.