1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Cómo funciona un depósito a plazo fijo?

¿Cómo funciona un depósito a plazo fijo?

invertir dinero a plazo fijo

Un depósito a plazo fijo es un producto financiero que consiste en entregar una cantidad de dinero a una entidad bancaria por un periodo de tiempo determinado con el fin de obtener rentabilidad sobre ese dinero en base a un interés previamente fijado. Una vez vencido ese periodo, la entidad se compromete a devolver el dinero depositado junto con los intereses que ha generado la inversión.

Durante años, los depósitos a plazo fijo fueron uno de los productos financieros más demandados por su interesante rentabilidad, pero ¿siguen mereciendo la pena?

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Son muchas las personas que aún guardan su dinero en depósitos a plazo fijo, aunque en los últimos años los bajos tipos de interés han provocado que la demanda de los depósitos a plazo fijo vaya en descenso y que los consumidores busquen otras fórmulas más interesantes para sacar el mayor provecho posible a su dinero.

El funcionamiento de los depósitos a plazo fijo es sencillo. Se trata de un producto financiero por el cual una entidad financiera, a cambio del mantenimiento de una cantidad de dinero inmovilizado durante un período de tiempo determinado, proporciona una rentabilidad fija a la persona que lo contrata.

Un depósito a plazo fijo es un producto financiero que consiste en la cesión de una cantidad de dinero a una entidad bancaria durante un plazo de tiempo fijo, previamente acordado, llamado fecha de vencimiento. A cambio, la entidad se compromete a devolver el dinero depositado y los intereses que ha generado.

Liquidar los intereses

Los depósitos a plazo fijo son uno de los productos bancarios más conocidos y con mayor aceptación por el público general para guardar sus ahorros y obtener por ellos una cierta rentabilidad.

Por su parte, los intereses o el tipo de interés es el precio que la entidad está dispuesta a pagar por el dinero depositado para compensar el hecho de que el cliente no pueda disponer del dinero durante el tiempo acordado. Los intereses pueden ser percibidos de manera periódica, durante el tiempo en el que el dinero esté en el depósito, hasta que venza el plazo acordado o pueden ser pagados al finalizar el mismo.

Los intereses de los depósitos a plazo fijo se pueden liquidar de manera mensual, trimestral, semestral, anual o -lo más habitual- cuando el plazo de vencimiento llega a su fin.

Dirigido a inversores conservadores

Para contratar un depósito a plazo fijo, hay que contar con una cantidad de dinero determinada que fija cada entidad bancaria. Lo mismo ocurre con el tipo de interés, que se acuerda previamente y puede variar en función del producto o la entidad con la que se contrate.

Una de las ventajas que ofrece un depósito a plazo fijo es que es un producto seguro dirigido a inversores conservadores que no quieren asumir riesgos con sus ahorros. Asimismo, suelen ser productos fáciles y rápidos de contratar.

Si tienes un perfil muy conservador es posible que te sientas atraído hacia este tipo de productos bancarios. Sin embargo, debes valorar si existe la posibilidad de que necesites recuperar parte o el total de tu dinero antes del plazo estipulado, porque de ser así, deberás asumir una penalización.

No podemos domiciliar cobros ni pagos en el depósito. Tampoco recibos ni nóminas.

Calcular el rendimiento de mi depósito

Todo depósito a plazo fijo tiene tres variables fundamentales: el capital inicial, el plazo y el tipo de interés. Si disponemos de estas tres variables podremos calcular cuál será el montante total recibido al término de la operación financiera.

En las ofertas de las entidades bancarias aparecen tanto el tipo de interés como el plazo del depósito. El primero de ellos suele venir reflejado como la TAE que, al ser es una tasa anual, ha de convertirse a una magnitud que permita realizar el cálculo correspondiente si el plazo del depósito no es anual (es decir, si es trimestral, semestral, bimestral…).

En general, el cálculo de los intereses es muy sencillo. No obstante, el Banco de España ha puesto a disposición de los ciudadanos una calculadora para saber realmente cuánto obtendremos por nuestro dinero si nos decantamos por un producto de este tipo.

Los  depósitos a plazo fijo interesan especialmente a todas aquellas personas que quieran obtener beneficio de sus ahorros con la seguridad de invertir de una manera fiable que siempre le otorgará beneficio económico. No obstante, antes de firmar ningún contrato han de leerse bien las condiciones que impone cada entidad bancaria.

Algunas entidades bancarias pueden cobrar comisiones directas o indirectas. Debemos asegurarnos, antes de contratar cualquier depósito, si el producto tiene o no comisiones. Además, es muy importante elegir bien la fecha de vencimiento, ya que no vamos a poder disponer de ese dinero libremente.