1. Crediteria.es
  2. >
  3. ¿Cómo conseguir el crédito perfecto?

¿Cómo conseguir el crédito perfecto?

Poco importa si eres un genio de las finanzas, siempre habrá situaciones inesperadas en las que te verás en la necesidad de obtener algo de dinero de forma rápida para resolver algún imprevisto. ¿Qué hacer? Una de las opciones para tener dinero ya son los créditos. En este post, te ayudamos a lograr el crédito perfecto.

Sin embargo, el proceso de solicitud de este producto financiero no se puede tomar a la ligera. En Internet hay un gran abanico de opciones y ofertas que te permiten comparar entre distintas entidades financieras y así lograr alcanzar tu objetivo de conseguir el crédito perfecto.

¿Qué significa conseguir un crédito perfecto? Básicamente es elegir aquel instrumento de préstamo que mejor se adapte mejor a tu necesidad y a tu situación económica. Si estás buscando el crédito perfecto, aclaremos algunas dudas antes y durante el proceso.

Pasos para solicitar el crédito perfecto

Por lo general, el proceso para solicitar el crédito suele ser muy rápido y sencillo, pudiendo tomar incluso 15 minutos o solo unos pocos días. Esto es posible debido a la nueva tendencia para solicitar créditos rápidos. La gran ventaja de estos créditos es que es la mejor solución para una situación urgente y que involucre tener dinero de forma inmediata.

Lo primero con lo debes estar familiarizado es que existen diferentes métodos financieros para realizar la solicitud de crédito. La primera vía es la web, la opción preferencial en la actualidad por las entidades financieras, tanto públicas como privadas. La segunda manera es yendo directamente ante la institución financiera para hacer la gestión.

¿Qué tienes que saber sobre las cuotas?

Es importante entender este concepto para que puedas hallar el crédito perfecto. Unas cuotas bajas no significan que vayas a pagar menos. También los plazos de pago son importantes, y en este sentido, te recomendamos realizar un análisis de tu estado financiero.

¿Por qué es importante tener esto en mente? Porque a la hora de solicitar un préstamo interesa obtener un plazo de pago largo, esto significará cuotas más pequeñas, aunque a largo plazo podría generar altos índices de intereses. Por el contrario, si tu estado financiero se puede ajustar a un plazo más corto, esto se traduciría en cuotas que serían altas, pero con una menor tasa de interés.

¿Por qué es importante evaluar el tipo de interés?

Son muy pocos, por no decir ninguno, los productos financieros como los créditos o préstamos que están exentos de intereses. Teniendo en cuenta esto, es importante realizar una evaluación completa de los tipos de interés para elegir el préstamo que piensas solicitar.

Un tipo de préstamo puede ser con un interés fijo, esto quiere decir que pagarás una cuota de la misma cantidad de dinero todos los meses. Por otra parte, está el interés de tipo variable, que puede cambiar dependiendo del acuerdo al que llegues con el banco, iniciando con cuotas bajas y que aumentan hasta llegar al último pago o, por el contrario, aquellos que empiezan con intereses altos y van disminuyendo a medida que vas haciendo los pagos.

Considera todas las variables

Este es quizás uno de los puntos más importantes como parte de la evaluación para hallar el crédito perfecto. Considera todas las variables, entre ellas tu estado financiero y tu capacidad de pago.

No es recomendable realizar la solicitud si te encuentras en una situación de inestabilidad laboral, ya que debes hacer frente a cuotas mensuales que, en caso de ser incumplidas, puede traer consecuencias negativas para tu historial de crédito.

Además, una vez incumplido el pago, tendrás que pagar intereses de demora, e incluso ingresar en el fichero de morosos de ASNEF, o alguna otra lista de morosidad.

¿Cuánto dinero puedes conseguir para el crédito perfecto?

Esta es la pregunta más frecuente, ya que, por lo general, cuando solicitamos un préstamo siempre creemos que podemos obtener la cantidad que deseamos. Este punto de vista es erróneo.

Cada entidad bancaria suele establecer límites para sus créditos, y estos pueden variar de acuerdo a las políticas internas. Por ejemplo, hay créditos menores que ofrecen una suma de 50 a 200 euros. También existen otros tipos de créditos que ofrecen cantidades más elevadas que pueden ser mayores a los 20.000 euros.

Además, cada banco tiene un periodo de pago ya establecido para realizar la devolución del préstamo. Por lo general, aquellos créditos que manejan sumas pequeñas tienen una devolución en un plazo de 30 a 50 días. Sin embargo, aquellos de mayor cantidad pueden tener periodos de amortización mucho más extensos en el tiempo, de hecho puede abarcar varios años.

Sin lugar a dudas, el proceso de selección para el crédito perfecto tiene que ser realizado sabiendo todos los detalles. Procura no coger la primera opción que se te presente, piensa siempre en aquellas características que hagan más llevadera tu situación financiera y con tasas de interés manejables a lo largo del tiempo.