1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. Capacidad de endeudamiento, qué es y cómo se calcula

Capacidad de endeudamiento, qué es y cómo se calcula

calcular capacidad de endeudamiento

¿Has solicitado un crédito y te ofrecen una cantidad menor de la que has pedido? Probablemente es debido al cálculo que ha hecho la entidad sobre tu capacidad de endeudamiento.

Antes de solicitar dinero a una entidad, ya sea bancaria o de capital privado, es necesario calcular la capacidad de endeudamiento que tiene una persona o una familia. Este cálculo también lo hará la entidad para decidir si conceder el crédito o préstamo y qué cantidad va a estar dispuesta a prestar al cliente.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

La capacidad de endeudamiento es la cantidad de dinero que puede pagar una persona cada mes sin agotar sus recursos financieros para cubrir sus necesidades.

Es decir, una vez calculados todos los ingresos que se perciben mensualmente, se deben restar los gastos fijos como otros créditos, compras realizadas a plazos, pago del alquiler o hipoteca, pago de suministros y cualquier otro gasto que se pueda tener. Una vez hecha la resta, la cantidad que se deba pagar cada mes por el préstamo o el crédito no deberá ser superior al 35 o 40% de la cantidad de dinero que queda para pasar el mes. De ese modo, las entidades se aseguran de que el préstamo podrá ser pagado, sin que se dé prioridad a otros gastos y sin que la persona se vea incapaz de hacer frente a  imprevistos.

Se ha de tener en cuenta que, aunque por lo general se estima la capacidad de endeudamiento de una persona o familia en un 35 o 40%, cada entidad hará su cálculo y pondrá el máximo de capacidad de endeudamiento en la cifra que estime oportuno. Por ese motivo, cuando se solicita un crédito o préstamo y es denegado por una entidad, otras entidades pueden concederlo, dependiendo de si ellos consideran que la persona puede devolverlo sin incidencias.

También es necesario tener en cuenta el tiempo que se va a acordar para devolver el préstamo o crédito. Las entidades concederán el dinero si durante el tiempo que esté vigente la deuda la persona puede demostrar que va a percibir ingresos, es decir, si estás cobrando una nómina, la entidad querrá saber hasta cuándo dura el contrato de trabajo, y si cobras prestación, querrá saber hasta qué fecha se va a cobrar.

Endeudamiento inteligente

Antes de solicitar un préstamo o un crédito, es necesario plantearse si realmente es necesario o es posible esperar a ahorrar el dinero para el fin que se quiere utilizar. Se ha de tener en cuenta que cuando se solicita dinero a una entidad, bancaria o de capital privado, se está comprando dinero. Como consecuencia, el bien que se va a comprar con el dinero prestado, o en lo que se vaya a emplear, finalmente resulta más caro, pues el dinero se ha de devolver junto con los intereses acordados.

El endeudamiento inteligente consiste en solicitar dinero prestado para invertirlo y conseguir un beneficio. Esto ocurre cuando se solicita dinero para mejorar una empresa, por ejemplo, o cuando un particular emplea el dinero prestado en comprar un vehículo que le va a aportar ganancias. Utilizar el dinero prestado en un bien de consumo rápido es aceptar endeudarse y pagar todos los meses por algo que ya no se tiene. Puedes querer el viaje de tu vida y pedir dinero para ello; por supuesto,  en la vida son necesarias las emociones y las experiencias nuevas, pero el viaje se va a terminar. Sin embargo, pedir dinero para viajar a un lugar en el que vas a encontrar un trabajo es una forma de endeudamiento inteligente.

¿Qué producto financiero debes solicitar?

Cuando comparas préstamos y créditos de entidades financieras distintas, ya sean bancarias o de capital privado, es necesario que sepas qué tipo de producto necesitas. Un préstamo y un crédito son dos productos distintos; sin embargo, se utiliza muchas veces el término crédito indistintamente. Lo que hacen las empresas de capital privado, por ejemplo, cuando entregan la totalidad del dinero y estipulan unas fechas para su devolución, en realidad son préstamos. Pueden ser minipréstamos, se les llama minicréditos pero se trata de un préstamo, veamos cuál es la diferencia:

Diferencia entre crédito y préstamo

  • Préstamo. Una entidad, bancaria o de capital privado, entrega a su cliente una cantidad de dinero determinada, acordando ambos el tiempo en el que se va a devolver, por lo general en varias mensualidades dependiendo de la cantidad prestada. Junto con ese dinero, cada mes, se van a pagar los intereses estipulados. Una vez finalizado el plazo de tiempo acordado para saldar la deuda, la entidad y el cliente ya no tienen más relación. Cuando se solicita un préstamo a un banco, es necesario justificar en qué se va a gastar ese dinero, en cambio, muchas empresas de capital privado no solicitan esa información.
  • Crédito. Cantidad de dinero que una entidad, bancaria o de capital privado, pone a disposición de su cliente. Esa cantidad no es entregada en su totalidad, sino que queda depositada en una cuenta bancaria o tarjeta de crédito y el cliente puede retirarla parcialmente o realizar compras con la tarjeta. Los intereses que se pagan son por el dinero utilizado, cada entidad acordará con su cliente el tiempo de devolución. Una vez finalizado ese tiempo y el cliente ha devuelto el dinero que ha utilizado, este vuelve a quedar en la tarjeta o libreta para poder ser utilizado de nuevo.