1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. Atento a los ingresos y gastos que realizas, ¡podrías estar cerca de los números rojos!

Atento a los ingresos y gastos que realizas, ¡podrías estar cerca de los números rojos!

ingresos y gastos

Quedarse en números rojos, además de la angustia que esto provoca, puede hacer que se tomen malas decisiones por la desesperación. Cuando el dinero con el que se cuenta no es suficiente, o inexistente, una de las opciones en las que se piensa puede ser pedir dinero prestado. Pero, como el dinero es necesario con urgencia, algunas personas solicitan créditos o préstamos sin haber comparado entre varias entidades o sin haber comprendido totalmente el acuerdo que van a firmar. Esto es un error, y después los problemas son mayores.

Por ese motivo, es necesario saber con cuánto dinero se cuenta cada mes y cuánto se puede gastar para no llegar a situaciones límites. Si no se controlan los ingresos y gastos, cualquier gasto imprevisto puede ser un problema. Además, algunas entidades bancarias cobran a sus clientes por las facturas que han sido devueltas por no tener el dinero suficiente para pagarlas. Y, si el banco adelanta el dinero, puede cobrar una comisión por ello.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.5 (Número de puntuaciones: 16)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Luna Credit
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 1)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

¿Cómo evitar quedarse en números rojos?

  • Es necesario ser realistas con el dinero. Si se cuenta con una cantidad determinada cada mes, los gastos deberán ser acordes con dicha cantidad. Por lo tanto, no se debe pretender vivir con un nivel al que no es posible hacer frente
  • Un presupuesto mensual para toda la familia hará más fácil cubrir todos los gastos
  • Es necesario ahorrar cada mes. Aunque parezca difícil, si cada día se guarda un euro, a final de mes tenemos treinta euros que pueden solucionar algún imprevisto.
  • La vida social es muy importante y necesaria, es bueno para nuestra salud mental hablar con otras personas. Además, de ese modo, se encuentran soluciones y oportunidades. Sin embargo, se debe controlar el gasto que realizamos cuando vamos con los amigos. Una bebida menos es parte de ese euro que vamos a ahorrar. No se trata de vivir peor o aislados, solo de consumir lo que realmente necesitamos
  • Hacer una lista con todos los gastos que se tienen durante el mes, incluyendo la inversión en vida social. ¿Son todos realmente necesarios? ¿No hay otras alternativas? ¿Se pueden reducir? Es posible compartir coche, hacer gimnasia en casa o al aire libre, comprar algunos objetos en tiendas más baratas, buscar la mejor oferta para Internet y teléfono, etc.
  • Usar la imaginación. La creatividad ayuda a suplir algunos objetos por los que pagamos dinero, es posible reducir algunos costes creando esos productos. Así mismo, está la alternativa de los productos caseros para suplir algunos cosméticos
  • Acudir a un experto para que nos asesore cómo gestionar nuestro dinero
  • No utilizar las tarjetas de crédito como modo de financiación. Las tarjetas de crédito deben servir para pagar las compras, no para financiarnos, pues por ellas se pagan intereses
  • Si es necesario pedir un crédito o un préstamo, comparar entre varias entidades y elegir la que mejores condiciones ofrezca para cada caso en concreto. Se deben evitar las prisas y tomar la mejor decisión. Así mismo, cuando se pide dinero prestado es necesario tener la seguridad de que se va a poder devolver en el plazo de tiempo acordado, pues de lo contrario la deuda incrementará y se perderá dinero
  • No endeudarse más de lo posible y necesario. Cuando se pide un préstamo o un crédito, el dinero que va a ser destinado a pagarlo no debe ser mayor al 35 ó 40% del dinero que nos queda cada mes después de haber hecho frente a todos los gastos fijos.
  • Endeudamiento inteligente. Si se va a contraer una deuda, con una entidad o con un particular, es mejor hacerlo de manera inteligente. ¿Realmente es necesario endeudarse? ¿En qué se va a invertir ese dinero? Pedir dinero prestado para invertir en un bien que nos va a aportar beneficios, como puede ser una herramienta para poder realizar un determinado trabajo, es endeudamiento inteligente. Se trata de invertir en algo que va a hacer posible que podamos pagar la deuda y además tener beneficios
  • Buscar trabajos alternativos. Todas las personas tienen creatividad, y realizan cosas que se les da mejor que otras. Esa afición a la que no se le da importancia puede hacer que se gane algo de dinero extra. Siempre hay alguien que necesita algo, sea material o no.
  • Prestar atención a las comisiones que cobra el banco. Aunque sea nuestro “banco de toda la vida”, los tiempos cambian, y nosotros y los bancos con ellos. Si tu banco te cobra una comisión alta por el mantenimiento de tu libreta, puedes buscar otro que cobre menos. Gracias a Internet, existen muchas ofertas y posibilidades.
  • Los créditos rápidos son soluciones puntuales que no deben servir como manera de financiación regular, por mucho que se nos presenten ofertas. Es un dinero que se está comprando y que se debe devolver en un corto plazo de tiempo. Algunas empresas prestamistas de capital privado conceden el primer crédito sin cobrar intereses, para una situación puntual es una buena decisión dirigirse a ellas. Pero se ha de tener en cuenta que, si se vuelve a pedir dinero a la misma empresa, sí será necesario pagar intereses.
  • La Ley del Estatuto de los Trabajadores establece que los trabajadores tienen derecho a solicitar un anticipo de la nómina a la empresa en la que están contratados. Es posible informarse de las condiciones de la empresa en la que se está trabajando para solicitar ese anticipo y evitar así pagar intereses por un crédito.