1. Crediteria.es
  2. >
  3. >
  4. 5 recomendaciones para pedir un crédito fácil

5 recomendaciones para pedir un crédito fácil

5 recomendaciones para pedir un crédito fácil

Las motivaciones que te pueden llevar a solicitar un crédito son muchas. Es posible que quieras hacer esa reforma en tu casa, comprarte un coche, tener el dinero para pagar tus estudios, hacer un viaje…

Aunque en Internet hay muchas opciones para obtener el dinero que necesitas, es aconsejable que, antes de pedir un crédito fácil, pongas atención a algunas recomendaciones que te evitarán sorpresas de última hora.

¿Por qué solicitar préstamos con Vivus?
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Olvídate de los problemas financieros con Qué bueno
Puntuación: 2.3 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 266 €
Coste del préstamo: 66 € TAE 3113%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Consejos a tener en cuenta a la hora de pedir un crédito fácil

  1. Pide solo el dinero que necesitas

Como todo en la vida, en materia de créditos hay algunas cosas que han cambiado. Antes las entidades ofrecían una cantidad superior a la que se solicitaba y daban muchas facilidades para su devolución. Con la llegada de la crisis ya no es así, pues las entidades financieras ya no conceden créditos a la ligera y los solicitantes ya no piden más de lo necesario, lo que es una sabia decisión.

Hay que tener en cuenta que al pedir un crédito fácil, no solo hay que devolver el capital prestado, sino que debemos pagar honorarios por gestión e intereses, es decir, que al sumar todo, tendremos que devolver una cantidad mayor. Además, si se pide más dinero, se pagan más intereses, por eso es recomendable ajustarse a la cantidad que se necesita y no pedir de más.

  1. Considera pedir tu crédito fácil para devolverlo en un plazo corto

Cuando pides tu crédito fácil puedes escoger los plazos en los que quieres devolver el dinero. Lo más aconsejable es que el plazo sea lo más corto posible, pues a menos tiempo se pagan menos intereses y menos honorarios por gestión.

Ten en cuenta que tus ingresos deben abarcar el pago de la cuota mensual para poder asumirla periódicamente sin que se te presenten problemas de solvencia. Tras verificar que, efectivamente, podrás hacer frente a los pagos, ajusta los plazos de amortización todo lo que puedas, así te ahorraras parte del dinero.

Los plazos de devolución son uno de los factores que más encarece un crédito. Así, si pagas cuotas mayores a menor tiempo de devolución, pagarás el crédito antes y te resultará más económico.

  1. Paga tus cuotas puntualmente

Si contratas un crédito fácil, debes tener la solvencia necesaria para sufragar las cuotas. Retrasarte en los plazos pactados con la entidad financiera puede significar un mayor coste pues la mayoría de las entidades tienen en sus contratos cláusulas de penalización en caso de atraso en el pago de las cuotas.

Además, pueden aumentar los intereses y los costes por gestión en general. Si dejas de pagar definitivamente alguna cuota, la deuda no desaparecerá, sino que aumentará con los intereses y puedes verte envuelto en una espiral de sobreendeudamiento nada aconsejable.

  1. Revisa cuál es la TAE del crédito

La Tasa Anual Equivalente te indica si el crédito fácil que vas a escoger es muy caro o no. Por eso, es imprescindible que al comparar productos financieros, identifiques este valor y escojas el que más se adapte a tus necesidades.

El Banco de España obliga a todas las entidades financieras a publicar la TAE de todos sus productos, así que solo tienes que encontrar este valor y usarlo para escoger el mejor crédito para ti.

Asimismo, ten en cuenta que las entidades financieras te ofrecerán determinados productos que pueden estar ligados a tu crédito, como seguros, tarjetas o algunas comisiones extras. Ten en cuenta que éstos deben estar incluidos en la TAE, si te los ofrecen aparte, no estás obligado a contratarlos, es decir, son opcionales.

De ahí, la importancia de este indicador, ya que engloba el coste total del crédito incluyendo las comisiones, los intereses, los gastos y los honorarios.

  1. Antes de escoger un crédito fácil, compara para escoger la mejor opción

En el mercado hay muchísimas opciones para conseguir el crédito fácil adecuado a tu necesidad. La gran competencia que existe ha hecho que las entidades financieras cuenten con productos muy competitivos, económicos y con muchas facilidades de amortización y pago.

En Crediteria tienes el comparador de créditos que te brinda la información necesaria para que te decantes por una u otra opción. Solo tienes que usar el buscador y tendrás a mano múltiples opciones.

¿Por qué pedir un crédito fácil?

Hay muchas opciones para elegir. En la actualidad, existen muchas plataformas en Internet donde puedes solicitar créditos de una manera fácil y sin papeleo extra, además de que la aprobación tarda entre 10 y 15 minutos. Cada entidad varía, pero en la mayoría podrás escoger los plazos para pagar, podrás ver los honorarios, intereses, etc.

Rápido y fácil. Los créditos online son sumamente accesibles y sin tiempos de espera largos para la aprobación. Además, toda la solicitud se hace vía online, solo rellenando un formulario con tus datos.

Sin requisitos. En los créditos fáciles online no será necesario aportar avales ni garantías al solicitarlo. Los requisitos que exigen las entidades financieras son mínimos.

Flexibilidad. Los créditos fáciles están caracterizados por su flexibilidad. Podrás tener la alternativa de escoger la forma de pagar, los plazos, amortizar el pago antes de tiempo para ahorrarte intereses e, incluso, podrás prorrogar tu pago en caso de que no puedas devolver tu crédito a tiempo.